Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alto precio del famoso pintalabios de Palin

El partido republicano gastó en septiembre casi 120.000 euros en 'embellecer' a su candidata a vicepresidenta

Para imitar a Sarah Palin, Tina Fey ha tenido que trabajar su imagen incansablemente. Pero eso no es raro, ya que se trata de una actriz dando vida a un personaje. Lo que sí llama la atención es el drástico cambio de look de la verdadera Palin desde que empezó su carrera a la vicepresidencia, al parecer por recomendación del partido republicano que, dicho sea de paso, ha pagado por todos sus ajustes.

Según el New York Times, el comité nacional del partido gastó en septiembre más de 150.000 dólares (alrededor de 117.000 euros) en ropa, maquillaje y accesorios no sólo para la gobernadora de Alaska, sino para todos los miembros de su inacabable familia.

Al analizar la cifra, saltan a la vista los detalles: miles de dólares gastados en marcas de ropa de las tiendas más chic de Nueva York e incluso una factura de más de 75.000 dólares de Neiman Marcus, en Minneapolis, una de las ciudades donde se realizó la Convención Republicana en septiembre.

Cada uno de los datos fue publicado en los formularios mensuales de gastos del partido, cuyos contenidos son públicos y de los que se deduce que los republicanos han aumentado en forma importante el consumo en peluquería y maquillaje, justo a partir del mes en que McCain presentó a su femenina compañera de carrera presidencial.

Otros medios estadounidenses se atreven a aventurar que Palin no ha sido fotografiada ni una sola vez con la misma ropa y, como una de las facturas de cinco mil dólares proviene de la exclusiva boutique Atelier, que sólo vende ropa de caballero, sugieren que no es difícil adivinar de dónde vienen los nuevos trajes del marido de la candidata.

Tracey Schmidt, portavoz de la campaña de McCain y Palin, restó importancia a las inversiones del partido republicano en estilismo: "Con los temas relevantes que en este momento está enfrentando el país, es impresionante que gastemos tiempo hablando de trajes y blusas. Nuestra intención siempre ha sido que la ropa utilizada en la campaña sea donada a la caridad después de las elecciones".

Mientras tanto, el portavoz de los republicanos, Alex Conant, no quiso entrar en detalles al ser consultado por el New York Times. "El comité nacional republicano no hace comentarios acerca de los gastos relacionados con su estrategia". Esta última parece ser la palabra clave.