Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU sanciona a Petróleos de Venezuela por negociar con Irán

El Gobierno de Chávez ha anunciado que estudiará las implicaciones de esa medida para dar "la respuesta más adecuada"

Estados Unidos amplió ayer las sanciones contra aquellas empresas que hacen negocios con Irán y cuyas transacciones acaban financiando el programa nuclear del régimen de los ayatolás. En la lista de empresas amonestadas, la Administración de Barack Obama incluyó a siete nuevas compañías, entre ellas Petróleos de Venezuela (PDVSA) y la naviera israelí Ofer Brothers Group. El Gobierno venezolano ha expresado su "contundente repudio" a la decisión de EE UU y ha anunciado que estudiará las implicaciones de esa medida para dar "la respuesta más adecuada", informa Efe.

Además, impuso otras sanciones sobre 16 personas y empresas que han participado de algún modo en el tráfico de tecnología balística y armas de destrucción masiva, según reveló ayer el Departamento de Estado. La mayoría de esas sanciones se han centrado en Irán, China y Corea del Norte.

Estados Unidos sanciona a Petróleos de Venezuela por venderle gasolina a Irán, algo que acaba beneficiando, asegura Washington, al programa nuclear de Teherán. A la compañía pública venezolana se le prohíbe recibir ningún contrato del Gobierno norteamericano, pero se le permite seguir vendiendo crudo a EE UU o a empresas estadounidenses, como la petrolera Citgo. Venezuela es el quinto país en cantidad de crudo exportado a Estados Unidos, con unos 900.000 barriles diarios vendidos.

Obama ha permitido recientemente que se incrementen las sanciones a empresas que suministran fuentes de energía a Irán. Busca así que el Gobierno de Mahmud Ahmadineyad abra sus instalaciones nucleares a inspectores internacionales y demuestre que su uso es pacífico y civil. "Aquellos que sigan apoyando de forma irresponsable al sector energético de Irán o ayuden a Irán en sus esfuerzos por evadir las sanciones de EE UU, se enfrentan a graves consecuencias", dijo ayer el vicesecretario de Estado James Steinberg.

"El Gobierno Bolivariano manifiesta su más contundente repudio a esta decisión por constituir una acción hostil situada al margen del derecho internacional, violatoria de los principios enunciados en la Carta de las Naciones Unidas", ha declarado en respuesta a la medida el canciller venezolano, Nicolás Maduro.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, también ha respondido a la decisión de EE UU a través de su cuenta oficial en Twitter. Irónicamente, ha comentado sobre las sanciones "BienvenidasMrObama!NoOlvideQSomosLosHijosDeBolivar!" (sic). Chávez ha apoyado también las declaraciones de Nicolás y ha añadido que "el verdadero impacto de la nueva agresión gringa es la potenciación de la moral nacionalista y patriótica de Venezuela".

Además de las dos empresas venezolana e israelí, las nuevas sanciones afectan a PCCI, Royal Oyster Group y Speedy Ship, de Emiratos Árabes Unidos; Tanker Pacific, de Singapur, y a Associated Shipbroking, de Mónaco.