Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rousseff ofrece a Chávez tratarse de su cáncer en Brasil

Expertos médicos creen que el dirigente padecería un cáncer de colon

La presidenta Dilma Rousseff, en una conversación telefónica con su colega venezolano Hugo Chávez, celebrada a las 11 de la mañana de este viernes, le ha ofrecido la estructura médica brasileña para tratarse del cáncer que lo aqueja y un equipo médico especializado para estudiar su estado de salud.

La llamada la hizo Chávez a la mandataria brasileña para agradecerle el mensaje de solidariedad que ella le había enviado deseándole su curación. La presidenta también sufrió de un cáncer linfático meses antes de las elecciones presidenciales del que, según los médicos, quedó curada. Se considera posible que Chávez haya confiado a Dilma a quién llama "mi gran amiga", el tipo de cáncer que padece, por ahora un secreto de estado. Aunque según expertos médicos consultados por EL PAÍS, el dirigente padecería un cáncer de colon.

Ya antes de la conversación con Chávez, Rousseff le había ofrecido al mandatario oficialmente la posibilidad de tratar su cáncer en el hospital Sirio Libanés de São Pauloo, el mismo en el que ella fue tratada. Lo hizo a través del ministro de Asuntos Exteriores de Brasil, Antonio Patriota, que comunicó al Gobierno de Caracas el ofrecimiento de la presidenta. Hasta ahora la diplomacia venezolana no había respondido a su oferta.

Este viernes, Chávez, por primera vez, ante la insistencia de Rousseff, le comunicó que "va a estudiar la posibilidad" de tratarse en Brasil y que se lo comunicará cuando haya tomado la decisión.

También Lula había ofrecido al presidente de Paraguay Fernando Lugo, el hospital de Sâo Paulo donde había sido operada su predecesora y acutal presidenta, para hacer quimioterapia. Lugo viajó a Brasil y fue examinado por un equipo de médicos.

La medicina en Brasil está considerada como una de las más modernas del mundo y concretamente en la cura del cáncer donde operan grandes cirujanos de fama internacional, como Jacob Kligerman, que fue director varios años del Hospital Nacional del Cáncer (INCA), considerado modelo en su género. El hospital Sirio Libanés de Sâo Paulo está considerado también como uno de los mejores de América Latina. En él fue tratado también el recientemente fallecido vicepresidente de la República, el empresario José Alencar, del Gobierno del expresidente Lula da Silva. En dicho hospital fue operado 18 veces y luchó contra un cáncer de estómago durante 10 años.