Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CERCO A SADAM

Los inspectores retrasarán su regreso a Irak a la espera de una nueva resolución de la ONU

La Unmovic cede a las presiones de EE UU y Reino Unido

La agencia de desarme de la ONU (Unmovic) ha cedido a las presiones de EE UU y Reino Unido y ha decidido retrasar el retorno de los inspectores a Irak hasta que Naciones Unidas no emita una nueva resolución. Así lo ha comunicado esta tarde Hans Blix, jefe de los inspectores a los miembros del Consejo de Seguridad.

Hasta hoy mismo, los inspectores tenían previsto regresar a Bagdag en dos semanas. Así al menos lo expresaron tras reunirse en Viena a comienzos de semana con una delegación iraquí. Tanto la Unmovic como el Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA) han manifestado hoy que es necesario la aprobación del Consejo de Seguridad para hacer efectivo el retorno. "Necesitamos el soporte unánime del Consejo de Seguridad antes de emprender las inspecciones", han asegurado.

El jefe de los inspectores, Hans Blix, anunció el despliegue de los miembros de la Comisión de las Naciones Unidas para la Verificación, Inspección y Vigilancia del desarme en Irak (Unmovic) para el 15 de octubre. Sin embargo, después de que Estados Unidos haya hecho saber que quiere una nueva resolución que autorice el uso de la fuerza militar si Irak la incumple, se desconoce la fecha en la que serán enviados.

En este sentido, Blair ha mostrado esta mañana, en una entrevista concedida a la emisora de radio de la BBC, su coincidencia con las tesis de Washington, al tiempo que ha considerado que el régimen iraquí tiene derecho a contar con "armamento convencional" pero nunca químico, biológico o nuclear. Así, una nueva resolución parece inevitable, después de que Irak indicara el martes que está dispuesto a que regresen los inspectores, pero se negara a abrir los ocho complejos presidenciales.

La negativa de Francia y Rusia

Esos ocho complejos están compuestos por 1.058 edificios, que incluyen desde oficinas, almacenes y garajes hasta mansiones de lujo, de acuerdo a los informes de la anterior comisión de la ONU encargada del desarme iraquí, que fue expulsada en 1998 por Bagdad. Tras escuchar a Blix, el Consejo tiene que decidir si envía ya los inspectores o espera a darles nuevas instrucciones, entre ellas la de lograr que se permita el acceso sin restricciones a los palacios.

Esta cuestión puede prolongarse, ya que el borrador de resolución dado a conocer por EE UU es demasiado duro como para que, en principio, sea aceptado por otros miembros. El texto supondría un cheque en blanco a EE UU para que lleve a cabo una intervención militar, según algunos diplomáticos, a lo que ni Francia ni Rusia están dispuestos. En los pasillos de la ONU se duda de la firmeza de Francia por su reciente cambio de postura en el conflicto de la Corte Penal Internacional.

En cuanto a Moscú, que en un principio se había mostrado en contra de una nueva resolución, parecía haber dejado la puerta abierta al diálogo, presionado por sus empresas petroleras. Sin embargo, el viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Alexandr Saltánov, ha calificado esta mañana de "inaceptable" el proyecto de resolución de Londres y Washington. Así, aunque muchos analistas vaticinan largas horas de negociación antes de adoptar resolución alguna, la cuestión se resolverá cuando Francia o Rusia la acepten.

Debate en el Senado de EE UU

El Senado de EE UU comienza hoy el debate de un proyecto para otorgar facultades de guerra contra Irak al presidente Bush, quien ya se ha asegurado la aprobación de la Cámara de Representantes, de mayoría republicana. Se prevé que la iniciativa será aprobada también por la cámara alta, dominada por los demócratas por un solo voto, pese a una creciente oposición popular a un conflicto bélico.

El Senado votará el proyecto la próxima semana probablemente después de que haya sido aprobado por la Cámara de Representantes, según fuentes legislativas. Bush, quien acusa a Irak de acumular armas de destrucción masiva, se mostró complacido por la decisión de la Cámara de Representantes e indicó que la guerra podría ser inevitable si Sadam Husein no se despoja de su arsenal.

El acatamiento total de las demandas del Consejo de Seguridad "es la única opción y el tiempo que queda es limitado", declaró Bush en la Casa Blanca tras reunirse con los líderes demócratas y republicanos del Congreso. "No dejaremos el futuro de la paz y la seguridad de EE UU en las manos de este hombre cruel y peligroso", manifestó.

Más información