Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'The Guardian' negocia con Libia la liberación de un periodista

Ghaith Abdul-Ahad fue capturado el pasado día 2 con un periodista brasileño que fue liberado el jueves

El periódico británico The Guardian negocia con el Gobierno libio la liberación de su periodista Ghaith Abdul-Ahad, capturado el pasado día 2 en la ciudad costera de Sabrata, a 60 kilómetros al oeste de Trípoli. El reportero fue detenido junto con el enviado del diario brasileño O Estado de São Paulo, Andrei Netto, y trasladado a una cárcel en las afueras de Trípoli, pero mientras que Netto fue liberado el pasado jueves, no se tiene noticia del paradero de Abdul-Ahad.

El diario británico afirma que se están realizando "intensos esfuerzos para persuadir al Gobierno libio" para lograr la liberación de Abdul-Ahad, de 36 años y nacionalidad iraquí, que entró en Libia desde Túnez burlando el férreo control que los leales a Muammar el Gadafi tratan de imponer sobre la prensa extranjera. El Ministerio de Exteriores libio confirmó la semana pasada que tenía en su poder al periodista, aunque no ha dado ningún detalle sobre su localización ni las razones por las que continúa detenido.

The Guardian "ha estado en contacto con funcionarios libios en Trípoli y Londres, así como con figures árabes e internacionales para pedirles asistencia urgente para garantizar la liberación de Abdul-Ahad", explica el diario en su última información sobre el tema, publicada ayer, en la que expresa la preocupación porque el reportero "no ha tenido acceso a un abogado". Una portavoz del rotativo se remite a dicha comunicación cuando se le pregunta por el periodista.

Su compañero de detención, el brasileño Netto, ha pedido la puesta en libertad del periodista iraquí en una entrevista concedida a Associated Press el sábado desde París, donde es corresponsal. Netto, que cree que ha conseguido salir del encierro por "las buenas relaciones" entre Libia y Brasil, teme por la suerte de su colega, y ha pedido en Twitter una campaña para lograr su liberación.

"Es urgente una movilización diplomática de Irak, Reino Unido y, en mi opinión, también de Brasil", tuiteó el sábado, a la vez que advirtió que "la representación diplomática iraquí está cerrada" por lo que "no hay nadie que interceda" por Abdul-Ahad, que "podría ser llevado a juicio en las próximas horas en Trípoli".

Abdul-Ahad es un reputado reportero que comenzó su carrera tomando fotografías como freelance durante la guerra de Irak. Había estudiado Arquitectura en la Universidad de Bagdad, pero durante el conflicto, logró publicar fotos en diarios como The New York Times o The Washington Post, tras lo que empezó a escribir para The Guardian, rotativo para el que ha informado desde Somalia, Sudán, Irak y Afganistán. Ha sido premiado en varias ocasiones por su trabajo.

Condena de organismos internacionales

Diversos organismos internacionales, como Reporteros sin Fronteras (RSF) o Amnistía Internacional han exigido también la liberación inmediata de Abdul-Ahad, detenido "simplemente por contar los hechos", según esta ONG. RSF ha condenado además "la violencia física y las intimidaciones" sufridas por tres periodistas de la BBC, que fueron retenidos por soldados y policías libios durante 21 horas el pasado lunes, durante las cuales recibieron puñetazos, patadas y culatazos, fueron encapuchados y sometidos a simulacros de ejecuciones.

RSF también ha mostrado su indignación por la muerte a tiros, el sábado, del cámara de Al Yazira Ali Hassan Al Jaber, en una emboscada en las afueras de Bengasi (este). Varios hombres armados abrieron fuego contra su coche, matando al cámara y a otro pasajero.

Además de con actos de intimidación, el régimen de Gadafi trata de controlar la información que se difunde de la guerra civil en el exterior impidiendo el libre movimiento de los periodistas en la zona bajo su control, y organizando visitas guiadas para la prensa a zonas que muestran sus avances bélicos.