Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OTAN culmina la mayor ampliación de su historia

La Alianza Atlántica acoge en su seno a Eslovenia, Eslovaquia, Rumanía, Bulgaria y las ex repúblicas soviéticas bálticas de Estonia, Letonia y Lituania

La Alianza Atlántica ha acogido, en una solemne ceremonia en la Casa Blanca, a siete antiguos países comunistas. Eslovenia, Eslovaquia, Rumanía, Bulgaria y las ex repúblicas soviéticas bálticas de Estonia, Letonia y Lituania son ya parte de la organización. La OTAN, que nació en 1949 para proteger precisamente a Europa occidental de la URSS, desplaza ahora su centro de gravedad al Este. Una ampliación hasta las puertas mismas de Rusia, que sigue sin esconder su irritación ante lo que considera una amenaza.

"Les doy la bienvenida a las filas de la Organización del

Atlántico Norte", ha declarado el presidente estadounidense, George W. Bush, quien ha recalcado en su discurso las obligaciones de democracia y defensa mutua

que implica la participación en la Alianza.

A partir del 29 de marzo, "el 40% de los integrantes de la OTAN serán antiguos países comunistas que reforzarán militarmente esta organización", ha dicho el embajador de Estados Unidos ante la Alianza Atlántica, Nicholas Burns. "Su adhesión nos permite rediseñar el mapa de la OTAN, desplaza el centro de gravedad al Este, extiende nuestro alcance y refuerza la Alianza", según Burns.

Los siete nuevos socios participan ya en las operaciones de estabilización más importantes de la OTAN: todos están en Kosovo, Bosnia y Afganistán y seis de ellos tienen tropas en Irak. Con esta ampliación y la de la Unión Europea el próximo 1 de mayo, "hemos cumplido uno de los mayores objetivos estratégicos de la Alianza: una Europa por primera vez viviendo en paz, libertad y democracia desde hace cientos de años", afirma el embajador de EE UU.

Eslovenia, Eslovaquia, Rumanía, Bulgaria y las ex repúblicas soviéticas bálticas de Estonia, Letonia y Lituania han convertido formalmente en miembros de la OTAN este lunes, en una ceremonia en la Casa Blanca a la que asisten el presidente de EE UU, George W. Bush, y el secretario general de la Alianza, Jaap de Hoop Scheffer. Antes, los jefes de Gobierno de los nuevos socios han entregado sus respectivos instrumentos de ratificación del Tratado de Washington de 1949, del que Estados Unidos es depositario. Varios días después, el 2 de abril, la OTAN dará "formalmente la bienvenida" en Bruselas a esos nuevos miembros. Ese día está prevista en la sede de la OTAN en Bruselas la solemne ceremonia de izado de las banderas de los nuevos Estados miembros de la organización militar.

Rusia, irritada

El 21 de noviembre de 2002, la OTAN enterraba en Praga los últimos vestigios de la guerra fría y daba un paso clave hacia la reunificación de Europa, al invitar a estos siete antiguos países comunistas a ingresar en 2004. Lanzaba también así su ampliación hasta las puertas de Rusia, que sigue sin esconder su irritación.

La Alianza insiste en que el proceso se realiza en "plena transparencia" con Moscú y "no es una amenaza" para el Kremlin. Sin embargo, la extensión del régimen de defensa del área colectiva de la OTAN a Estonia, Letonia y Lituania ha molestado sobremanera a Rusia, dado que la Alianza desplegará cuatro cazabombarderos en Lituania para supervisar el espacio aéreo de esos nuevos aliados.

Rusia también ha advertido en varias ocasiones del peligro de que la OTAN o EE UU muevan sus fuerzas al Este. De hecho, el cambio de gravedad hacia el Este de la Alianza ha llevado a Washington a reestructurar su presencia militar en Europa. EE UU prepara una reducción del nivel de sus tropas en Europa de hasta un tercio, lo que supondría uno de los mayores repliegues de fuerzas militares desde la Segunda Guerra Mundial. Además, el Pentágono planea cerrar ciertas bases en Europa occidental y abrir otras bases pequeñas, temporales y móviles, en países como Polonia, Bulgaria y Rumanía, capaces de responder al nuevo tipo de amenazas como el terrorismo. Estados Unidos cuenta con 119.000 militares en Europa, de los cuales 80.000 están desplegados en Alemania. Durante la guerra fría, Washington llegó a disponer de más de 300.000 militares en Europa occidental. Hasta ahora, la Alianza nunca había aceptado en su seno desde su creación a más de tres nuevos países de golpe.

La OTAN fue fundada en 1949 por 12 estados miembros: Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Islandia, Italia, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Portugal, Gran Bretaña y Estados Unidos. En 1952, accedieron Grecia y Turquía; en 1955, Alemania; en 1982, España, y en 1999, la República Checa, Hungría y Polonia, hasta completar los diecinueve que integran la principal organización militar mundial que a partir de hoy contará con 26 aliados, nueve de ellos antiguos miembros del extinto Pacto de Varsovia. "Antes, cuando un país ingresaba en al OTAN, era para defenderle. Ahora los nuevos socios se adhieren para contribuir al mantenimiento de la paz en zonas como Afganistán", ilustra un embajador aliado.