Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Brasil el narcotraficante más buscado por Estados Unidos

Juan Carlos Ramírez Abadía era el responsable del cártel más poderoso de Colombia

El narcotraficante más buscado por la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA), el colombiano Juan Carlos Ramírez Abadía, alias Chupeta, ha sido detenido hoy en Sao Paulo, han informado fuentes oficiales brasileñas. Ramírez Abadía era el jefe del cártel del Norte del Valle, considerado el más poderoso de Colombia en la actualidad.

Ramírez Abadía, de 44 años, prófugo de la justicia colombiana y reclamado por Estados Unidos, fue detenido en una urbanización de lujo de Aldeia da Serra, uno de los municipios del área metropolitana de Sao Paulo, según fuentes de la Policía Federal. "Se trata del narcotraficante más buscado en todo el mundo por la DEA, que ofrecía cinco millones de dólares por informaciones sobre su paradero", ha dicho el portavoz de la Policía Federal en esa ciudad brasileña.

Se cree que el arrestado es el propietario de los cerca de 90 millones de dólares en efectivo que la policía colombiana ha descubierto en los últimos meses en cinco escondites en distintos barrios de la ciudad de Cali.

Según las autoridades estadounidenses, Ramírez Abadía comenzó su trayectoria en el tráfico de narcóticos en el cártel de Cali. En 1996 se entregó a la policía colombiana. De acuerdo con la DEA, tras purgar una condena por narcotráfico, el colombiano salió de prisión en 2002 y reanudó sus actividades delictivas.

Chupeta, según la prensa colombiana, estaba entre la veintena de narcotraficantes que heredaron los negocios de los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, que hace años lideraron el cártel de Cali. De acuerdo con el diario colombiano El Espectador, Ramírez Abadía asumió la jefatura del negocio tras ganarse la confianza del capo del entonces cartel del Norte del Valle, Iván Urdinola Grajales, cuando trabajó para él como montador de caballos. En 1996, cuando se entregó a la justicia, las autoridades colombianas lo acusaban de haber enviado hasta entonces 20 toneladas de cocaína a Estados Unidos.