El cardenal Juan José Omella, en la misa por los difuntos durante la pandemia en la Sagrada Familia.

Pecado de soberbia

Puigdemont está de paso, Torra ya ha pasado, Ponsatí puede ir diciendo barbaridades… Todos ellos pasarán. Pero la Iglesia, con cardenales como Omella seguirá, como las demás religiones de libro y otras muchas

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada