Bruselas actuará por el caos aéreo si no mejoran los aeropuertos

Miles de pasajeros siguen bloqueados en los aeropuertos europeos por la nieve - El comisario de Transportes recuerda que no es una circunstancia excepcional en el continente

Bruselas / Londres - 22 dic 2010 - 01:20 UTC

En vísperas de Navidad, miles de pasajeros siguen atrapados en los aeropuertos europeos por culpa de la nieve, si bien el número de cancelaciones se redujo a 1.000 en todo el continente, la tercera parte de las registradas el lunes. Fuentes de Eurocontrol señalaron ayer que pese a la "considerable mejora" con respecto al lunes, cuando se quedaron en tierra cerca de 3.000 vuelos de los 26.000 que se operan en Europa habitualmente a diario, no está garantizada para los próximos días ya que se desconoce cómo evolucionará la situación.

El aeropuerto de Fráncfort, el mayor de Alemania, presenta aún una situación similar a la del lunes, con cancelaciones y retrasos de hasta cinco horas;y lo mismo ocurría en el de Londres-Heathrow, donde ayer hubo escasa actividad y retrasos de más de seis horas. La normalidad regresó en cambio progresivamente a los aeródromos de Amsterdam, París y Bruselas, donde se registraron únicamente algunos retrasos, según Eurocontrol.

Más información

En Alemania, la situación de caos se vivió sobre todo en el aeropuerto de Fráncfort, que registró ayer otras 400 cancelaciones, a sumar las 1.900 acumuladas en los cinco días anteriores.

Mientras, el comisario europeo de Transportes, Siim Kallas, amenazó ayer con legislar en la materia si el transporte aéreo no se toma más en serio la mejora de las infraestructura de los aeropuertos europeos, que han fracasado espectacularmente en cuanto han caído las primeras tormentas de nieve. La nieve ha colapsado sobre todo los grandes aeropuertos, con el londinense Heathrow encabezando el pelotón de los torpes. Un dato lógico a la luz de las raquíticas 500.000 libras (588.000 euros) destinadas a inversiones en tecnología para combatir el hielo y la nieve, según cifras de la BBC.

"En los últimos días ha crecido mi preocupación en torno a los problemas de las infraestructuras al alcance de las aerolíneas -aeropuertos y servicios en tierra- durante estos periodos de grandes nevadas. Da la impresión de que en este momento ese es el punto débil de una cadena que, bajo presión, está contribuyendo a enormes interrupciones", señala la nota del comisario estonio. "Es inaceptable y no debe suceder otra vez", añade.

"Tenemos que asegurarnos de que, desde los proveedores de infraestructura como los aeropuertos y los gestores de las infraestructuras ferroviarias se ofrezcan niveles de servicio aceptables y requerimientos mínimos de calidad que sean respetados", añade. Y puntualiza: "Si hace falta el apoyo de la Comisión Europea en términos de regulación en exigencias de servicios mínimos para los aeropuertos en esta zona, estoy dispuesto a hacerlo cuando, por ejemplo, llevemos adelante el paquete de slots de aeropuertos previsto para antes del verano próximo".

Las críticas en Reino Unido han sido especialmente feroces con el aeropuerto de Heathrow, que lleva trabajando a entre un tercio y la mitad de su capacidad desde que el sábado cerró al tráfico una de sus dos pistas. BAA, gestora de Heathrow y propiedad de la española Ferrovial, ha rechazado la ayuda del ejército para limpiar la pista sur, pero hasta ayer a media tarde no anunció su reapertura.

Los gestores del mayor aeropuerto británico argumentan que la intensidad de las nevadas de estos días y las heladas que ha habido a continuación son los verdaderos responsables del problema. Pero este corresponsal tuvo ocasión de comprobar en carne propia que eso no es exactamente así. Heathrow se colapsó ya el viernes a mediodía, nada más caer una nevada que apenas dejó un centímetro de nieve. El vuelo de British Airways en el que se disponía a viajar estuvo más de tres horas retenido para poder eliminar el hielo que se había acumulado en el fuselaje.

Eso podría no ser responsabilidad de BAA, porque en Heathrow cada compañía es responsable de eliminar el hielo que se forma en sus aparatos. Pero BAA sí es responsable de tener listas las pistas y en ese aspecto ha fracasado espectacularmente. Quizás eso se deba a la falta de inversiones del operador del aeropuerto. De un programa de inversiones de 5.100 millones de libras (6.000 millones de euros) en cinco años, solo medio millón (588.000 euros) se han destinado este año a inversiones en tecnología para combatir el hielo y la nieve y otros 3,5 millones de euros están previstos para los próximos cuatro años, a pesar de que ya en los dos últimos inviernos ha habido graves problemas durante el invierno.

Gatwick, que hasta hace poco pertenecía a BAA, ha invertido el doble este año (1,18 millones de euro) y piensa invertir 8,23 millones en los próximos cuatro. No es mucho, pero al menos ha resuelto antes que Heathrow sus problemas con la nieve. Y en todo caso son cantidades ridículas al lado de las pérdidas provocadas por la situación actual. Solo British Airways se estima que está perdiendo unos 75 millones de euros al día y KLM-Air France entre 15 y 20 millones diarios. Desde España se cancelaron ayer al menos 86 vuelos a Reino Unido y Europa central.

Aunque Reino Unido y Francia están menos preparados para la nieve que otros países situados más al norte o al este de Europa, el comportamiento de sus grandes aeropuertos es mucho peor. Fráncfort, por ejemplo, ha tenido que cancelar 300 vuelos pero ha estado cerrado solo tres horas después de una inesperada nevada nocturna. El aeropuerto de Estocolmo-Arlanda nunca ha cerrado en 50 años a causa de la nieve y los únicos vuelos que sufren retrasos estos días son los destinados a aeropuertos con problemas en París, Londres y Fráncfort. Caso aparte ha sido el del aeropuerto de Bruselas, que ha tenido que cerrar durante al menos 48 horas por falta de anticongelante que se utiliza para retirar el hielo de las alas de los aparatos. ¿Cómo puede el aeropuerto de la capital europea quedarse sin este producto en pleno invierno? Inexplicable.

Mientras miles de pasajeros siguen varados en los aeropuertos europeos a pocos días de la Navidad, surge la pregunta de si grandes infraestructuras como los aeropuertos han de estar en manos del sector privado o deben en última instancia poner el servicio al público por delante de la rentabilidad económica.

Lo más visto en...

Top 50