Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Intervención aliada en Libia

Gadafi acepta una hoja de ruta de la Unión Africana

Muamar el Gadafi aceptó ayer una hoja de ruta para resolver el conflicto que le fue presentada por la Unión Africana (UA). El anuncio lo hizo anoche el presidente sudafricano, Jacob Zuma, tras mantener durante varias horas conversaciones con el líder libio en su residencia de Bab el Azizia, en Trípoli. "Tenemos que dar una oportunidad a un alto el fuego", añadió Zuma.

El comisionado de Paz y Seguridad de la UA, Ramtane Lammara, señaló que el plan de paz contempla un alto el fuego inmediato, la promoción de un diálogo nacional y una ampliación de la asistencia humanitaria. Sobre una hipotética renuncia de Gadafi, Lammara señaló: "Ha habido alguna discusión sobre esto, pero no puedo contar nada, debe seguir siendo confidencial".

El presidente sudafricano llegó ayer a Trípoli al frente de una misión de la Unión Africana, de la que forman parte otros cuatro mandatarios africanos, los de Uganda, Mauritania, Malí y Congo. La delegación viajó a Trípoli para tratar de convencer al coronel Muamar el Gadafi de un alto el fuego. Su siguiente parada es Bengasi, donde la delegación se reunirá con el Consejo Nacional, el Gobierno de los rebeldes.

Antes de partir de Nuakchot, el presidente de Mauritania, Mohamed Ould Abdelaziz, explicó que el objetivo de la delegación era detener los combates y proponer soluciones políticas que permitieran resolver el conflicto. "Esperamos que la mediación lleve a un diálogo constructivo para lograr una solución política a la crisis que respete las aspiraciones del pueblo libio", afirmó.

Los presidentes africanos llegaron por separado y en avión con el permiso de la OTAN para sobrevolar la zona de exclusión.

La llegada de los presidentes africanos causó cierta expectación en Trípoli. La solución africana a los enfrentamientos entre los rebeldes y el Ejército de Gadafi se ve como algo natural en Libia, dado el panafricanismo del que presume el dictador. Por ahora, son los únicos interlocutores con los que el coronel ha aceptado reunirse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de abril de 2011