Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Palin dice que Chávez es un dictador y amenaza con sancionar a Venezuela

La 'número dos' de McCain, entrevistada en un canal latino, pide mano firme contra la inmigración indocumentada en EE UU

La candidata republicana a la vicepresidencia de EE UU, Sarah Palin, ha vuelto hoy a protagonizar un nuevo tropiezo en política exterior después de que, hace algo más de un mes, mencionara la posibilidad de "ir a la guerra" si Rusia volvía a invadir Georgia. El objeto de sus declaraciones ha sido esta vez el presidente venezolano, Hugo Chávez, a quien ha tildado de "dictador" y sobre el que ha abogado por la "imposición de sanciones" como "opción para hacerle frente".

Durante una entrevista concedida al canal de televisión latino Univision, el entrevistador ha recordado a Palin que, durante un acto en Wisconsin, "llamó dictador a Hugo Chávez". La respuesta de la republicana ha sido tajante: "Sí (le llamé dictador)", ha dicho.

La número dos del aspirante a la Casa Blanca, John McCain, se ha mostrado contraria a una intervención militar contra Chávez aunque ha defendido las sanciones económicas. "La acción militar tiene que ser la última opción siempre con cualquiera de los problemas y desafíos que tenemos alrededor del mundo", ha dicho Palin, quien ha añadido que tanto ella como McCain odian la guerra y aman la paz.

"Queremos, a través de las negociaciones, y las sanciones, de ser necesario, presionar a dictadores como Hugo Chávez para que vean que no se van a poder meter con Estados Unidos de la forma que ellos quieren", ha asegurado. Según Palin, Chávez quiere usar el petróleo "como un arma" y por eso entiende que es importante que EE UU alcance la "independencia energética" para ser "cada vez menos dependiente de alguien como Hugo Chávez".

Mano firme en inmigración

La gobernadora ha defendido, en línea con McCain, la necesidad de reforzar la seguridad en las fronteras estadounidenses como parte de un programa integral que buscaría, en una segunda fase, dar solución al problema de los alrededor de 12 millones de indocumentados en el país.

En la entrevista en el canal hispano, Palin se ha mostrado contraria a permitir que los indocumentados obtengan licencias de conducir y ha defendido la continuidad de las redadas, aunque mencionando que deberían de estudiarse "caso a caso". La política de McCain en materia de inmigración se ha tornado más conservadora de camino a la Casa Blanca. Como senador, el aspirante republicano buscó regularizar a los inmigrantes indocumentados aunque apoyó la construcción del muro en la frontera de México. Su programa electoral ahora está más influenciado por las bases conservadoras.

Desde que Palin ha aparecido en la arena política, la campaña electoral estadounidense se ha endurecido. De boca de la número dos de McCain han salido algunos de los ataques personales más polémicos contra Obama. Palin ha vinculado en varias ocasiones al candidato demócrata con "terroristas", y especialmente con la figura de William Ayers, líder radical de los 60 y fundador de un grupo que promovió atentados en EE UU. A principios de septiembre, en plena Convención republicana, la imagen de la gobernadora catapultó la candidatura de McCain pero en las últimas semanas, tras declaraciones muy polémicas y la condena de abuso de poder en el caso del despido de un policía en Alaska, ha precipitado el desplome republicano en las encuestas.