Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército colombiano estrecha el cerco sobre el jefe de las FARC

El presidente colombiano asegura que Alfonso Cano escapó hace tres días del tercer ataque a su campamento

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha dicho que Guillermo León Sáenz, alias Alfonso Cano, jefe máximo de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), escapó hace tres días del tercer ataque a su campamento lanzado por las Fuerzas Armadas del país. De esta forma, se mantiene el cerco del Gobierno colombiano sobre el líder de las FARC.

"Encontramos su ropa (...). Se nota en las pruebas que hallamos que dejó la mitad de lo que tenía y salió corriendo", ha declaro Santos tras sobrevolar la zona del ataque, en el suroeste de Colombia, y visitar a las tropas que intervinieron. Las operaciones contra Cano, que duran ya tres años, se centran en una extensa y abrupta área de la cordillera andina Central en el que confluyen los territorios de los departamentos del Tolima, Cauca y Huila.

Santos ha informado de que la nueva acción fue un bombardeo lanzado el jueves por la mañana en una zona entre Páez y Nátaga, localidades del Cauca y el Huila, respectivamente. "La noche del miércoles, Cano durmió ahí", ha asegurado el gobernante, y ha apuntado: "Voló en un espacio de12 horas, no más. Pero la fuerza pública seguirá persiguiéndolo".

Hasta el lugar llegaron las fuerzas especiales, ha agregado Santos, quien previamente había anunciado por su cuenta en twitter que visitaba la zona y que tenía previsto ofrecer un balance de las operaciones. Además de algunas de sus pertenencias personales, el presidente ha asegurado que, en el lugar, las tropas también establecieron que el líder insurgente "anda con dos perros". "Pudimos ver clarísimamente que los dos perros estaban ahí (en el campamento)", ha añadido Santos, quien sostuvo que las autoridades pudieron dar con esta base rebelde por informes facilitados por subalternos del jefe máximo de las FARC.

Fotografías del refugio

Unas fotografías divulgadas por el Ejército Nacional en su sitio de Internet muestran detalles del refugio de Cano, base que según lo admitido por Santos "no es el campamento tradicional de él" por cuanto "él no ha podido volver a lo que se consideraba su santuario". Las 18 fotografías de baja calidad detallan algunas tiendas de campaña elementales, un camastro con supuestas pertenencias, un camino por la pendiente de una montaña, un sendero en madera entre la espesura, unas prendas militares colgadas de cuerdas o un mesón de troncos de árboles con algunas vasijas.

Según el mandatario, las FARC "están cada vez más desesperadas" por la acción de las Fuerzas Armadas, que han expulsado los cabecillas de su "hábitat natural" y están expuestos a riesgos que los llevan a cometer errores fatales.

En este sentido mencionó los casos del segundo al mando de la organización, Raúl Reyes, muerto en marzo de 2008 en un bombardeo colombiano a su base en las selvas del norte ecuatoriano, y del responsable militar del grupo, Mono Jojoy, desaparecido en una acción similar el pasado septiembre en las selvas del sur del país. "La instrucción es arreciar, continuar con la ofensiva, porque cada cabecilla, cada miembro de las FARC, va a caer, tarde o temprano", ha notificado Santos.

La nueva acción contra Alfonso Cano, alias de Guillermo León Sáenz, forma parte de una operación contra él puesta en marcha a mediados de 2008, cuando asumió la jefatura máxima rebelde. Sáenz, antropólogo de 62 años, con casi 35 de trayectoria en las FARC y su antiguo responsable político, reemplazó a Pedro Antonio Marín (Tirofijo o Manuel Marulanda Vélez), fundador del grupo insurgente que murió en marzo de 2008 de una crisis cardíaca, según lo informado en su momento por el Secretariado (mando central) de las FARC.

La operación fue reforzada hace un año con la creación de la Fuerza de Tarea del Sur del Tolima, que desde entonces ha matado en combate a nueve lugartenientes de Cano, entre ellos Jerónimo Galeano y El Abuelo, piezas de su seguridad.

"Por supuesto que el objetivo de alto valor es Alfonso Cano", ha advertido Santos tras reconocer que "esto (la reciente acción) es algo que no es nuevo en el sentido de que es la tercera vez que hemos estado a punto de agarrarlo". El gobernante ha ofrecido los detalles de la operación cuando afronta crecientes críticas por una inusitada campaña de ataques dispersos de las FARC, en participar provenientes de sectores afines a su antecesor y correligionario Álvaro Uribe.