Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Españoles en Japón: normalidad y poca información

La mayoría de los españoles destacan la tranquilidad que se vive en las ciudades niponas y critican la pasividad de la Embajada.- Algunos se organizan a través de Facebook

A pesar de las informaciones contradictorias que llegan desde Japón, la vida en varias ciudades del país, incluida la capital, transcurre con normalidad. Así al menos lo explican una decena de españoles en el país, quienes confirman que, en general, no hay desabastecimiento de comida y que la mayoría de los japoneses están tranquilos. Eso sí, critican la poca información que ofrece la Embajada de España en Tokio, mientras algunos de ellos han comenzado a organizarse a través de las redes sociales. La legación española, por su parte, responde que se ha centrado en la búsqueda de compatriotas en las zonas más afectadas del norte, que en la capital no hay problemas importantes y que ofrece todos los datos de que dispone. A última hora de hoy, la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, ha instado a los españoles que todavía se encuentren en el país nipón y tengan dificultades para abandonarlo, a que se pongan en contacto con la Embajada española.

"La situación en Tokio es bastante normal. En los supermercados hay casi de todo, salvo comida instantánea", explica por teléfono David Rodríguez, un fotógrafo español que vive en la ciudad desde hace cuatro años. "Estamos más asustados los extranjeros que los japoneses", comenta, pero "a menos que la Embajada a de España emita un aviso oficial de evacuación no voy a abandonar el país". Rodríguez tiene pensado volver este jueves al trabajo, pero se queja de que la legación diplomática no se ha puesto en contacto con él. "Si hubiera estado de vacaciones en el norte del país, no lo habrían sabido", critica, y apunta que otras embajadas, como la británica, han abierto cuentas de Twitter para informar a sus nacionales.

También en la capital se encuentra Pablo García-Lluis Ramírez, profesor de español: "la gente en Tokio está tranquila, hay alimentos, luz, agua, electricidad y transporte y solo faltan algunas cosas muy puntuales", dice a través de Facebook, y avanza que hay cortes de luz programados en algunas zonas de la ciudad. En el mismo sentido se expresa Adrián Navarro, quien destaca que, en Tokio, incluso los restaurantes funcionan con normalidad, y confirma que no piensa abandonar la ciudad ni su trabajo en una empresa de importación y exportación de alimentos. Al informático Alain García su familia en España le ha pedido que vuelva, pero él se niega. "No es para tanto, aquí todo está bien", apunta.

En otras ciudades, la situación es similar. En Osaka, "todo está normal, como si no pasara nada, uno se siente bastante seguro", cuenta Fernando Moreira, quien no ha pensado en abandonar Japón. En Saitama ocurre lo mismo, según explica el consultor Alberto Sanz. Su esposa, en cambio, es de Sendai, y no han podido hablar con sus familiares todavía.

La nota discordante la pone Ana San Gabriel, veterinaria, que está muy asustada y acaba de coger un tren para salir de Tokio hacia Nagoya. "He recibido un mensaje de mi empresa de que vaya a trabajar mañana, pero no me fío de las noticias que están dando", explica. Por eso, ha hecho las maletas y ha pedido días libres para permanecer lejos de la capital. "El Gobierno pide tranquilidad, pero no sabemos si están contando toda la verdad", señala.

También están preocupados los turistas españoles a quienes esta crisis ha sorprendido en el país. Charo del Río destaca que los japoneses "parecen calmados", pero ha optado por adelantar sus billetes de avión y abandona esta misma noche el país desde Osaka. Mientras, Víctor Betancor está intentando salir lo antes posible (tiene un billete para el 23 de marzo), pero por ahora debe permanecer en Tokio.

La Embajada y las redes sociales

Muchos de los lectores que se han puesto en contacto por el país a través del correo electrónico (participacion@elpais.es) o las redes sociales, como Facebook y Twitter, han criticado la pasividad de la Embajada española en Japón, que no se ha puesto en contacto con ellos o cuyo teléfono comunicaba todo el tiempo. Un responsable de la legación española ha explicado a EL PAÍS que el contacto inicial con las zonas afectadas fue "muy complicado" al principio porque las comunicaciones telefónicas estaban colapsadas, mientras que por correo electrónico fue casi imposible porque mucha gente no registró este dato al inscribirse en el Consulado. "Con tantas llamadas y correos electrónicos, es imposible dar abasto", resume, "si los teléfonos comunican muchas veces es porque estamos atendiendo a muchas personas".

La fuente diplomática añade que la Embajada está en permanente contacto con las autoridades locales japonesas para conocer el estado de los españoles y afirma que se ha creado una lista de correos electrónicos de nacionales en el país nipón a quienes se ha remitido consejos generales. Respecto a la página web mantiene que se actualiza dos veces al día con la información disponible. Muchos lectores, en cambio, prefieren recurrir los sitios webs de otras embajadas para saber qué está ocurriendo.

Por su parte, algunos de los afectados por el seísmo han creado el grupo de Facebook "Españoles en Japón que han vivido el Terremoto" para organizarse y mantenerse informados. En esta red social, están compartiendo su experiencia durante la catástrofe y la información de la que disponen, poniéndose en contacto unos con otros e incluso organizando encuentros para conocerse. En EL PAÍS hemos creado una lista de Twitter en la que hemos añadido a españoles en el país nipón, así como organismos que están ofreciendo información al minuto sobre la catástrofe.