Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PRI mexicano asegura que algunas parejas gays violan a niños adoptados

El partido se opondrá a la adopción por parte de los homosexuales

El Partido Revolucionario Institucional (PRI), el partido del Gobierno en México durante décadas, quiere prohibir que las parejas homosexuales adopten niños porque algunas de éstas "tienen la tendencia" a violarlos. Así lo ha afirmado uno de sus diputados después de que los priistas de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal anunciaran el lunes que entre sus proyectos se encuentra el poner trabas a la adopción de los gays. Los homosexuales pueden, desde este mes, fundar legalmente una familia en la capital mexicana.

La Asamblea es el órgano que legisla en la Ciudad de México. En diciembre pasado aprobó legalizar las uniones entre homosexuales. El proyecto original de la ley contenía una prohibición expresa para que las nuevas parejas no pudieran adoptar. La comunidad lésbico gay se encontraba conforme con ese avance, con la legalización del matrimonio, aunque incluyera límites. Pero en el último minuto se eliminaron las trabas y se les atribuyeron todos los derechos. Desde entonces la izquierda lo ha festejado y la derecha ha llevado el caso a la Suprema Corte. Pero hasta el lunes los priistas no se habían pronunciado claramente al respecto.

Israel Betanzos, líder de la bancada priista compuesta por ocho legisladores, anunció al comienzo de la semana que "van a endurecer" la ley para estas parejas. Dijo que no es discriminación, pero alegó que "existen estudios" -aunque no mostró ninguno ni dio referencia específica- que "confirman que los menores de edad pueden sufrir afectaciones si conviven con personas del mismo sexo en una misma habitación". Aclaró que no están en contra del matrimonio gay, pues incluso aprobaron la ley, pero que "el tormento es muy duro y afecta a terceras personas" por lo que complicarán todo lo posible la adopción.

Horas después, y en sendas entrevistas para dos espacios de W Radio, el diputado priista Chistian Vargas fue más allá sobre lo que los motiva a prohibir la adopción y aseguró que, como no son sus hijos biológicos, hasta pueden violarlos. "No queremos que adopten porque a los de su sangre apenas los cuidan", trató de explicar el diputado. Vargas señaló que respeta que los homosexuales se casen, pero que permitirles la adopción ya es "un libertinaje que les dio el gobierno del Distrito Federal". Consultado sobre sus fuentes para hacer tales aseveraciones, el diputado priista dijo que saca sus datos de la misma comunidad lésbico gay y de los heterosexuales.

La semana pasada entró en vigor la ley y ya son una decena las parejas que hasta hoy se han casado. En las primeras cuatro de esas bodas el jefe de Gobierno Marcelo Ebrard fue testigo de honor. Hay que subrayar que hoy, con o sin polémica, la preferencia sexual no es un factor que se tome en cuenta para la adopción, pero eso cambiará si los priistas logran su propósito.