LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Italia realizará pruebas de coronavirus a quienes lleguen de España

El Gobierno italiano se suma a los países que imponen restricciones a los viajeros que pasan por territorio español

Varios turistas visitan la Fontana de Trevi, en Roma, el pasado jueves.
Varios turistas visitan la Fontana de Trevi, en Roma, el pasado jueves.RICCARDO ANTIMIANI / EFE

El Gobierno italiano ha propuesto a las regiones del país que realicen pruebas de coronavirus a los viajeros procedentes de España, Croacia, Malta y Grecia. Italia ha contabilizado en los últimos días un repunte de contagios importados de países vecinos. Se trata, sobre todo, de jóvenes que regresan de sus vacaciones en el extranjero, que han puesto en alerta a numerosas regiones. Por ejemplo, en Lacio se han registrado varios casos de personas procedentes de Malta o de Ibiza; y en Apulia varios jóvenes que habían viajado en distintos grupos a Grecia y Malta dieron positivo a su regreso. “Como epidemiólogo en este momento quiero dar un consejo: pasad las vacaciones en Apulia o, como mucho, en otro lugar de nuestro país”, ha recomendado Pierluigi Lopalco, director del grupo de científicos que asesora al Gobierno regional.

Ante esta situación, varias regiones comenzaron este martes por la noche a anunciar restricciones para los viajeros llegados de estos países. Se barajaban desde cuarentenas solo para los residentes en Italia hasta pruebas rápidas en los aeropuertos. El Ejecutivo de Giuseppe Conte, a través del Ministerio de Sanidad, unificó este miércoles las medidas y pidió pruebas para todos, turistas y nacionales. Se trata así del enésimo golpe al turismo español, ya muy mermado por la pandemia y castigado en las últimas semanas por las restricciones a los viajeros que pasen por España impuestas por Reino Unido, Alemania y Francia, entre otros. Italia, cuarto caladero principal del turismo español —4,5 millones de visitantes en 2019—, es la última en sumarse a una lista de países ya demasiado larga.

El ministro de Sanidad, Roberto Speranza, según confirman fuentes del ministerio a EL PAÍS, propuso el martes a los presidentes de las regiones, en una reunión extraordinaria, que quienes regresen de esos países deben haberse realizado una prueba en las últimas 72 horas o, en caso contrario, deberán someterse a una en las 48 horas posteriores a su entrada en Italia. Este tipo de exámenes podrán hacerse también en los aeropuertos, puertos y estaciones, donde sea posible. En caso de que el resultado sea negativo, no deberán hacer cuarentena. Si es positivo, las autoridades sanitarias comenzarán a rastrear todos los contactos posibles. La mayoría de representantes regionales ha aceptado las indicaciones y en las próximas semanas comenzarán a unificar los métodos para practicar las pruebas.

El objetivo de Roma es tener una norma común y evitar un baile de normativas dispares entre regiones que entorpecería la movilidad dentro del territorio nacional. El Gobierno también quería evitar imponer una cuarentena a los miles de italianos que se encuentran pasando sus vacaciones en el extranjero y que salieron del país sin limitaciones previas.

La idea de testar las llegadas es replicar el modelo de pruebas que se utilizó en los aeropuertos para los viajeros procedentes de Bangladesh cuando en la capital se registró un rebrote de casos importados de este país asiático. En algunos vuelos procedentes de Daca se llegaron a localizar hasta 36 positivos, por lo que el Ejecutivo decidió cancelar las conexiones con este país a inicios de julio y prohibir la entrada a todos los pasajeros procedentes de allí o que hubieran estado en las dos semanas anteriores en el lugar. Sobre las pruebas a realizar, el comité científico que asesora al Gobierno dio en julio luz verde a las pruebas rápidas serológicas para detectar el coronavirus, al considerar que su eficacia está probada y que es similar a la del tradicional PCR.

Algunas regiones, como Emilia Romaña y Apulia, comenzaron a moverse el martes y anunciaron limitaciones en los viajes, aunque solo para sus residentes. Emilia Romaña, cuya capital es Bolonia, dispuso la obligatoriedad de hacerse pruebas en las 24 horas posteriores a la llegada. Apulia, en el tacón de la bota italiana, optó por una vía más severa y comunicó que impondría un periodo de cuarentena de 14 días a sus residentes, no a los turistas, que hayan visitado España, Grecia o Malta, según afirmó en sus redes su gobernador, Michele Emiliano. ”Son países con alta circulación viral en este momento”, señaló. Tras la recomendación de Sanidad, decidió levantar la cuarentena para los que resulten negativo a las pruebas. Además, como sucede en la mayoría de las regiones, tanto los vecinos como los visitantes procedentes del extranjero o de otras zonas de Italia están obligados a informar de su viaje al departamento regional de Sanidad, que en estos casos activa el protocolo de vigilancia activa en caso de que identifique algún posible brote.

Según la normativa actual, que Italia revisa cada dos semanas, todos los pasajeros que procedan de países de fuera de la UE y del espacio Schengen de libre circulación, además de los llegados de Rumanía y Bulgaria, deberán hacer cuarentena. Los viajeros que provengan de los países considerados no seguros por la UE solo podrán entrar por motivos justificados de trabajo, estudios, salud u otras urgencias. Y tienen prohibida la entrada quienes las dos semanas anteriores hayan estado en una veintena de países considerados de riesgo por Italia, entre ellos Brasil, Bangladesh, Bosnia, Chile, Panamá, Perú o República Dominicana.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50