Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el cámara de Tele 5 José Couso tras impactar un misil de EE UU en el hotel Palestina

El informador ha perdido la vida en la mesa de operaciones .-Su compañero Jon Sistiaga abandonará Bagdad junto con los restos de Couso

El cámara de Tele 5 José Couso, de 37 años, ha muerto hoy al impactar un misil en el hotel Palestina, donde se alojan la mayoría de los periodistas extranjeros en Bagdad, según han confirmado fuentes de la cadena de televisión. Otro periodista, de la agencia Reuters, ha muerto y otros dos han resultado heridos. Un oficial estadounidense ha confirmado que uno de sus tanques efectuó un disparo contra el hotel, al creer que estaban siendo atacados por francotiradores, según esta fuente. Horas antes, los estadounidenses han acusado a los iraquíes de instalar baterías antiaéreas entre el hotel y el centro de la Cruz Roja que hay en las inmediaciones.

Segundo español muerto en 24 horas

Casado y con dos hijos de tres y seis años, el periodista gráfico José Couso ha muerto mientras era intervenido quirúrgicamente en un hospital de la capital iraquí donde había sido ingresado con graves heridas. Natural de Ferrol (A Coruña), Couso había perdido la pierna como consecuencia del impacto, que también la había dañado la mandíbula, la cabeza, la barbilla, el pecho y el costado, con una abundante pérdida de sangre.

El cámara de Tele 5 había sido trasladado a un hospital en un coche particular acompañado de su compañero, el periodista Jon Sistiaga, quien había expresado su esperanza de que Couso saliera con vida del impacto, puesto que había estado consciente incluso hasta antes de ser intervenido.

El impacto del misil ha sorprendido al cámara de Tele 5 tomando unas imágenes desde el piso 14 del hotel, desde donde se divisaban los intensos combates entre las tropas estadounidenses y las iraquíes a sólo unos metros del hotel.

En el ataque ha muerto también un cámara de nacionalidad ucraniana que trabajaba para la agencia británica Reuters y ha provocado heridas a otros dos informadores. El proyectil ha impactado en el piso 15, donde se encuentran las oficinas de esta agencia de información.

Este hecho tiene lugar después de que ayer muriera el periodista de El Mundo Julio Anguita Parrada, de 32 años, en un ataque con misiles contra la unidad militar con la que viajaba como informador, la 2ª Brigada de la 3ª División de Infantería del ejército estadounidense.

Un tanque de EE UU disparó al hotel

El mando estadounidense ha reconocido que uno de sus tanques ha disparado al hotel. "El tanque ha sido objeto de disparos de cohete RPG y de armas de pequeño calibre desde el hotel, por lo que ha respondido una sola vez. Entonces los disparos han cesado", ha declarado el general Buford Blount, comandante de la 3ª División de Infantería. Sin embargo, según informa un periodista de Sky News no se habían producido disparos desde el hotel hacia el tanque.

El mando ha insistido en que los periodistas no son objetivos militares, aunque ha culpado a las tropas iraquíes de mezclarse con los civiles. Su versión es contradictoria, ya que el tanque ha disparado contra el piso 15, cuando supuestamente los disparos de los francotiradores provenían de la planta baja.

Por su parte, el ministro de Defensa, Federico Trillo ha dado instrucciones al general español que está en Kuwait para que pida explicaciones a Estados Unidos por este ataque.

Tele 5 desalojará al único periodista que mantiene en Bagdad

El director de Informativos de Tele 5, Juan Pedro Valentín, ha informado esta tarde de que ha solicitado a su corresponsal Jon Sistiaga que abandone Bagdad y que éste ha respondido que sí regresará a España y que lo hará con los restos de su compañero muerto, el cámara José Couso.

Además, Valentín ha rechazado enviar a la capital iraquí a algún relevo ya que la situación empieza "a estar demasiado descontrolada". Para la repatriación del cuerpo de Couso, ha explicado que la cadena está hablando con el Gobierno, el Ejército y Cruz Roja para ver "cual es la mejor posibilidad y más viable y menos sufrimiento en general pueda provocar".

Por otro lado, Valentín ha reconocido que "no merece la pena (perder la vida) por toda la información que hemos realizado". "Creíamos que el hotel era un lugar seguro -ha añadido-. Desde allí se podía grabar para montar la información, sin necesidad de hacer excursiones.

Más información