Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El servicio secreto de Uribe, contra las cuerdas

Desaparece el polémico DAS, tras años de escándalos

Tres meses; ése es el plazo que ha fijado el Gobierno de Colombia para que desaparezca el Departamento Administrativo de Seguridad -DAS, la agencia de inteligencia del Estado- y en su lugar nazca otro ente encargado de "producir inteligencia y contrainteligencia" para garantizar la seguridad nacional. Otras labores pasarán a ser competencia de distintos organismos, como la dirección de la policía y la fiscalía.

El Gobierno sale el paso así a más de cinco años de escándalos que involucran a esta entidad, dependiente de Presidencia, en graves hechos: alianzas con narcotraficantes y paramilitares -el DAS, entre otros, pasó información a los paramilitares sobre sindicalistas y defensores de derechos humanos asesinados más tarde-, interceptaciones telefónicas (chuzadas) y seguimientos a políticos, periodistas, magistrados de los altos tribunales y defensores de derechos humanos.

La preocupación mostrada desde Washington y desde la ONU por las chuzadas -escándalo que salió a la luz a comienzos del año- fue el punto de inflexión. Hace pocos días, el Departamento de Estado las consideró "alarmantes e inaceptables" y pidió encontrar a los culpables.

Cuatro ex directores del DAS están vinculados a la investigación y 11 funcionarios han sido detenidos. Dos de ellos, los jefes de inteligencia y contrainteligencia, han quedado en libertad por fallos de procedimiento.

El vienes pasado, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navy Pillay, pidió al presidente, Álvaro Uribe, los archivos recaudados por el organismo de inteligencia sobre Naciones Unidas. Existen serias sospechas de que en 2005 le siguieron los pasos al relator especial de la ONU para los pueblos indígenas en su visita a Colombia en 2005.

Según el presidente Uribe, las últimas chuzadas denunciadas no las hizo el DAS; forman parte, aseguró, de un complot criminal contra Colombia. Ya se sabe que las interceptaciones, de agosto pasado, al magistrado investigador estrella en el escándalo del maridaje política-paramilitarismo fueron hechas desde la fiscalía. Un fiscal y tres miembros de la policía se encuentran hoy en el punto de mira de la justicia.

Esta semana se supo que la Procuraduría -Ministerio Público- tenía equipos para hacer grabaciones. Las investigaciones por las escuchas se extendieron ya a empresas e importadoras que venden servicios y equipos para espiar.

El fin del DAS, con 56 años de historia, anunciado el viernes por la noche, causó revuelo y dividió a la opinión pública. "Para salvar el DAS, lo único que había que hacer era que desde Palacio sede del Gobierno de la República de Colombia] no se siguieran ordenando las chuzadas", dijo de inmediato el presidente del Partido Liberal y ex presidente César Gaviria. "Es maquillaje", comentó Gustavo Petro, del Polo Democrático Alternativo y una de las víctimas de chuzadas y seguimientos.

El DAS no es el único organismo que ha desaparecido en los siete años de Gobierno de Uribe. Si el presidente logra mantenerse en el poder durante tres periodos continuados -la segunda reelección le posibilitaría 12 años consecutivos-, a los niños que nacieron con su Gobierno el país de antes les sonará completamente ajeno. Uribe fundió ministerios -por ejemplo, el de Interior y Justicia- y liquidó entidades emblemáticas, como el Seguro Social y la Caja Agraria.

Es posible también que se siga desdibujando uno de los partidos que fueron hegemónicos desde el nacimiento de la República: el Conservador, que podría terminar refundiéndose completamente en el uribismo. Una reciente reforma permitió a los políticos en un lapso corto de tiempo cambiar de partido. Las siete agrupaciones que conformaron el uribismo se refundieron en dos: el partido de la U y el Conservador.