Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Padrino mexicano se fuga de la cárcel en un armario

Un narcotraficante condenado a diez años aprovecha una mudanza para huir de prisión con la ayuda de los guardias de seguridad

El narcotraficante mexicano Pastor García Soto, más conocido como El Padrino, cumplía una condena de diez años de prisión en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Ciudad Juárez, localidad mexicana del Estado de Chihuahua fronteriza con Estados Unidos, hasta que ayer aprovechó una mudanza efectuada con una furgoneta para escapar del penal escondido en un armario, según informa hoy el diario local Milenio. Al parecer, El Padrino pudo huir gracias a la connivencia de los vigilantes.

El teniente de la policía Eugenio Orona Castro ha sido detenido acusado de permitir la salida del vehículo "sin revisar minuciosamente los muebles de madera" extraídos del centro penitenciario, al que algunos llaman el Cereso de papel por su supuesta vulnerabilidad, añade el rotativo.

El periódico se hace eco de las informaciones que apuntan que el director de la prisión, Fernando Romero Magaña, "gozaba de los regalos que le hacía el reo evadido", de 40 años, "al que apoyó en todo momento en los negocios que abrió dentro del penal desde hace varios meses".

El Padrino, agrega la publicación, "era conocido por las grandes comidas que ofrecía a los vigilantes y a los directivos del penal, por donde se paseaba sin ser molestado por todas las áreas restringidas y en donde tenía establecidas sus tiendas para la venta de diversos productos".