El presidente de Globovisión anuncia que no se entregará a la justicia de Venezuela

Zuloaga, crítico con Chávez, sigue en paradero desconocido mientras crece la preocupación internacional.- El presidente venezolano dice que "no hay país más democrático que Venezuela"

El presidente del canal de noticias Globovisión, Guillermo Zuloaga, sobre quien pesa una orden de captura emitida el viernes por los tribunales venezolanos, ha anunciado hoy que no se entregará a la justicia al considerar que el caso de "usura y acaparamiento" de autos nuevos en su contra es una "venganza" de Hugo Chávez. "He llegado a la conclusión de que con mi entrega no le hago ningún favor al país, ni a Globovisión ni a mi familia", ha dicho Zuloaga en una entrevista telefónica con su cadena de noticias, muy crítica con el Gobierno "revolucionario" de Chávez. El presidente venezolano no ha tardado en responder a sus críticos: "No hay país más democrático que Venezuela".

En unas declaraciones difundidas hoy por las cadenas BBC World News y BBC Mundo, Chávez aborda un amplio abanico de temas, desde sus relaciones con Irán y EEUU, hasta la independencia del poder judicial, defendiendo con vehemencia su modelo.

Más información
Chávez intensifica la presión sobre los periodistas críticos
Detenido en Venezuela el presidente de Globovisión por criticar al Gobierno
El Gobierno de Chávez interviene un banco vinculado con la cadena de TV Globovisión
El presidente de la cadena opositora a Chávez aparece en Washington
Chávez se hace con el control de Globovisión

"Aquí no hay dictadura. Yo he sido electo tres veces. Y cuando los ricos me sacaron por un golpe de Estado el pueblo volvió a traerme. Soy un demócrata. Tengo la legitimidad que me da la mayoría del pueblo. Socialismo democrático y en democracia", ha afirmado cuando se le preguntó si Venezuela tiene una democracia auténtica.

Zuloaga ha pedido a los trabajadores de la cadena y a su audiencia que no se sientan "defraudados o abandonados" por él dada su decisión no presentarse ante la justicia venezolana. Ni Zuloaga ni sus abogados han informado de si se encuentra dentro o fuera del país. "Desde donde quiera que esté lucharé sin descanso, día y noche, por mantener vivos en nuestra Venezuela el derecho a opinar, el derecho a progresar con trabajo y la lucha porque se respeten todos los derechos", ha señalado. Zuloaga se ha mostrado confiando en que Globovisión se mantendrá "comprometida con el ejercicio del periodismo y con Venezuela, para continuar su rumbo de informar las realidades que el Gobierno trata de callar".

"¿Y este señor, por qué no se presenta?"

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

"No puede ser que el chantaje dirigido hacia mi familia o mi persona sea un elemento de perturbación que nos distraiga de los temas importantes para los venezolanos, o que sea un medio para la autocensura", ha sentenciado Zuloaga. Además del negocio de la televisión, Zuloaga es propietario de varios concesionarios de coches, en sociedad con uno de sus hijos, también llamado Guillermo. Ambos fueron imputados en junio de 2009 por el delito de "usura genérica", al presumir que se dedicaban a revender los automóviles a precios que duplicaban su valor original, aprovechándose de la alta demanda y la poca oferta de vehículos nuevos en Venezuela.

En marzo de este año, Zuloaga fue objeto de una segunda investigación. Un grupo de diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela le acusaron de "difundir información falsa" y "vilipendiar" a Chávez a través de una declaración hecha pública durante la reunión semestral de la Sociedad Interamericana de Prensa que días antes se había celebrado en Aruba. Al día siguiente, funcionarios de la Dirección de Inteligencia Militar de Venezuela detuvieron a Zuloaga en el aeropuerto internacional Josefa Camejo, que sirve al Estado noroccidental de Falcón, cuando estaba cumplimentando los trámites de aduana para volar en su avión privado hacia la isla caribeña de Bonaire. A las pocas horas, el empresario fue liberado.

Desde entonces, el proceso contra Guillermo Zuloaga estuvo paralizado, hasta que el presidente volvió a referirse a ambos casos hace una semana. En la televisión nacional, Chávez llamó a Zuloaga "acaparador profesional" y comentó: "Él, por cierto, me acuso por ahí en un foro internacional de que yo había mandado matar a la gente el 11 de abril, y anda libre". "No voy a querellarme contra un burgués, pero hay un sistema que debería poner las cosas en su lugar. A ese señor se le agarró en su casa un bojote de carros. Ese es un delito: acaparamiento, y anda suelto y tiene un canal de televisión, y por ahí dicen lo que les da la gana", dijo Chávez el 3 de junio y luego, el día 11, los tribunales ordenaron su detención. Zuloaga ha criticado la falta de independencia en los poderes públicos y ha dicho que, en su opinión, no era casualidad que "la Fiscalía y los tribunales impongan un castigo inmediato" en su contra, después de que Chávez hablara. El presidente de Globovisión ha insistido en que durante el tiempo que lleva el caso "ha sido incapaz de demostrar el carácter delictivo de los hechos" que se le imputan a él y a su hijo. "Nos tocó constatar nuevamente la injusticia y persecución del Gobierno de Hugo Chávez (...) una venganza presidencial" que se tradujo el viernes pasado "en una orden de encarcelación", ha dicho el empresario.

El empresario ha sostenido que este "nuevo y vil ataque" tiene como único fin tratar de callar a Globovisión y ha pedido a la población que se oponga a la "revolución" de Chávez que "no pierda nunca la fe, la esperanza", que sigan luchando porque "la razón y la verdad" está de su lado. Chávez criticó ayer que Zuloaga "ande huyendo" en lugar de defenderse ante la justicia. "¿Y este señor, por qué no se presenta? Se da la fuga y de una vez empiezan (a expresarle solidaridad) sus amigotes de la SIP y de España", ha subrayado en alusión a la Sociedad Interamericana de Prensa y la Federación de Asociaciones de Periodistas de España. Ayer lunes, el Gobierno de Estados Unidos expresó su preocupación por la orden de detención contra el empresario y presidente de Globovisión, y lamentó el "continuo asalto" del Gobierno de Chávez a la libertad de prensa. La Relatoría para la Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos también manifestó su "profunda preocupación" por el deterioro de la libertad de expresión en Venezuela y exhortó al Gobierno a garantizar ese derecho.

Guillermo Zuloaga.
Guillermo Zuloaga.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS