Juana de Aizpuru, “La más bella” de ARCO: historia sentimental de una fotografía

‘Recorridos por ARCO’, exposición que puede verse en el centro cultural Conde Duque de Madrid, se concibió en tiempos prepandémicos para conmemorar el aniversario de la feria, y cuenta con una selección de 140 fotos. Sobre todas ellas destaca esta imagen de la galerista

Una de las fotos de la exposición: la de la galerista Juana de Aizpuru junto al letrero “La más bella”. Ella es imprescindible para la propia existencia de ARCO.
Una de las fotos de la exposición: la de la galerista Juana de Aizpuru junto al letrero “La más bella”. Ella es imprescindible para la propia existencia de ARCO.MIGUEL ÁNGEL TORNERO

Este año es único para ARCO por dos motivos. El primero es que nuestra principal feria de arte contemporáneo cumple 40 ediciones, ya que se ha celebrado con puntualidad, año tras año, desde aquel febrero de 1982 inaugural. La segunda es que precisamente 2021 podría interrumpir esta tendencia: debido a la pandemia, ya se retrasaron hasta julio las fechas previstas, y ahora se anuncia que esto ni siquiera es definitivo, ya que en función de cómo se desarrollen los acontecimientos podría ser que el cuadragésimo ARCO se trasladara al año que viene.

Entre tanto nos espera Recorridos por ARCO, una exposición fotográfica que puede verse en el centro cultural Conde Duque de Madrid hasta el 4 de abril. La muestra se concibió en tiempos prepandémicos para conmemorar la historia de la feria, pero ahora cumple el propósito imprevisto de suplirla durante los meses en que tradicionalmente se celebraba. Está comisariada por Rafael Doctor, quien reunió una selección de las fotos, de entre todas las que él mismo había encargado a distintos artistas entre 1997 y 2010, como consecuencia de una iniciativa destinada a poner en valor la disciplina fotográfica y documentar los entresijos de ARCO.

Como resultado, podemos ver trabajos de creadores tan prestigiosos como Ana Laura Aláez, Txomin Badiola, Cristina García-Rodero, Miguel Trillo, Alberto García-Alix o Cristina Lucas. “Son unas 450 obras, de las que hemos expuesto solo 140”, cuenta Rafael Doctor. “Me centré en los artistas que se tomaron más en serio el proyecto, porque algunos hicieron un trabajo más forzado. También he buscado que se entienda que ARCO no es solo una feria, sino un lugar para el pensamiento”.

'Itziar y Ana Laura', 2000, una de las imágenes de la exposición 'Arco. Recorridos fotográficos'.
'Itziar y Ana Laura', 2000, una de las imágenes de la exposición 'Arco. Recorridos fotográficos'.ANA LAURA ALÁEZ

Hay trabajos que van más allá del documento y se convierten en obras artísticas que no desmerecen del trabajo habitual de sus autores. Pero, visitando la exposición, resulta difícil no encallarse en una de las fotos, la que realizó en 2007 Miguel Ángel Tornero (Baeza, Jaén, 1978), que al ubicar a la galerista Juana de Aizpuru junto al letrero “La más bella” propicia que el espectador realice todo tipo de asociaciones. Hay que mencionar que su galería cumplió medio siglo de vida el año pasado, y ese es solo uno de los méritos que atesora.

También es importante recordar que Juana de Aizpuru no es solo una galerista particularmente longeva, sino un factor imprescindible para la propia existencia de ARCO. Cuando se le menciona que fue una de sus creadoras, siempre hace puntualizaciones. Y la objeción viene por el lado del “una de las”. Fue ella quien a principios de los años ochenta, cuando su galería estaba aún en Sevilla, entendió la importancia y la oportunidad de que la España recién entrada en democracia que aspiraba a ser moderna tuviera una feria de arte contemporáneo como las que ella misma visitaba en otros países.

Fue ella quien, tras fracasar con una primera propuesta para Barcelona, consiguió el sí de Adrián Piera, presidente del recinto ferial madrileño de Ifema. También fue quien tuvo la idea de atraer a los mejores comisarios y críticos internacionales programando charlas y encuentros profesionales (el imán de la Movida también ayudó), un método después copiado por otras ferias similares en todo el mundo. Si se la ha llamado Juana de ARCO en tantas ocasiones que el juego de palabras es ya un cliché de la escena del arte contemporáneo español, ¿cómo no considerarla también la más bella de este baile?

'Sin título' (2004), una de las imágenes de la exposición en el Centro Cultural Conde Duque Madrid.
'Sin título' (2004), una de las imágenes de la exposición en el Centro Cultural Conde Duque Madrid.Cristina Lucas

El autor de la foto nos cuenta las circunstancias de su creación, desvelando de paso que la imagen tiene truco: “Aquel año vinieron bastantes galerías musculosas, alguna haciendo un gran despliegue de obras de Damien Hirst, por ejemplo”, recuerda Tornero. “Y un poco de todo eso hablé en mi serie para los Recorridos. Había, por ejemplo, otra con el letrero de “cabrón con suerte”, que era una obra de Fernando García presentada en el stand de Generaciones de Cajamadrid antes de que saliera el asunto de las tarjetas black. Hice una serie de narraciones, creíbles pero manipuladas, por medio de collages digitales en los que recortaba y pegaba elementos que iba fotografiando en mis paseos por el ecosistema ARCO. Y una de esas fotos es esta donde Juana cambia su stand por el de La más bella [título de una revista de arte contemporáneo que tenía otro espacio en Ifema]”.

Coleccionistas, galeristas, artistas y muchos otros visitantes (la feria recibe unos 100.000 cada año, lo que la convierte en una de las más concurridas del mundo) tienen impresa en la mente su propia imagen de Juana: ya sea supervisando atentamente el montaje del stand o participando activamente en él, guiando a un comprador de postín por el tupido bosque artístico de su espacio o aprovechando algún breve descanso para acicalarse o dar cuenta de un tentempié, porque las galeristas no se alimentan del aire. Ni siquiera ella.

Si alguien lo sabe es Maribel López. La actual directora de ARCO lleva vinculada profesionalmente a esta marca desde 2011 y ha vivido toda clase de situaciones junto a Juana. “La imagen nos muestra algo innegable, y es que, más que una galerista, ella es un icono”, afirma. “Me gusta mucho escucharla para conocer su opinión y, aunque no siempre coincidamos, en mi horizonte de trabajo se encuentran algunos de los principios que ha compartido conmigo. Hacia ella va toda mi admiración”.

Se ha dicho que para convertirse en un icono hay que mantener el mismo look durante el tiempo suficiente, y desde luego a esta teoría parece abonada Juana, cuyo cardado flamígero integra el acervo visual de la feria desde sus orígenes. Lo que tampoco es un mérito menor, porque justamente en una feria de arte contemporáneo hay competencia. Algo de esto atrajo a Tornero cuando se planteó su foto: “Era un juego y un homenaje, en cierto modo superficial, que hice atraído por ese look icónico, contemporáneo y perenne a la vez, como de personaje de cómic. De villana entrañable, de esas que caen mejor que la superheroína protagonista”.

Al espejito del cuento mejor le preguntamos cuándo se celebrará la edición número cuarenta de ARCO. Porque lo de quién es la más bella ya nos lo sabemos.

“Reunimos en total unas 450 obras, de las que hemos expuesto solo 140”, cuenta Rafael Doctor.
“Reunimos en total unas 450 obras, de las que hemos expuesto solo 140”, cuenta Rafael Doctor.CRISTINA GARCIA-RODERO
Hay creaciones que van más allá del documento y se convierten en obras artísticas que no desmerecen del trabajo habitual de sus autores.
Hay creaciones que van más allá del documento y se convierten en obras artísticas que no desmerecen del trabajo habitual de sus autores.Bruce Gilden


Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ianko López

Es gestor, redactor y crítico especializado en cultura y artes visuales, y también ha trabajado en el ámbito de la consultoría. Colabora habitualmente en diversos medios de comunicación escribiendo sobre arte, diseño, arquitectura y cultura.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS