Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tepco halla una grieta en el reactor 2 que filtra agua radiactiva al mar

El primer ministro japonés visita por primera vez las zonas devastadas.- Japón y EE UU despliegan 24.000 soldados para buscar a los desaparecidos.- La radiactividad se ha filtrado también al subsuelo casi 15 metros bajo Fukushima

Los técnicos de Tepco siguen trabajando sin descanso en Fukushima para evitar que se agrave aún más la situación que vive la central pero la solución parece quedar aún muy lejos. La operadora de la planta nuclear ha localizado una grieta en el reactor número 2 por donde se está filtrando agua altamente radiactiva al mar. El nivel de radiactividad del pozo de filtración es de 1.000 milisieverts por hora, una cantidad suficiente como para incrementar las posibilidades de contraer cáncer a largo plazo en el caso de una exposición prolongada. Como primera medida de contención, TEPCO ha anunciado que procederá inmediatamente a rellenar la fisura con cemento para detener el vertido.

Oficialmente hay 16.441 desaparecidos y 11.532 muertos, con 9.000 identificados

El Gobierno advierte de que la zona de exclusión va para largo

El terremoto y el tsunami del 11 de marzo dañaron gravemente la planta de Fukushima, situada 240 kilómetros al norte de Tokio. Ante el alargamiento de la crisis y los repetidos errores cometidos por Tokyo Electric Power (Tepco), la compañía que gestiona la central, el Gobierno japonés ha decidido intensificar la participación de otros países en la batalla para estabilizar la planta y solventar el peor desastre atómico que vive el mundo desde Chernóbil (Ucrania), en 1986.

Expertos de la compañía nuclear francesa Areva, suministrador de combustible nuclear a Fukushima, están ayudando a los técnicos japoneses a encontrar una solución para deshacerse del agua contaminada, que ha llegado al mar, y que también se ha filtrado también al subsuelo casi 15 metros bajo uno de los seis reactores que tiene la central. Tepco, que ha sido muy criticada por su falta de transparencia y repetidos errores en la gestión del desastre, dijo que daba la bienvenida a la ayuda extranjera. La operadora aseguró que esperan utilizar en los próximos días un robot dirigido por control remoto enviado por EE UU para evaluar la situación en áreas con gran radiación. También afirmó que ha sido creado un panel de expertos nucleares japoneses y estadounidenses y militares estadounidenses para afrontar la crisis.

Kan visita la zona devastada

En las zonas devastadas por el terremoto y el tsunami siguen las tareas de búsqueda de cadáveres y reconstrucción de las poblaciones arrasadas por la tragedia. Hoy sábado el primer ministro, Naoto Kan, ha visitado por primera vez una de las poblaciones más afectadas por el tsunami. Kan se ha desplazado hasta Rikuzentakata, una localidad de unos 25.000 habitantes, donde se reunió con los evacuados para transmitirles el respaldo del Gobierno. El primer ministro reconoció ayer que quienes se han visto obligados a dejar sus hogares permanecerán evacuados durante "largo tiempo". Kan, que anuló una visita el pasado 21 de marzo, se ha trasladado hasta el lugar en un helicóptero militar y tras visitar algunos de los pueblos más devastados se trasladará hasta la zona de la central.

Miles de soldados japoneses y estadounidenses comenzaron ayer una operación intensiva de búsqueda de las 15.540 personas que, según las últimas cifras oficiales de esta madrugada (hora española), continúan desaparecidas. Por ahora, la masiva operación de búsqueda solo ha logrado recuperar 32 cadáveres en el primero de los tres días de trabajo, según ha informado la prensa japonesa. En el despliegue, por tierra, mar y aire, participan 120 aviones y helicópteros y 65 navíos. El desastre natural provocó, además de los desaparecidos, 11.800 muertos, de los que 9.000 ya han sido identificados.

"La búsqueda se centrará a lo largo de la costa, desembocaduras de ríos y áreas del interior aún sumergidas bajo el agua del mar", dijeron portavoces de la Agencia de Defensa de Japón. "Los cuerpos arrastrados por el tsunami normalmente se hunden primero, pero suelen salir a flote semanas más tarde. La búsqueda es principalmente por ellos", señalaron las mismas fuentes, informa France Presse. En el dispositivo participan 17.000 soldados japoneses y 7.000 estadounidenses, según el diario Yomiuri.

La búsqueda no incluye el área a menos de 30 kilómetros de la central de Fukushima, donde se cree que hay alrededor de 1.000 cadáveres, debido al alto nivel de radiación existente en esa zona. Además, se estima que los cuerpos han absorbido demasiada radiactividad para ser recuperados o incluso para ser incinerados, como es costumbre en Japón. Muchos de los cadáveres no aparecerán nunca porque habrán quedado sepultados bajo toneladas de lodo y tierra o habrán desaparecido en el mar. En el terremoto y el tsunami del océano Índico, que arrasó una docena de países -principalmente Indonesia- en diciembre de 2004, murieron 230.000 personas, pero nunca fueron encontrados los cuerpos de más de 45.000.