_
_
_
_
_

¿Qué hace atractivo a un hombre en 2024?

Patrick Dempsey ha sido elegido el ‘hombre vivo más sexy’ por la revista ‘People’. ¿Qué ha sido de las alabanzas a la nueva masculinidad y a los físicos no normativos?

Patrick Dempsey
Patrick Dempsey, en el estreno de 'Ferrari' en el Festival de Venecia, el pasado 31 de agosto.Claudio Onorati (ZUMAPRESS.com / Cordon Press)

Por más que pudiera parecer que la estética indie sleaze estaba destinada a ser la absoluta vencedora a la hora de asentar las bases de los hombres más deseados del año, los gustos están cambiando a una velocidad tan trepidante como la que dicta el fugaz cambio de las tendencias de moda. Poco después del furor por esos señores efébicos llegó el momento de los hombres himbo, esos robustos y apuestos caballeros cuyos músculos superan a su intelecto (como Travis Kelce, el novio de Taylor Swift). La prueba definitiva de que la nueva masculinidad que medios y redes sociales señalan como la más deseable tiene más de marketing que de realidad, ha sido la elección de la revista People de Patrick Dempsey como el hombre más sexy del año. “La sociedad tiende a aferrarse a lo familiar y cómodo. Este tipo de figuras pueden ser percibidas como seguras y cercanas. Aunque se hable de una nueva masculinidad, hay personas que sienten todavía resistencia a lo desconocido o lo radicalmente diferente. Por eso, hombres con esta elegancia y gusto por lo clásico suelen conquistarnos”, asegura a ICON la psicóloga Lara Ferreiro.

El papel que interpreta Patrick Dempsey en 'Anatomía de Grey' le ha valido el primer puesto entre los guapos más guapos de la tele.
El papel que interpreta Patrick Dempsey en 'Anatomía de Grey' le ha valido el primer puesto entre los guapos más guapos de la tele.

Regreso al pasado

Cuando nos planteamos, ante una elección tan sorprendente (el actor lleva fuera del spotlight desde su adiós en Anatomía de Grey) como poco innovadora (su apariencia de príncipe Disney no puede ser más normativa), qué es lo que hace a un hombre sexy en 2023, Erick Pescador Albiach, sociólogo, sexólogo y especialista en Desarrollo de la Cultura del Cuidado, lo tiene claro: exactamente lo mismo que en el pasado. “Han cambiado muy poco los estándares y el prototipo viril masculino tradicional. Para una gran parte de la sociedad (en especial las mujeres), si no cambian los valores que sustentan el poder y lo que es un hombre sexy, tampoco cambia el prototipo. Dicho de otro modo: si no cambiamos el valor de lo masculino, lo atractivo será lo de siempre: cara angulosa de rasgos duros representando virilidad y fuerza, a medio afeitar o poco afeitado (algo dejado para no ser demasiado femenino), con mirada perdida y media sonrisa... resumiendo, un Humphrey Bogart un poco actualizado, musculado y algo más sonriente”, asegura.

Señala que, en teoría, un hombre sexy en nuestro tiempo debería ser un hombre feminista y, por tanto, empático. Un tipo sensible, cuidador de sí mismo y de las personas de su entorno, leal, respetuoso, posicionado contra los abusos y la violencia… Sin embargo, opina que eso no es sexy, pues se perfila como lo opuesto a los valores masculinos de siempre. “Habría que reinventar al hombre sexy para que no fuera el dominador, tal y como hemos sido capaces de ver sexy a una mujer poderosa y no sumisa (o al menos en ese camino andamos)”, opina Pescador.

Anteriormente, figuras como Brad Pitt, Channing Tatum y Michael B. Jordan han ostentado este título. Así queda claro que la belleza normativa y los músculos siguen siendo más sensuales que la vulnerabilidad y las siluetas desgarbadas. Y eso, pese a que según el informe de Tendencias Dating 2024 de Bumble, un 32 % de los encuestados prioriza la intimidad emocional a la física por seguridad y comprensión. Según datos procedentes de un estudio de la plataforma Ashley Madison, el 5% de los encuestados sentía atracción por la persona debido a su inteligencia, siendo el amante generalmente más culto que su cónyuge o pareja. Por si fuera poco, según la web de citas, el 31% de las mujeres se sienten atraídas por las biografías interesantes.

Ni siquiera es el factor “tendencia” el que ha influido en la elección del actor, pues como hemos señalado, desde su desaparición en Anatomía de Grey, parece vivir a la sombra del “doctor buenorro”. Como explicó en 2012 la editora Julie Jordan a USA Today, para elegir al hombre más sexy del año, la revista presta atención a los comentarios de las redes y los medios y a lo que dice el público en general sobre la cobertura de celebridades durante todo el año. “También les preguntamos a las celebridades femeninas a quién votarían como el hombre más sexy del mundo”, aclaró. Por otra parte, consultan con focus groups e incluso piden al personal editorial que dé su propia opinión.

Michael B. Jordan, en los Premios Oscar de 2016.
Michael B. Jordan, en los Premios Oscar de 2016. Christopher Polk (Getty Images)

La belleza está en el int… en el exterior, claro

Aunque nos esforzamos por ensalzar la nueva masculinidad y abrazar una sensibilidad renovada, ¿siguen teniendo las revistas miedo a encumbrar a esas figuras? “Es muy probable que así sea, porque buscan lo que atrae a más público. Si un hombre como Patrick Dempsey genera mucha más expectación que otro, van a elegir poner en la foto de portada a este tipo de hombre. ¡El público manda! Las revistas mainstream normalmente se orientan por los gustos comerciales. Si saben que ciertos estándares de belleza van a ser mucho más rentables, no van a dudar en ensalzar más estas figuras más clásicas”, explica Ferreiro.

En 2017 ocurrió algo más pasmoso que la elección de Dempsey: la revista eligió a un hombre feo. En realidad, Blake Shelton está lejos de serlo, pero las redes sociales se esforzaron en hacer de un hombre canónicamente deseable un chiste. Suponemos que comparar a alguien “atractivo” con un Dios del Olimpo de la talla de Channing Tatum hace irremediable que, en la comparativa, el pobre cantante country se convierta en un monstruo ante la cruel mirada de las redes… “Es que en realidad, las revistas suelen ser muy cautelosas y se preocupan mucho por los temas que pueden generar controversia. ¡Nadie quiere recibir una crítica! Por eso el miedo a veces nos hace tomar malas decisiones. Sabemos que los estereotipos de género siguen prevaleciendo en muchos medios, y no es algo nuevo. A pesar de la evolución, los estereotipos arraigados influyen en las decisiones de las editoriales, queramos o no”, explica Ferreiro.

Brad Pitt
Brad Pitt, en la final de Wimbledon, en julio de 2023.Adam Davy (PA Images/ Getty Images)

Dan Wakeford, que fue redactor jefe de People entre 2019 y 2022, aseguró que no es sólo la apariencia la que se tiene en cuenta a la hora de valorar a los candidatos. Puso como ejemplo a Michael B. Jordan (lo sabemos: con esos bíceps, hablar de un espectro ajeno a la normatividad resulta, cuanto menos, curioso), que fue elegido el más sexy en 2020 por su activismo en el movimiento Black Lives Matter y por la forma en la que siempre ha luchado por los derechos de las mujeres. El bueno de Wakeford olvidó mencionar sus férreos músculos y sus facciones perfectas...

Lara Ferreiro señala que lo físico es lo primero que nos entra por los ojos y lo que nos hace juzgar como creemos que es, aunque luego nos llevemos buena o mala impresión. “La cultura y los medios de comunicación a menudo comparten imágenes de ideales de belleza física que están omnipresentes en las redes sociales, la publicidad y el cine. Es normal que el físico sea lo primero en que nos fijamos, pero por supuesto, el físico no lo es todo. La sensibilidad y el sentido del humor son aptitudes con mucho encanto”, asegura. En este punto, Erick Pescador Albiach difiere. “En nuestro imaginario pesan más los estándares físicos y son estos los más representados en las escenas de amor y sexo. Un hombre puede ser divertido y hacerte reír, pero será un buen amigo, no alguien a quien llevarte a la cama o al que te lanzarías en sus brazos en una discoteca. Quienes ligan y se llevan a la reina de la fiesta a casa es Superman, Thor y los vampiros de Crepusculo”, asegura. Incluso cuando las revistas ensalzan físicos ligeramente alejados de la normatividad, los medios admiten cierta disidencia siempre y cuando los hombres ensalzados estén musculados, mantengan un punto de virilidad y presuman antes o después de sus capacidades sexuales.

Portada de la revista 'People' con Blake Shelton elegido como el hombre más sexy del año en 2017.
Portada de la revista 'People' con Blake Shelton elegido como el hombre más sexy del año en 2017.

Ferreiro refuerza la idea de que la cultura pop y los medios de comunicación desempeñan un papel crucial en la formación de las percepciones de belleza. “Los actores, modelos, músicos e ídolos de los jóvenes influyen en la imagen que tiene la sociedad. Por eso, las tendencias de la cultura pop pueden cambiar radicalmente las preferencias del público. Según las tendencias que surjan en cada época, tendemos a seguir una serie de gustos comunes. La cultura está en constante cambio. Aunque a veces los cambios suelen ser lentos, la diversidad en la expresión de la masculinidad y feminidad ha ganado reconocimiento, y eso es un gran avance”, señala.

En realidad, por más que pensemos que Chalamet es sexy (quizás el hecho de que salga con Kylie Jenner nos hace pensar que tiene un as en la manga que se nos ha escapado) y por mucho que miles de personas firmaron en 2021 una petición para que Anthony Fauci fuera elegido el hombre más sexy del mundo por la revista People (Brad Pitt fue el encargado de interpretar al prestigioso epidemiólogo en un sketch de Saturday Night Live), seguimos aplaudiendo a los príncipes Disney de dentadura perfecta, facciones cinceladas y músculos hercúleos.

Timothée Chalamet con traje Louis Vuitton. El actor representa la nueva masculinidad alejada de músculos y testosterona.
Timothée Chalamet con traje Louis Vuitton. El actor representa la nueva masculinidad alejada de músculos y testosterona.Mike Coppola (Getty Images)

Puedes seguir ICON en Facebook, X, Instagram, o suscribirte aquí a la Newsletter.

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_