La policía busca a cómplices del terrorista que buscaba una masacre en Suecia

El terrorista suicida de Estocolmo planeaba detonar un cinturón de explosivos entre la multitud.- Según la fiscalía sueca, el terrorista es un iraquí de nacionalidad sueca que estudió en Reino Unido- Antes del incidente los agentes recibieron un email que amenazaba con ataques por la presencia de tropas en Afganistán y por las caricaturas de Mahoma

Las autoridades suecas han identificado -"en un 98%"? al autor del frustrado atentado del pasado sábado en Bryggargatan, en el centro de Estocolmo, como Taymur Abdul Wahad al-Abdaly, de 28 años, un ciudadano sueco, nacido en Bagdad y que residía últimamente en la ciudad británica de Luton. El fiscal general sueco, Tomas Lindstrand, reconoció ante los medios de comunicación que los suecos habían tenido "muchísima suerte" porque el terrorista intentaba "matar al máximo número de personas posible".

A las 17.00 del sábado,, el centro de Estocolmo estaba lleno de ciudadanos que se disponían a realizar sus compras navideñas. Las autoridades creen que el terrorista pretendía hacer detonar sus bombas en unos grandes almacenes o en la estación central de Estocolmo.

Más información
Siete detenidos en Irlanda por un supuesto plan para asesinar a un dibujante sueco
La policía sueca investiga si un terrorista suicida es el autor de las dos explosiones en Estocolmo
Al Qaeda pone precio a la cabeza de un dibujante sueco
"El atentado en Estocolmo es un caso aislado pero puede sentar un precedente"

Adbul Wahad llevaba seis bombas en un cinturón, una mochila y, probablemente, una también entre sus manos. Fue precisamente la que manipulaba la que explotó causándole la muerte, pocos minutos después de que su coche, cargado con varias botellas de gas, hubiera explosionado en la calle de Olof Palme.

Lindstran se mostró convencido de que Adbul Wahad no actuó solo. "Sabemos por experiencia", dijo, "que normalmente hay siempre más gente involucrada en una acción como esta". El terrorista había mandado previamente un mensaje audio a la policía relacionando su ataque con la presencia de tropas suecas en Afganistán y el hecho de que las autoridades no hubieran pedido disculpas por las caricaturas de Mahoma realizadas por un artista sueco hace ya más de un año.

Las imágenes de la explosión que le costó la vida al terrorista se repetían hoy en las televisiones suecas. Un transeúnte, alertado por la primera explosión, grabó la segunda y los instantes posteriores hasta la llegada de la policía que cubrió el cuerpo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En un primer momento se aseguró que en la zona se había recuperado una gran bolsa llena de clavos, aunque el fiscal no lo confirmó. El primer ministro sueco Fredrik Reinfeldt se dirigió a la nación para pedir calma y recordar que "la gente debe poder vivir junta con dioses diferentes o ningún dios".

Adbul Wahad estaba censado en Tranås, una pequeña ciudad al sur de Suecia a, pero vivía en la localidad británica de Luton desde hace tiempo. Pronto se localizó su perfil en la red social Facebook, donde él mismo se describe como muy religioso.

Este hombre, "nacido en Bagdad, educado en Suecia y radicalizado en el Reino Unido", como hoy le definían los medios de comunicación suecos, estaba casado y tenía dos hijos. Había estudiado en la universidad de Bedford y era especialista en terapia deportiva. Recientemente había sido expulsado de la mezquita local de Luton por sus ideas extremistas. Las policías suecas y británica investigan ahora todas las redes de comunicaciones de la zona para localizar posibles llamadas que hubiera hecho antes del fatal atentado, con el convencimiento de que tiene cómplices en Suecia o el Reino Unido.

Antes del ataque del sábado, una agencia de noticias sueca había recibido un correo electrónico con un archivo de audio en sueco y árabe, con amenazas por la presencia de soldados suecos en Afganistán y por la protección otorgada a Lars Vilks, autor de una caricatura de Mahoma. "Nuestras acciones hablarán por ellas mismas, mientras no termine vuestra guerra contra el islam y la humillación del profeta y vuestro estúpido apoyo al cerdo Vilks", dice la grabación.

Vínculo con Al Qaeda

Por su parte, el centro estadounidense para la vigilancia de sitios islamistas (SITE, en su siglas en inglés) lo ha vinculado con la rama iraquí de Al Qaeda, el grupo llamado Estado Islámico de Irak. Dice el centro que el terrorista dejó un testamento escrito en el que decía cumplir la "promesa" hecha por la rama terrorista cuando, en 2007, llamó a vengarse de Suecia por la publicación de caricaturas ofensivas de Mahoma del dibujante Lars Vilks.

Según las autoridades, el ataque comenzó con la explosión de un vehículo, cargado con bombonas de gas, en una calle comercial del centro de Estocolmo. Quince minutos más tarde se registró una segunda explosión a unos 300 metros, con el resultado de un muerto y dos heridos. "Ha sido una suerte, fue un fracaso", comentaba Bo Janzon, un veterano artificiero. "Este tipo de bombas pueden llevar entre cinco y diez kilos de explosivos. Que tuviera además esquirlas [se encontró una bolsa de clavos cerca del cadáver del terrorista] indica que tenía la intención de mutilar y matar".

Primer atentado suicida en Suecia

Las autoridades ya no dudan de que se trató de un atentado suicida, el primero que se registra en el país. El jefe de los servicios de seguridad, Anders Thornberg, señaló ayer que seguía investigando si el atentado forma parte de una trama, o bien es un hecho aislado. El pasado 1 de octubre, Suecia había elevado su nivel de alerta, pero Thornberg aseguró que, por el momento, no hay elementos que vinculen el atentado del sábado con las informaciones que provocaron la alerta. Las investigaciones continúan a contrarreloj.

El primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, calificó ayer el atentado de "inaceptable" e "indeseable", y horas antes el ministro de Exteriores, Carl Bildt, expresó en su Twitter su preocupación por el "ataque terrorista. Fracasó, pero pudo ser catastrófico". El imán de la principal mezquita de Estocolmo, el jeque Hassan Moussa, condenó, igualmente, el atentado y se distanció de "cualquier forma de ataque, violencia, terror y amenaza contra personas inocentes independientemente del motivo o pretexto".

El incidente agudiza la preocupación que reina en los servicios de seguridad europeos, después de los atentados frustrados por parte de Al Qaeda en Yemen, contra aviones de carga que volaban a EE UU, y de la emergencia declarada por Alemania el mes pasado. Varios presidentes europeos se solidarizaron con el Gobierno sueco.

Un policía recoge muestras en el lugar de la calle Brygargatan donde se inmoló el terrorista.
Un policía recoge muestras en el lugar de la calle Brygargatan donde se inmoló el terrorista.CLAUDIO ÁLVAREZ
El presunto terrorista islamista Taymur Abdel Wahab.
El presunto terrorista islamista Taymur Abdel Wahab.THE GUARDIAN
Dos explosiones han sacudido el centro de Estocolmo en la tarde de este sábado. Minutos antes del incidente, el Gobierno sueco había recibido un correo electrónico relacionando el ataque con la guerra de Afganistán.Vídeo: AGENCIA ATLAS

"Que vuestro hijos mueran igual que los nuestros"

Extractos del texto adjunto del correo electrónico recibido por la agencia de noticias sueca TT poco antes de las explosiones del pasado sábado en el centro de Estocolmo. El email adjuntaba también un archivo de audio en el que una voz masculina leía el texto en árabe y sueco.

"En el nombre de Dios misericordioso. Plegarias y paz al profeta Mahoma, la paz sea con él".

"Gracias a Lars Vilks y sus dibujos del profeta Mahoma, la paz sea con él, y a vuestros soldados en Afganistán y a vuestro silencio sobre todo esto, que vuestros hijos, hijas, hermanos y hermanas mueran de la misma manera que mueren nuestros hermanos y hermanas e hijos".

"Ahora los Estados islámicos han logrado lo que prometieron. Estamos en Europa y en Suecia, somos una realidad, no una invención, y no voy a decir nada más sobre esto".

"Nuestras acciones hablarán por sí mismas, mientras no pongáis fin a vuestra guerra contra el Islam y la humillación del profeta y vuestro estúpido apoyo al cerdo Vilks"

"A todos los musulmanes de Suecia, les digo: dejad de humillaros, ya que una vida de humillación se aleja del islam. Ayudad a vuestros hermanos y hermanas y no temáis a nada ni a nadie, adorad solo a Dios"

"A mi familia, intentad perdonarme. No podía quedarme sentado mientras se comete toda esta injustita contra el islam y el profeta Mahoma, la paz sea con él, mientras el cerdo Vilks hacía lo que hizo".

"Perdonad mis mentiras: nunca fui a Oriente Próximo para trabajar ni ganar dinero, fui allí por la Yijad. Espero que podáis entenderme en algún momento. Nunca podría haberos contado esto ni a vosotros ni a nadie."

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS