Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Matrimonio gay en México: con mayoría en contra

Sólo el 22% de mexicanos respalda la legislación, ya aprobada, que permite en la Ciudad de México a homosexuales casarse y adoptar

"Si mi hija se pierde en el parque, ni siquiera puedo ir a la policía a pedir que me ayuden a encontrarla porque legalmente no soy su madre, legalmente no soy nada", decía en entrevista radiofónica Janis, integrante de una pareja de mujeres que llevan seis años viviendo juntas, y que desde hace cinco son madres de una pequeña cuya madre biológica es Emma, su pareja, quien para fines de registros legales aparece como "madre soltera".

"Yo no conozco ninguna pareja de homosexuales que vivan juntos", nos contestó el 74% de las personas que entrevistamos para la encuesta que hoy entregamos a elpais.com, y aun así, sin conocer caso alguno, el 44% de ellos se opone rotundamente a que las leyes reconozcan como matrimonio la unión entre personas del mismo sexo, y el 70% dice que por ningún motivo se debe aceptar que parejas homosexuales adopten.

Oyendo a Janis y Emma platicar su experiencia como pareja, y observándolas discutir con su hija para que se pusiera el suéter (que por supuesto no se puso), entiende uno por qué cuando le preguntamos a la cuarta parte de los entrevistados que sí conocían parejas homosexuales qué impresión tenían de ellas, el 78% nos dijo que eran relaciones mejores o iguales a cualquier otra.

En diciembre pasado la Ciudad de México se convirtió en la primera capital de América Latina que reconoce como matrimonio la unión de personas del mismo sexo, otorgándoles todas las obligaciones y derechos que corresponden, incluyendo el derecho a ser padres o madres adoptivos. Con 39 votos a favor y 20 en contra, los legisladores locales aprobaron una ley que permitirá que Janis adopte legalmente a su hija, y con ello adquiera todos los derechos que hasta hoy sólo tenía por indulgencia de Emma, su pareja, y adquirirá también todas las obligaciones que ha cumplido a cabalidad sólo por convicción.

La mayoría de izquierda en la Asamblea permitió que se aprobara una ley con la que apenas está de acuerdo el 29% de los capitalinos, debido precisamente al capítulo que se refiere al derecho de adopción. Esa aprobación cae al 22% cuando se pregunta a nivel nacional.

"Mis motivos son de carácter ético y/o religioso", nos dijo la mayoría de los entrevistados que se declaran en desacuerdo con que se les permita adoptar a las parejas del mismo sexo, y además encontramos un 24% que nos dijo que no está de acuerdo con que se les permita adoptar por motivos que tienen que ver "con el bien de la sociedad".

Tras su aprobación, las reacciones contrarias a la nueva ley, que entrará en vigor en marzo, no se hicieron esperar. Descalificaciones provenientes tanto de las más altas esferas de la Iglesia Católica, como de pastores protestantes, partidos políticos conservadores y hasta conductores de televisión han llenado los espacios informativos de la primera semana del año en México. Lo que piensa la opinión pública nacional sobre estos debates lo platicaremos aquí la próxima semana, cuando entreguemos la segunda parte de esta encuesta.

NOTA METODOLÓGICA. Encuesta telefónica realizada el 9 de enero, considerando 500 entrevistas a personas mayores de 18 años seleccionadas mediante un muestreo aleatorio simple sobre el listado de teléfonos del país. Con el 95% de confianza, el error estadístico máximo que podría esperarse es del +/- 4.5.