Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suecia pide explicaciones a Venezuela por la deportación de Becerra a Colombia

El portavoz sueco de Exteriores dice que por tener la nacionalidad sueca, Caracas debió informarle de la detención y posterior extradición del presunto guerrillero

La extradición del presunto guerrillero de las FARC, Joaquín Pérez Becerra Alberto, a Colombia ha generado reacciones en Suecia, que ha pedido hoy explicaciones a Venezuela por no haberle informado de su detención y envío a Bogotá. Becerra, nacido en Colombia, pero de nacionalidad sueca, fue arrestado el sábado pasado cuando intentaba entrar en Venezuela procedente de Fráncfort y extraditado solo dos días después.

Teo Zetterman, portavoz del Ministerio sueco de Exteriores, ha dicho a la agencia France Presse que "aún no recibimos respuesta" del Gobierno de Caracas. El portavoz ha asegurado que aún no tienen claro "de qué se acusa oficialmente" a Becerra. "Nos estamos centrando en que se le proporcione apoyo consular... La Embajada de Suecia ha contactado con él y está siguiendo el caso, en contacto con sus representantes legales", ha agregado Zetterman.

Según Bogotá, Becerra, de 55 años, es el cabecilla del frente internacional de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y le acusa de delitos de concierto para delinquir con fines terroristas, administración de recursos relacionados con fines terroristas, de rebelión y de ser miembro de las FARC, considerada una organización terrorista.

Según Germán Vargas, ministro de Justicia colombiano, Becerra "no es ciudadano sueco". Se trata de un colombiano, explicó, colombiano "que estaba viajando bajo otra identidad y pasaporte sueco, pero eso no le quita su condición de nacional colombiano".

Pero Zetterman ha asegurado a France Presse que Pérez Becerra recibió la nacionalidad sueca en 2000 y ha insistido en que las autoridades del país nórdico deberían haber sido informadas de su arresto y posterior extradición.