Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Morales renuncia a la reelección para poder aprobar la nueva Carta Magna boliviana

El partido del presidente logra un acuerdo para convocar el referéndum constitucional tras aceptar las exigencias de la oposición

El presidente boliviano, Evo Morales, ha llegado a un acuerdo con sus opositores que permitirá aprobar en el Congreso Nacional el referéndum sobre la nueva Constitución del país, gracias a su compromiso de no optar a una nueva reelección en los comicios de 2014. Según representantes del Gobierno, la decisión se ha tomado para que la oposición deje de "chantajear" la aprobación de la nueva Carta Magna.

El pacto, alcanzado entre representantes del Movimiento al Socialismo (MAS, el partido de Morales) y los partidos de la oposición, fija la fecha de la consulta para el 25 de enero de 2009 y prevé la celebración de elecciones generales en diciembre de 2009, a las que sí podrá presentarse el actual presidente. También incluye correcciones al texto aprobado por la Asamblea Constituyente en materias como la descentralización autonómica, las reformas agraria y judicial, los recursos naturales o el modelo económico.

Minutos después del anunciarse el acuerdo, que aún debe ser ratificado por el Congreso Nacional, Morales se unió a sus seguidores a la cabeza de la multitudinaria marcha que exige la convocatoria constitucional, que ha llegado ya este lunes a la plaza de Murillo de La Paz, donde se ubican el Parlamento y la sede del Gobierno, después de haber recorrido durante siete días unos 200 kilómetros por el Altiplano desde la localidad andina de Caracollo. Los líderes sindicales que encabezan la protesta habían amenazado con cerrar el Congreso Nacional si los legisladores no llegaban a un acuerdo este lunes.

Estrategias enfrentadas

La convocatoria del referéndum constitucional tiene que ser aprobada por al menos dos tercios de los votos del Congreso, una mayoría de la que no dispone el MAS, lo que le ha obligado a negociar. La intención inicial del partido del presidente era convocar elecciones generales en cuanto se apruebe la Carta Magna, pero la actual gestión de Morales (que inició en 2006) no contaría como primer mandato al abrirse un nuevo periodo constituyente. De este modo, Morales podría presentarse a comicios generales en 2009 y, en caso de ganar, optar a la reelección en las siguientes para una nueva gestión de cinco años.

La oposición ha denunciado que el verdadero objetivo del MAS con la nueva Constitución es que Morales se perpetúe en el poder convirtiéndose en un presidente "vitalicio", algo que ha negado el Gobierno, acusando a su vez de chantaje a sus opositores y de impedir el consenso a pesar de haberse atendido todas sus demandas previas sobre la Carta Magna, entre ellas, las autonómicas o las relacionadas con la reforma agraria.

Con el acuerdo alcanzado in extremis, Morales podrá participar de las elecciones con la nueva Constitución por un nuevo periodo constitucional, pero no ser reelecto como era la exigencia y temor de los partidos opositores. "El presidente de la República, de una manera muy desprendida, ha planteado eliminar en los hechos la reelección", anunció el representante del Gobierno tras concluir la negociación.