Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuba desbloquea el proceso de excarcelaciones de los opositores del Grupo de los 75

La Iglesia anuncia que Raúl Castro pondrá en libertad "próximamente" a dos de los 11 presos de conciencia que no aceptan exiliarse en España

Se desbloquea, por fin, el proceso de excarcelación de presos políticos cubanos pertenecientes al denominado Grupo de los 75 . Después de un parón de más de dos meses, en los que únicamente fueron liberados reos procesados por delitos violentos, la Iglesia Católica cubana ha anunciado que el Gobierno de Raúl Castro pondrá en libertad "próximamente" a dos de los 11 prisioneros de conciencia del mencionado grupo que no aceptan la condición de exiliarse en España.

Los opositores son Ángel Moya, condenado a 20 años de cárcel y esposo de Berta Soler, una de las principales les líderes de las Damas de Blanco, quien pretende quedarse en su país y seguir haciendo oposición, y Guido Sigler Amaya, también condenado a 20 años de prisión, que desea viajar directamente desde Cuba a Estados Unidos, donde tiene dos hermanos, también ex presos políticos.

El Arzobispado de La Habana ha anunciado que las excarcelaciones de Moya y Soler se realizan en "continuidad con el proceso de liberación" de los presos iniciado en julio, tras un acuerdo alcanzado entre la Iglesia y el Gobierno, con España como "facilitador". Según dicho pacto, los 52 presos del Grupo de los 75 que seguían en prisión en ese momento -todos condenados a penas de entre seis y hasta 28 de cárcel en los juicios de la primavera de 2003- serían liberados en un plazo de cuatro meses si salían hacia España. Sin embargo, una decena de los opositores se plantó y pidió permanecer en Cuba, mientras que otros dos exigieron viajar a Estados Unidos.

Desde julio, el Gobierno liberó a 40 opositores del Grupo de los 75 que aceptaron viajar a España, y el 14 de noviembre al primero de los 12 que rechazaban el exilio en España, Arnaldo Ramos, quien se quedó en la isla. Desde entonces el proceso de liberaciones se detuvo, aunque las autoridades excarcelaron a una veintena de presos condenados por hechos violentos, aunque en algunos casos las causas rozaban lo político.

En los últimos días, la disidencia y las Damas de Blanco denunciaron la situación en que se encontraban los 11 y crecieron las tensiones, hasta el extremo de que dos de los presos se habían puesto en huelga de hambre. Según fuentes diplomáticas, el proceso de excarcelaciones ahora "se desbloquea" y en el plazo de aproximadamente un mes los nueve restantes miembros del Grupo de los 75 podrían quedar en libertad.