Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU denuncia "una campaña orquestada para intimidar a los periodistas" en Egipto

Los corresponsales están en el punto de mira de los partidarios de Mubarak, que quieren silenciar la voz y la imagen de las protestas.- Entre los detenidos estaban seis reporteros de TV3, puestos en libertad a última hora de la tarde

Reporteros gráficos, entre ellos el fotógrafo de AP Khalil Hamra, se protege detrás de unas maderas durante la batalla campal entre seguidores y detractores del presidente Mubarak.
Reporteros gráficos, entre ellos el fotógrafo de AP Khalil Hamra, se protege detrás de unas maderas durante la batalla campal entre seguidores y detractores del presidente Mubarak. AP

El régimen de Mubarak no quiere testigos. Aunque lo que se está viviendo estos días en El Cairo no sea una guerra, el aparato del presidente está intentando que la verdad sea una de las víctimas colaterales. Los periodistas están en el punto de mira de los partidarios del rais, que quiere silenciar la voz y la imagen de las protestas. Partidarios del presidente egipcio han irrumpido este jueves en hoteles del centro de El Cairo próximos a la plaza de la Liberación, epicentro de las protestas antigubernamentales, persiguiendo a los periodistas extranjeros, según ha informado la cadena Al Yazira.

Entre los trabajadores de medios detenidos hay españoles: seis reporteros del canal catalán TV3 pasaron varias horas arrestados y, poco después, otros dos periodistas de Telecinco, Mayte Carrasco y Jaime López, fueron retenidos en una comisaría de El Cairo después de que su taxi fuese asaltado cuando iban a conectar con los informativos de la cadena. Los dos están bien y en contacto con la Embajada. El Ministerio de Exteriores español ha exigido a las autoridades egipcias que protejan a los profesionales desplazados a la zona.

Los pro Mubarak agitan la teoría de la "ingerencia extranjera" para inculpar a los periodistas de querer desestabilizar Egipto

Durante las últimas horas, reporteros como Anderson Cooper (CNN), Jerome Boehm (BBC), Lara Setarkian (ABC News) o Rosa María Molló (TVE) han sido objeto de ataques y agresiones por parte de matones y fieles a Mubarak, según han informado sus respectivos medios. La Casa Blanca, a través de su portavoz, Robert Gibbs, ha condenado el trato que está recibiendo la prensa en Egipto y ha pedido la liberación de los reporteros que hayan sido detenidos, informa Yolanda Monge. Un poco más allá, el portavoz del Departamento de Estado de EE UU, J.P. Crowley ha denunciado una "campaña" orquestada para intimidar a los periodistas y dificultar su trabajo en Egipto. "Condenamos semejantes acciones", ha declarado tajante Crowley.

Unas horas después, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, ha condenado el acoso a la prensa y la ha calificado de "inaceptable". "Es una violación de las normas internacionales que garantizan la libertad de prensa".

La condena se ha producido poco después de que se conociese la detención por parte del ministerio de Interior de Egipto de al menos una docena de periodistas en El Cairo, entre las que se encontraban dos del diario The Washington Post y uno de The New York Times. Las violencias contra los periodistas en la calle se han repetido en los últimos días, pero han aumentado desde ayer, cuando los partidarios del presidente salieron al contraataque, sin complejos, con palos y piedras. Los pro-Mubarak agitan la teoría de la "injerencia extranjera" para inculpar a los corresponsales de haber desestabilizado Egipto.

Hoy la situación sigue siendo complicada para poder informar desde El Cairo. Y además de la violencia para amedrentar a los profesionales extranjeros, se está utilizando todo tipo de trabas para dificultar el trabajo a la prensa. La corresponsal de EL PAÍS, Nuria Tesón ha relatado que no se les deja prolongar la estancia en los hoteles, como en el Hilton donde se alojan muchos corresponsales extranjeros. Puestos en contacto con este periódico, los empleados del hotel no han querido hacer comentarios al respecto.

Este es un sitio estratégico ya que está a solo 300 metros de la plaza de la Liberación y desde sus ventanas se pueden ver y grabar imágenes sobre los choques. Tesón explica que a los extranjeros no se les deja entrar en la plaza ya que hay partidarios de Mubarak con palos y machetes registrando a todo el mundo para buscar cámaras de video o de foto y echar a todos los periodistas.

Mayte Carrasco, corresponsal del Tele 5, también ha contado que están echando a los corresponsales del Hilton y que no aceptan nuevas reservas: "Solo se pueden quedar algunos de los que han pagado por adelantado las habitaciones". Además ha descrito los episodios de violencias contra los periodistas en la calle por parte de los partidarios de Mubarak: "Ayer nos escupían y nos insultaban y muchos de nuestros compañeros fueron agredidos con palos y piedras". Y ha relatado la escena de una periodista noruega, "acosada y magreada" por un grupo de hombres pro Mubarak.

La policía militar egipcia ha mantenido retenidos durante cinco horas a dos equipos del programa "30 minutos" de la televisión catalana TV3, un total de seis periodistas, que fueron conducidos con dos coches militares a una comisaría con los ojos vendados, según ha informado la cadena. Se trataba de Eduard Sanjuan, Mireia Pigrau, Sandra Rierola, Lluís Jené, Walter Ojeda y Roser Oliver.

El acoso está siendo constante y sistemático. Hoy los periodistas no pueden moverse por la ciudad con libertad, ni se les deja saliera a la calle, cuenta el enviado del EL PAÍS Enric González. La situación de los informadores extranjeros está siendo muy complicada desde los primeros días de la revuelta pero ayer se produjo una escalada de violencia hacia ese objetivo. Desde la noche del discurso de Mubarak la situación ha empeorado, cuenta Carrasco. Sus partidarios han salido de la cueva y han empezado a atacar manifestantes y periodistas. Su delito, según los partidarios del rais, mostrar al mundo una imagen que no se ajusta a la realidad del país.

Hoy dos periodistas españolas han sido asaltadas en El Cairo. Se trata de Laura López Caro, corresponsal de ABC y Punto Radio, y Beatriz Mesa, enviada de La Cope. Ambas han sido obligadas por "una masa enfurecida" a bajar del coche en el que viajaban en un control, según la descripción de los hechos de Borja Bergareche, subdirector de ABC. "Las han empujado contra una pared hasta que, milagrosamente, ha aparecido un soldado que las ha rescatado de las manos los partidarios de Mubarak, entre los que había desde niños con cuchillos a posibles agentes de paisano", cuenta Bergareche. El soldado ha trasladado a las corresponsales a una comisaría donde han estado retenidas, y de ahí las han llevado en ambulancia a su hotel, donde ahora se encuentran y "están bien, aunque asustadas", ha explicado.

Condenas de la comunidad internacional

Europa también empieza a hacer oír tímidamente su voz. Los mandatarios de España, Francia, Alemania, Reino Unido e Italia han manifestado hoy su "extrema preocupación por la degradación de la situación en Egipto". "Los egipcios deben poder ejercer libre y pacíficamente su derecho a manifestarse y disponer de la protección de las fuerzas de seguridad. "Las agresiones contra los periodistas son totalmente inaceptables", han afirmado en una declaración conjunta José Luis Rodríguez Zapatero, Nicolás Sarkozy, Angela Merkel, David Cameron y Silvio Berlusconi. "La intimidación y la agresión contra periodistas es totalmente inaceptable", ha denunciado la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Catherine Ashton que se ha sumado a las críticas.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha condenado hoy las agresiones sufridas por los periodistas extranjeros en El Cairo y las ha calificado de "repulsivas". "Periodistas con mucha experiencia en zonas de conflicto dicen no haber visto nunca nada igual", ha asegurado a Efe el director de investigaciones de RSF, Giles Lordet, quien ha agregado: "parece que el objetivo es vaciar El Cairo de medios extranjeros y está dando resultado porque algunos, de los que no puedo decir el nombre, han llamado ya de vuelta a sus enviados especiales". "Varios corresponsales han sido directamente atacados por partidarios del jefe de Estado y policías infiltrados", ha señalado la organización en un comunicado.