San Francisco prohíbe los juguetes en los menús de comida rápida

La ciudad californiana intenta disuadir a los niños y a sus padres de ir a hamburgueserías para combatir la obesidad infantil

Estados Unidos tiene un problema de obesidad infantil. Según estadísticas del Gobierno, un 13% de los niños norteamericanos es obeso. Diversas ciudades han comenzado a tomar medidas para disuadir a los niños y a sus padres de comer en restaurantes de comida rápida. Después de que Nueva York obligara a las cadenas alimenticias a publicar el número de calorías de cada alimento junto a su precio, el pasado martes San Francisco aprobó una ley que prohíbe a los establecimientos como McDonald's o Burger King regalar juguetes con comidas altamente calóricas o muy ricas en sodio y grasas saturadas.

Es un desafío al Happy Meal, un menú empaquetado en una colorida caja de plástico que suele incluir un juguete para atraer a los niños, todo por un precio de entre tres y cuatro dólares (dos y tres euros). Comercializado por McDonald's, normalmente contiene normalmente un refresco, patatas y cuatro piezas de pollo rebozado y frito. Según las tablas nutricionales de McDonald's, un menú de ese tipo puede contener hasta 580 calorías, con 710 miligramos de sodio. Si el pollo se sustituye por una hamburguesa con queso, las calorías aumentan hasta 780 y los miligramos de sodio hasta 1.145. En ninguna de ambas instancias, McDonald's podría ofrecer un juguete con el menú.

Más información

El gobierno local de la ciudad votó el martes a favor de prohibir que los restaurantes de la ciudad regalen juguetes junto con menús que: tengan más de 600 calorías, más de un 35% de su valor nutricional provenga de grasas, contengan un 10% de grasas saturadas, ofrezcan más de 640 miligramos de sodio, no incluyan una ración de frutas o vegetales. Es una forma de luchar contra la obesidad infantil y contra la hipertensión que provoca el exceso de sal. Los nutricionistas recomiendan que los niños mayores de cinco años coman alrededor de unas 1.200 calorías diarias.

La medida entra en vigor en diciembre de 2011, y aunque el alcalde de la ciudad, Gavin Newsom, ha anunciado que la vetaría, fue aprobada en el Gobierno local con suficientes votos (ocho contra tres) para sortear ese veto. Desde que introdujo el menú en 1979, McDonald's ha vendido 20 millones de Happy Meals en EE UU.

Un niño y su padre, con juguetes incluidos en un menú de comida rápida en San Francisco.
Un niño y su padre, con juguetes incluidos en un menú de comida rápida en San Francisco.AFP
Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción