Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex jefe de la policía secreta chilena revela la suerte de 580 desaparecidos

El general retirado Manuel Contreras acusa a Pinochet de nuevo de dirigir la represión durante la dictadura

El general retirado Manuel Contreras, que durante años estuvo al frente de la policía secreta del dictador chileno Augusto Pinochet, ha revelado hoy el destino de unos 580 desaparecidos y ha señalado al tirano como el principal responsable de la represión desatada durante esos años oscuros. El abogado del militar, Juan Carlos Manns, ha entregado la lista de los represaliados, con información sobre su detención y su destino, a la Corte Suprema de Justicia, según ha dicho para tratar de exculpar a sus subalternos, inculpados, procesados o condenados por crímenes contra los derechos humanos.

En el escrito remitido hoy a la Corte, Contreras afirma que fueron Pinochet y la Junta Militar quienes dieron la orden de reprimir "a los grupos de izquierda que podrían generar una oposición al Gobierno" durante los primeros años de la dictadura. "La responsabilidad jerárquica no viene de un teniente coronel [grado de Contreras en 1973], o de capitanes y tenientes, que formaban la cúpula de la DINA [Dirección de Inteligencia Nacional], sino que había un orden jerárquico superior", ha precisa el militar, que añade: "Como director de la Dirección de Inteligencia Nacional no he podido sustraerme, ni moral ni profesionalmente, a la barbarie judicial y publicitaria a la que han sido sometidos todo un conjunto de personas absolutamente inocentes".

El Informe Rettig, que en 1991 documentó las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la dictadura de Pinochet (1973-1990), asegura que de los 985 detenidos-desaparecidos atribuidos a las Fuerzas Armadas, 359 correspondieron a acciones de la DINA, y 304 a la policía militarizado, los conocidos como Carabineros.

Ya a finales de enero, Contreras, que desde entonces cumple una condena de 12 años de cárcel por el asesinato de un opositor a la dictadura, acusó a Pinochet de no cumplir el código de honor de soldado y de haber sido la "cúpula de la DINA". Poco antes de dar con sus huesos en la cárcel, Contreras cargó contra su superior, al que acusó de abandonarlo después de haberle hecho el trabajo sucio en la dictadura y con quien desayunaba a diario para darle cuenta de la represión contra los opositores. "Pinochet era la cúpula de la DINA (...) Yo cumplí mi misión de acuerdo a las órdenes que me dio", aseguró entonces.

Cuatro años antes, en enero de 2001, las Fuerzas Armadas chilenas hacían público un informe en el que reconocían por primera vez implícitamente que durante la dictadura hubo violaciones de los derechos humanos. El documento mencionaba como 27 detenidos fueron arrojados al mar desde el aire; varias personas fueron detenidas, condenadas en consejos de guerra sumarísimos y fusiladas, sin que luego se entregara su cuerpo a los familiares; e incluso se produjeron inhumaciones clandestinas de cadáveres. Entonces se proporcionó información sobre 400 desaparecidos, y datos concretos sobre 200 de ellos. Hasta entonces, sólo se había esclarecido el destino de 171 represaliados.

Según informado La tercera, Contreras fue condenado en firme en 1995 a siete años de cárcel por la muerte del ex ministro de Asuntos Exteriores Orlando Letelier, que tuvo lugar en Washington en 1976. En julio de 2001, tras terminar de cumplir esa condena, fue procesado por la justicia argentina por la muerte del comandante en jefe del Ejército Carlos Prats y su mujer, Sofía Cuthbert en Buenos Aires en 1974. Además, Contreras está procesado por tratar de ocultar la muerte de 119 represaliados dentro de la Operación Condor.