Berlusconi exige aislar a quienes fomentan el odio tras salir del hospital

El primer ministro lanza palabras conciliadoras al salir del hospital: "Si cambia el clima político, mi dolor no habrá sido inútil"

Con una media sonrisa tras el vendaje que cubre la nariz, el labio superior y la mejilla izquierda, saludando a las cámaras, Silvio Berlusconi ha abandonado esta mañana el hospital San Raffaele de Milán, donde ha pasado cuatro días recuperándose de la agresión que sufrió el domingo en la plaza del Duomo. Antes de llegar a su residencia Villa San Martino en Arcore, al norte de Milán, el primer ministro se detuvo en la consulta de su dentista, Massimo Mazza, para tratarse los dos dientes afectados por el golpe. Ahora deberá guardar reposo durante 10 o 15 días, dijeron sus médicos. El rotativo suizo Le Matin ha informado de que el primer ministro, de 73 años, ha pedido cita en una clínica de cirugía estética en Gravesano (Suiza), se supone que para reparar el tabique nasal parcialmente fracturado y posibles cicatrices.

"Si la oposición sabe de verdad tomar distancia"
"Yo de todos modos seguiré adelante con las reformas"

Más información

Las primeras palabras del primer ministro tras el alta han llegado a través de una nota oficial. "Me quedarán dos o tres recuerdos de estos días", decía. "El odio de unos pocos y el amor de muchísimos italianos. A todos les hago la misma promesa: seguiremos adelante con la misma fuerza y determinación que antes por el camino de la libertad". "Se lo debemos a nuestro pueblo y a nuestra democracia", ha agregado Berlusconi, asegurando que "no prevalecerá ni la violencia de las piedras ni la de las palabras, que todavía es peor".

"Una nueva fase de diálogo"

"Si con lo que ha pasado obtenemos un clima más tranquilo y honesto en la política italiana, mi dolor no habrá sido inútil", ha señalado también Berlusconi. Ahí han acabado las palabras pacificadoras. El resto mostró que aunque el magnate ha salido del trauma tocado de un espíritu más integrador, no se ha convertido, como algunos pensaban, en un franciscano pacifista. El primer ministro será inflexible con quienes, en su opinión, promueven el odio. "Si la oposición sabe de verdad tomar distancia de forma honrada de los pocos que fomentan el odio, podemos abrir una nueva fase de diálogo. Yo de todos modos seguiré adelante con las reformas, porque las piden los italianos", ha advertido.

La impresión es que, usando un lenguaje algo menos agresivo, Berlusconi sigue teniendo las mismas intenciones y los mismos problemas que tenía. Y que no piensa enunciar a su proyecto: primero, librarse como sea de los juicios que tiene pendientes; segundo, reformar la Constitución para controlar mejor a fiscales y jueces e incluso al Tribunal Constitucional. Para ello tratará de aislar a la oposición irreductible del ex juez Antonio di Pietro, que el domingo estaba ya formando un frente común antiberlusconiano con la oposición en pleno, y sin duda seguirá atacando a la prensa más crítica.

El Pueblo de la Libertad ha ofrecido al Partido Democrático y a los democristianos de la UCD un "pacto democrático" y parece haber seducido a ambos. El Partido Democrático se plantea abandonar a su aliado ocasional, Di Pietro. El líder, Pier Luigi Bersani, tras visitar a Berlusconi en el lecho del dolor, salió entregado a la causa. Y Nicola Latorre, hombre de confianza de Massimo D'Alema, ha dicho que "el deber es frenar el conflicto político y comenzar a reformar". La oferta del PDL habla de "no utilizar atajos judiciales", frase que no se refiere a que Berlusconi se vaya a someter a los procesos; al revés, critica un supuesto uso espurio de la justicia para deslegitimar la voluntad popular.

La idea de la mayoría sigue siendo aprobar lo antes posible un escudo legal transitorio, una ley puente a medida que ofrezca 18 meses de calma para sacar adelante la reforma constitucional que incluirá la inmunidad de los altos cargos del Estado. El mediador del plan es Gianfranco Fini, el único del PDL que puede hablar con la oposición y con Berlusconi a la vez. Su aspiración es abrir una nueva estación política, de reformas constituyentes y encuentro común en torno a la Constitución, con la "estrella polar" del presidente de la República como única brújula.

Antes de Navidad, Fini tendrá una reunión política con Berlusconi en Arcore, explica su portavoz, "con la idea de pactar una reforma que conforme a todos". En su opinión, es posible una relación de respeto recíproco con el líder máximo. Al menos, ése es su deseo.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha salido esta mañana del hospital San Raffaele de Milán. El mandatario ha saludado a quienes le esperaban a las puertas del centro médico y ha subido rápidamente a su vehículo para dirigirse hacia su residencia milanesa de Arcore. Berlusconi mostraba un bendaje en su rostro. Al parecer, los fuertes dolores de cervicales y de cabeza que tenía estos días han disminuido pero deberá guardar reposo durante 15 días para recuperarse de las consecuencias de la agresión sufrida este domingo a manos de un hombre con problemas psicológicos.   AGENCIA ATLAS
Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50