Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La guerra en Libia

Zuma asegura que Gadafi "no está dispuesto a abandonar Libia"

El líder libio reaparece en público en una entrevista en Trípoli con el presidente de Sudáfrica, que había trasladado a los medios la intención del general de "declarar una tregua"

El líder libio, Muamar Gadafi, ha manifestado al presidente sudafricano, Jacob Zuma, su disposición a alcanzar un alto el fuego con los rebeldes pero le ha hecho saber que "no está dispuesto a abandonar su país", según ha informado hoy en un comunicado la Presidencia sudafricana al término de la visita realizada por el mandatario, como enviado de la Unión Africana, a Trípoli. Zuma se reunió ayer con Gadafi, quien le reiteró su disposición a cerrar un "algo el fuego y a iniciar un diálogo" en Libia con el fin de "encontrar una solución política", si bien "subrayó que no está preparado para abandonar su país, pese a las dificultades" que atraviesa, indica el comunicado.

La Comisión Europea está a la espera de recibir "más detalles" de la propuesta de alto el fuego en Libia auspiciada por el presidente sudafricano, y aunque ha asegurado que apoya "los esfuerzos diplomáticos" para poner fin al conflicto, ha reconocido que el coronel libio Muamar Gadafi "no está dispuesto a irse", algo que ha reclamado "muy claramente" la UE en repetidas ocasiones.

"Lo que hemos visto por el momento es que el coronel Gadafi no está realmente dispuesto a irse y es algo que hemos pedido muy claramente", ha dejado claro en rueda de prensa Maja Kocijancic, portavoz de la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, al ser preguntada si la UE apoya la iniciativa propuesta por Zuma. El líder libio mostró ayer su disposición a negociar una salida al conflicto durante una entrevista con el presidente de Sudáfrica. Había sido el propio Zuma el que trasladó a los medios de su país la intención del general de "declarar una tregua que ponga fin a los enfrentamientos en su país". El encuentro con el presidente sudafricano en Trípoli ha supuesto la reaparición de Gadafi desde el pasado 11 de mayo, cuando se reunió con dirigentes tribales libios.

El presidente de Sudáfrica aseguró que el líder libio había aceptado la hoja de ruta de la Unión Africana, que prevé un cese de las hostilidades, incluidos los bombardeos de la OTAN, para abrir un proceso de negociación que siente las bases de un nuevo panorama político en el país norteafricano. Jacob Zuma, que acudió ayer a Trípoli como miembro del comité de alto rango de la Unión Africana para Libia, ha afirmado que Gadafi desea "que todos los libios tengan la oportunidad de hablar entre ellos" y decidir su futuro, según recoge la página web sudafricana News 24.

A su llegada al aeropuerto de Trípoli, Zuma fue recibido por una delegación de diplomáticos del país, pero no por Gadafi, con quien se encontraría más tarde. También le recibieron una banda de músicos junto a un coro de niños que cantaban "Queremos a Gadafi" mientras ondeaban la bandera del país y fotos de Gadafi.

Segunda visita de Zuma

La visita se ha producido horas después de que el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, asegurara que su "régimen de terror" estaba llegando a su fin. Se trata de la segunda visita del mandatario sudafricano, que ha adoptado el papel de mediador ante los ojos de la Alianza Atlántica y de la Unión Africana, desde que estallara el conflicto en febrero. La primera visita estuvo marcada por los nulos progresos para llegar alcanzar el acuerdo que debía alejar a Gadafi del poder tras más de 40 años y rebajar la violencia y el clima de tensión que se vive en el país.

En declaraciones a la televisión pública de Sudáfrica, SABC, el presidente Zuma ha lamentado que los bombardeos de la OTAN, que han sido especialmente severos en las últimas horas, hayan impedido el desarrollo normal de sus conversaciones con Gadafi.

Según la agencia estatal libia Jana, Gadafi ha aprovechado el encuentro para denunciar "las violaciones" de la OTAN de las resoluciones de la ONU, evocando tentativas de "asesinatos políticos" -en referencia a los múltiples ataques que ha recibido Bab al-Aziziyah, la residencia de Gadafi-, la destrucción de infraestructuras y el bloqueo marítimo. Algo que según ello contradice la resolución aprobada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que establecía que la intervención de la coalición internacional tenía el objetivo de proteger a los civiles.

Deserciones en el ejército libio

Ocho exoficiales de las fuerzas de Gadafi -en concreto, cinco generales, dos coroneles, y un almirante- aparecieron ayer ante los medios de comunicación desde el Ministerio de Exteriores de Roma para anunciar su deserción de las fuerzas militares libias. Ahora todos ellos se encuentran exiliados en Italia tras dar la espalda al régimen libio y huir del país por la frontera oeste, atravesando puertos controlados por los rebeldes hasta llegar a Túnez.

Por su parte, el ex embajador de Libia ante la ONU, Abdel Rahman Shalgam -que en su momento ya mostró su desacuerdo con la actuación de Gadafi-, dijo que hasta el momento un total de 120 oficiales y soldados han abandonado las fuerzas de Muamar el Gadafi desde que comenzaron las revueltas populares y se encuentran fuera de Libia. "Los días de Gadafi han terminado", aseguró Shalgam, quien agradeció al Gobierno italiano el "apoyo" prestado.

Durante su intervención, el general Malud Massud Halasi aseguró que "al régimen de Gadafi no le queda más del 20% de su capacidad militar" y que este solo cuenta ya con varios centenares de soldados y varias decenas de generales.

Halasi precisó, además, que todas las comunicaciones entre las distintas fuerzas del Gobierno han sido interrumpidas. Según explicó el este exoficial, la situación de la población civil en Trípoli es "muy difícil", especialmente el suministro de alimentos y los desplazamientos, ya que "el carburante se está terminando". Halasi alertó, además, de que "soldados de las fuerzas del régimen libio han violado a muchas mujeres en distintas ciudades".

Los ex militares de Gadafi lanzaron un llamamiento sus ex compañeros para que se unan a la revolución y se pongan "de parte del pueblo libio".

"Nos ha espantado lo que ha sufrido nuestro pueblo, tantos asesinatos, un genocidio es lo que ha sufrido nuestra sociedad, la violencia contra las mujeres libias en tantas ciudades. Ninguna persona racional con un mínimo de dignidad puede hacer lo que nosotros vimos y nos dijeron que hiciéramos", dijo el general On Ali On.

Más información