Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia, China y Venezuela descalifican la intervención en Libia

Moscú, Pekín y Caracas lideran el descontento contra el ataque a las posiciones de Gadafi. - Reino Unido, Francia y el resto de aliados en la operación defienden su pertinencia

Entre los países que más firmemente se han expresado contra la intervención armada lanzada este sábado en Libia destacan Rusia, China y Venezuela. Pekín mostró sus reservas con las intervenciones que violan la soberanía de un país. Hugo Chávez y el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia han ido mucho más lejos, vertiendo declaraciones muy agresivas contra la iniciativa de EE UU y las potencias europeas de atacar las posiciones de Gadafi para establecer una zona de exclusión aérea.

Rusia

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Alexander Lukashvich, ha manifestado que Moscú "lamenta" la decisión de las potencias occidentales de lanzar una acción militar en Libia. La decisión de Occidente demuestra "con qué fin preciso Francia y Gran Bretaña, y los que están con ellos, manifestaron tanta preocupación con los acontecimientos en Libia", ha declarado el jefe de la comisión de Asuntos Exteriores de Cámara de Diputados, Konstantín Kosachov. "Dejará de ser una intervención humanitaria para convertirse en una injerencia en los asuntos internos de Libia, de los cuales claramente no dice nada la resolución del Consejo de Seguridad" de la ONU, ha denunciado Kosachov.

China

El Gobierno chino lamentó hoy los ataques de las fuerzas militares conjuntas contra Libia, después de que el país asiático se abstuviera de votar junto a Rusia en favor de esta decisión en el Consejo de Seguridad de la ONU. Aunque China apoyó la decisión de la ONU para estabilizar la situación, agregó entonces que "tenía graves reservas con partes de la resolución", según palabras del representante permanente de China en la ONU, Li Baodong.

Pekín quiere que la estabilidad se restaure cuanto antes. China no escondió su malestar por el ataque a Gadafi y expresó su interés en que no crezca la dimensión del conflicto y aumente el número de víctimas.

"China lamenta el ataque militar contra Libia", señaló en un comunicado publicado en la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores de China la portavoz de turno, Jiang Yu. China, prosigue la declaración, nunca ha estado de acuerdo con recurrir a la violencia en sus relaciones internacionales, sino que respeta la soberanía, la independencia y la unidad territorial de los países.

Venezuela

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha exigido el fin del ataque contra las fuerzas de Gadafi: "Ya me informaron de que se inició la acción militar contra Libia. Más muertes, más guerra... los señores de la guerra: qué irresponsabilidad", En declaraciones a la cadena nacional de radio y televisión, Chávez añadió: "Exigimos un cese al fuego de verdad y que se retome el camino de la paz en el norte de África".

"Que se acabe la imposición de los señores de la guerra. Detrás de esto está Estados Unidos y sus aliados europeos", dijo el mandatario venezolano y subrayó que Venezuela había hecho esfuerzos por lograr que este conflicto se resolviera pacíficamente.

Entre las potencias que participan en la intervención armada, Sarkozy ha destacado la implicación del resto de naciones árabes en el ataque. Cameron ha defendido la necesidad de una intervención fulminante para evitar más víctimas civiles, y el presidente español, José Luís Rodríguez Zapatero, ha declarado que el país debe actuar como miembro de la ONU "comprometido"

FRANCIA

El presidente de la República francesa, Nicolas Sarkozy, se ha puesto al frente de la intervención de la comunidad internacional: "Desde ahora mismo nuestros aviones impiden los ataques aéreos sobre la ciudad de Bengasi. Desde ahora mismo otros aviones franceses están listos para intervenir contra los blindados que amenacen a los civiles desarmados. Intervenimos hoy en Libia bajo el mandato del Consejo de Seguridad de la ONU, con nuestros aliados, y especialmente con nuestros aliados árabes. Lo hacemos para proteger la población civil de la locura criminal de un régimen que, asesinando a su propio pueblo, ha perdido toda legitimad".

REINO UNIDO

El primer ministro, David Cameron, cree que el único culpable de la situación en Libia es Gadafi: "Ha hecho que esto ocurra. Ha mentido a la comunidad internacional. Prometió un alto el fuego y no lo ha cumplido. Ha masacrado a su propio pueblo, por lo que el tiempo de la acción ha llegado. (...) Tenemos que hacer cumplir la voluntad de las Naciones Unidas: no podemos permitir que la masacre de civiles continúe. Es mejor a tomar medidas que arriesgarse a las consecuencias de la inacción, que es la masacre de civiles por esta burla del dictador que se salta la voluntad de Naciones Unidas y su voluntad".

ESPAÑA

El presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, ha declarado que España debe actuar como miembro de la ONU "comprometido" con la comunidad internacional, con la paz, con la seguridad y con un principio fundamental que se consolida en la citada resolución: "la responsabilidad de proteger a los pueblos que sufren agresiones gravísimas injustificadas y de responder a los regímenes que actúan en esta dirección".