Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado el ex jefe de la Dina chilena por la muerte de un sacerdote español

Antonio Llidó fue torturado y desapareció en 1973

Un juez condenó al ex jefe de la Dirección de Inteligencia Nacional (Dina, el aparato represivo de la dictadura de Augusto Pinochet), general Manuel Contreras, y a otros tres ex agentes del mismo organismo a siete años de cárcel sin beneficios alternativos, como autores del delito de detención y posterior desaparición del sacerdote español Antonio Llidó Mengual, cometido a finales de septiembre o principios de octubre de 1973.

En el texto de su veredicto, que ocupa 113 páginas, el juez Jorge Zepeda, de la Corte de Apelaciones de Santiago, obliga al Estado a indemnizar con el equivalente a 127.000 euros, más los gastos originados por el proceso, a una hermana del sacerdote, Josefa Llidó, querellante en este caso.

Tras ser detenido en septiembre de 1974, Llidó fue brutalmente torturado en un cuartel secreto de la Dina. Otra prisionera, María Caballero, recuerda que, pese a "estar mal", el sacerdote daba ánimos a otros detenidos. Un dirigente sindical, Juan Jiménez, testificó que, después de un interrogatorio, Llidó "volvió sangrando del pecho", y otro detenido, Hernán Schwember, sostiene que el sacerdote quedó con problemas en la dentadura después de que le aplicaran electricidad en la boca.

Inicialmente, la dictadura reconoció la detención del sacerdote. Incluso el propio Augusto Pinochet lo admitió ante un grupo de obispos de diversas iglesias que fueron a preguntarle por los detenidos. "Ése no es un cura, es un marxista", afirmó el ex dictador, confirmando que sabía de la detención.

El rey Juan Carlos, organismos internacionales y de derechos humanos, además de la Iglesia católica, presionaron infructuosamente al régimen a favor de Llidó, pero los militares adujeron que no estaba detenido. El sacerdote, que tenía 38 años en el momento de su desaparición, había llegado a Chile en una comisión de misiones de cooperación y se comprometió con los cristianos por el socialismo durante el Gobierno que presidió el socialista Salvador Allende.