Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fuerzas militares en el conflicto libio

Recuento de los efectivos desplegados por los aliados y el régimen de Gadafi en las operaciones en el país norteafricano

Londres / París / Madrid

Este es un recuento de las fuerzas, tanto aliadas como de Gadafi, que podrían entrar en acción en el conflicto de Libia:

Francia, cuyo presidente Nicolas Sarkozy se ha puesto al frente de la ofensiva diplomática y militar, ha desplazado 20 aeronaves, entre ellas dos Mirage 2000-D, dos Mirage 2000-5 (de defensa aérea), seis C-135 (cisterna), un AWACS (de detección y control). El primer Rafale despegó la mañana del sábado de la base aérea en Saint-Dizier, en el este. Las otras bases son Nancy (en el este), Dijon (centro-este), Istres (sureste) y y Avord (en el centro), También tienen listas dos fragatas antiaéreas (Jean Bart y Forbin), estacionadas frente la costa libia. El objetivo es cubrir un área de 100 kilómetros por 150 kilómetros alrededor de Bengasi.

La operación francesa es operada desde la base aérea de Solenzara en Córcega, desde donde los cazas podrían llegar a Libia en una hora.

El portaaviones Charles de Gaulle está en el puerto de Toulon, está listo para partir el domingo a mediodía y llegaría a las costas libias el lunes por la tarde transportando 15 cazas. Su grupo de combate incluye tres fragatas, un barco de reabastecimiento y un submarino.

Reino Unido, el otro aliado con mayor protagonismo en la ofensiva, ha desplazado sus aviones de patrullaje Typhoon y los aviones de ataque Tornado, estacionados en las bases de la Real Fuerza Aérea en Escocia y en el condado de Norfolk, que podrían movilizarse a bases cerca de Libia. También están listos para su desplazamiento aviones de reabastecimiento en el aire y de reconocimiento. Reino Unido tiene dos fragatas frente a las costas libias: el HMS Cumberland y el HMS Westminster.

EE UU ha iniciado lo que califica como una "acción militar limitada" en Libia, horas después de la primera incursión francesa. El presidente Obama ha anunciado esta tarde la participación oficial de las fuerzas estadounidenses, que según el Pentágono, consta de aeronaves, misiles crucero y ataques electrónicos.

La Armada de EE UU tiene tres submarinos que portan misiles Tomahawk en el Mediterráneo, cerca de las costas libias, preparados para participar en las operaciones contra Libia. Entre los submarinos están el de ataque Newport News y el Providence. Además, la Armada estadounidense tiene cinco barcos de combate en el Mediterráneo, incluido al menos un destructor de misiles dirigidos.

EE UU no tiene portaaviones cerca de Libia. El USS Enterprise, que en las últimas semanas ha estado estacionado en el mar Rojo, ha sido trasladado lejos de Libia pata unirse al USS Carl Vinson, en el mar Arábigo para respaldar las operaciones en Afganistán. Aviano, al sur de los Alpes en Italia, es la sede de la única base aérea estadounidense con aeronaves F-16. EE UU tiene un amplio rango de bases e instalaciones militares en el Mediterráneo: Italia, Grecia, España y Turquía.

Italia ha dado su apoyo total a la ofensiva militar y contra Libia y ha ofrecido sus bases a los aliados. El ministro de Defensa, Ignazio La Russa, ha informado de que siete bases italianas -en Amendola, Gioia del Colle, Sigonella, Aviano, Trapani, Decimomannu y Pantelleria- están disponibles y ya están siendo utilizadas por las fuerzas aliadas-. Cinco de estas bases se encuentran en Sicilia, las más cercanas a Libia.

El país tiene además decenas de aviones de combate en la base de Trapani, en Sicilia, listos para participar en los ataques aéreos contra las fuerzas de Gadafi. Seis aviones Tornado, capaces de inutilizar las defensas antiaéreas, partieron el domingo por la tarde desde la base de Trapani con dirección a territorio libio. Italia cuenta también con F-16 y Eurofighters trasladados desde las bases del norte del país.

España. El presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado que España contribuirá a la imposición de una zona de exclusión con un avión cisterna Boeing 707 para el reabastecimiento en vuelo, cuatro cazabombarderos F-18, una fragata F-100 -la Méndez Núñez, la más moderna de la Armada española por su sistema de combate Aegis-, el submarino Tramontana y un avión de vigilancia marítima. Unos 500 militares españoles participarán en las operaciones; 150 de ellos son del Ejército del Aire, y el resto, de la Armada. Además, el Gobierno español ha "autorizado el uso" de las bases de Rota (Cádiz) y Morón de la Frontera (Sevilla) por las fuerzas de EE UU que lo necesiten. En esta última base, según han confirmado a EL PAÍS fuentes militares, ya se han desplegado aviones cisterna para reabastecer en vuelo a los cazas de EE UU. Fuentes militares informan de que serán movilizados entre 400 y 500 soldados españoles, de los que aproximadamente un centenar forman parte de la dotación del Ejército del Aire.

El Ministerio de Defensa ha explicado que los cuatro cazas, pertenecientes al Ala 12 del Ejército del Aire, y el avión de reabastecimiento, perteneciente al Grupo 47, ya se han posicionado de inicio en la base italiana Decimomannu, al sur de isla de Cerdeña. Estos aviones realizarán misiones de patrulla aérea y estarán operativos este domingo para realizar misiones de patrulla aérea. Los otros medios se pondrán en marcha una vez que el mando aliado apruebe la misión.

La fragata, el submarino y el avión de vigilancia marítima participarán en el control naval de embargo de armas a Gadafi. Otros dos F-18 permanecerán en reserva en Torrejón por si fuera preciso sustituir a alguno de los cuatro aparatos enviados.

Dinamarca ha enviado seis F-16 y un avión de transporte militar que tras estar estacionados en la base siciliana de Sigonella, despegaron el domingo por la tarde rumbo a Libia. Le acompañan un centenar de personas, entre pilotos y personal de apoyo. Noruega ha anunciado que pondrá a disposición de la ofensiva sus cazas F-16 y que podría prestar un avión de transporte Hércules para colaborar en las tareas de ayuda humanitaria.

Canadá aporta el buque de guerra HMCS Charlottetown para imponer un bloqueo naval a Libia, según ha anunciado el primer minsitro canadiense, Stephen Harper. Además, tiene ya varios aviones de combate en el Mediterráneo, pero necesita uno o dos días más para que se puedan sumar a la misión.

Los Países Bajos respaldan la zona de exclusión aérea y la intervención militar, pero no se ha solicitado su contribución hasta el momento.

Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Catar han respaldado las operaciones contra Gadafi, y están dispuestos a ofrecer respaldo militar. Los tres países han anunciado el envío de aviones de combate, aunque su capacidad es limitada. Probablemente aportarían media docena de aparatos, según fuentes cercanas a la operación.

"Catar participará en las acciones militares porque creemos que debe haber naciones árabes implicadas en ella. La situación es intolerable", declaró anoche a Al Yazira el primer ministro catarí, Sheikh Hamad bin Jassim al-Thani. No llegó a especificar cuál sería el papel catarí.

"La causa de los asesinatos no son las manifestaciones (...) se ha convertido en una guerra abierta en la que están participando mercenarios. Creo que es un asunto que debe parar lo antes posible", agregó.

"No aceptamos que la población libia sufra ningún daño. No estamos en contra de la población civil. Se intenta actuar en contra de Gadafi y sus hijos, es decir, todo lo contrario", añadió Al Thani. "Nuestra intención es parar el derramamiento de sangre".

Marruecos y Jordania son menos partidarios de implicarse militarmente, pero sí prestarán ayuda humanitaria. En una línea igualmente prudente se ha declarado Suecia, que podría colaborar en el mantenimiento de la zona de exclusión a más largo plazo.

Nuevos países anuncian su intención de incorporarse a la coalición anti-Gadafi, pero de momento no se concreta gran cosas. Turquía, que había mostrado en los últimos días su oposición a la intervención militar, afirmó ayer por medio de su Ministerio de Exteriores que el país hará la contribución "necesaria y apropiada" para implementar la zona de exclusión aérea. Estudia cómo hacerlo exactamente.

El comité sobre Libia de la Unión Africana ha lamentado "no poder incorporarse" a las acciones en Libia, tal como afirma que le hubiera gustado, porque la comunidad internacional le negó la autorización.

Las fuerzas de Gadafi

Antes de la revuelta las fuerzas del coronel estaban conformadas por hasta 100.000 soldados, respaldados por artillería pesada, tanques y aviones de guerra, así como una pequeña flota. Con el movimiento de insurgencia algunos de los miembros de las fuerzas armadas han desertado y otros han caído en manos de los rebeldes.

La fortaleza de las tropas libias es difícil de medir, pero las unidades mejor equipadas y entrenadas -hasta unos 12.000 hombres- se mantienen leales a Gadafi porque están fuera de la estructura del Ejército y las comandan miembros de la familia o gente cercana a su círculo.

A pesar de ello, la mayoría de los analistas creen que no representan una amenaza seria frente las extranjeras en medio de una zona de exclusión aérea.

Las fuerzas de Gadafi se componen sobre el papel de:

- Infantería: unos 50.000 hombres, incluidos 25.000 que realizan el servicio militar

- Tanques: 800, aunque se cree que muchos están inoperativos

- Vehículos blindados de combate: 1.000

- Transporte de personal blindado: 945

- Piezas de artillería: 2.421

- Misiles tierra- aire de defensa - Más de 400.

- Armada : unos 8.000 soldados. Dos submarinos de patrullaje, que podrían estar fuera de acción. Tres naves y 16 barcos costeros y de patrullaje.

- Fuerza aérea: 18.000 aeronaves. Con capacidad de combate, unas 394 (una mezcla de aviones rusos y franceses, muchos no operativos o sin usar). El comando de defensa aérea tiene al menos 216 misiles tierra-aire, 144 remolcados y 72 misiles autopropulsados