_
_
_
_
_

El padre de Britney Spears ha sido amputado de una pierna tras una infección

Jamie Spears, quien durante años fue tutor de la cantante, lleva meses con problemas de salud y ahora ha sido una grave infección de rodilla la que ha hecho que le corten una pierna

Jamie Spears
Jamie Spears (en 2012) y su hija, la cantante Britney Spears (en 2017).AP

Los Spears no están pasando por uno de sus mejores momentos como familia. Sus miembros están divididos y apenas mantienen relación entre ellos, y la salud tampoco es su fuerte. Tal y como han publicado este martes 5 de diciembre medios estadounidenses como TMZ y Page Six, Jamie Spears, el padre de Britney y quien durante más de una década fue su tutor legal, ha pasado por una grave infección que ha desembocado en que, hace alrededor de un mes, le amputaran una pierna.

Spears, de 71 años, pasó varias semanas hospitalizado en verano por culpa de una grave infección bacteriana, en unas instalaciones específicas para enfermos infecciosos, pero en octubre se le pudo ver en los alrededores de su casa de Luisiana, mucho más delgado. Sin embargo, según TMZ, hace un mes que perdió la pierna, tras pasar por cinco cirugías de rodilla. Como cuenta en Page Six alguien cercano a él, el motivo era tratar de contener una grave infección que tenía en la rodilla. Ni él ni sus abogados ni su familia han hablado al respecto.

Lo que no queda claro es cómo es actualmente la relación de Britney Spears con su padre, que la mantuvo bajo una férrea custodia durante 13 años y hasta 2021. Como es habitual en los tabloides estadounidenses, hay versiones encontradas: quienes afirman que ella está dispuesta a un acercamiento y quienes aseguran que nada más lejos, que la artista está en su propio camino de sanación y eso implica estar lejos de Jamie. En su recién publicado libro La mujer que soy, que llegó a las librerías el 24 de octubre, Spears hablaba precisamente de los duros años de su tutela y de su compleja relación con su progenitor, que la mantenía aislada: “Me mantuvieron encerrada contra mi voluntad durante meses. No podía salir. No podía conducir. Me sacaban sangre cada semana. No podía darme un baño en privado. No podía cerrar la puerta de mi habitación”.

“Demasiado enferma para elegir novio pero lo suficientemente sana para aparecer en televisión y para cantar ante miles de personas en distintas partes del mundo cada semana”, relataba la artista, que afirmaba que la trataban “como a una ladrona de bancos”, poniendo su vida “patas arriba”. Ella siempre ha acusado a su padre de querer lucrarse a toda costa gracias a ella. “Desde entonces empecé a pensar que vio que había venido a este mundo sin otra razón que ayudarle a conseguir dinero”, llegó a afirmar en su autobiografía. La fortuna de la artista se estima en alrededor de 60 millones de dólares, aunque ella ha asegurado que su padre se quedó con alrededor del 10% de la misma, algo por lo que, hace un tiempo, pretendía llevarle a los tribunales.

En su libro, Spears afirma que sigue teniendo secuelas físicas y mentales de aquella larga época. “No creo que mi familia comprenda el daño que me causaron”, escribe. Sin embargo, con quien sí parece que vuelve a tener una cierta relación es con su madre, Lynne, separada desde hace años de su padre. Se la pudo ver el pasado fin de semana en Los Ángeles, donde vive Britney, que precisamente el sábado cumplió 42 años, y ha habido algunas fotos de ambas juntas en redes sociales (aunque no las ha publicado la cantante). Según publican algunos medios de comunicación, también su hermana, la actriz Jamie Lynn Spears, habría sido invitada al cumpleaños, aunque no acudió por compromisos profesionales —hace menos de una semana abandonaba el reality I’m A Celebrity... Get Me Out Of Here!, que se graba en Australia—. Hace años que ambas mantienen una guerra abierta, puesto que Britney la ha acusado de aprovecharse de su nombre y fama para labrarse el suyo propio, sin ayudarla en ningún momento. “Mi supuesto sistema de apoyo me ha herido profundamente”, llegó a decir la artista. Durante su participación en el reality show de supervivencia, ha dejado caer algún detalle sobre su hermana mayor. “La quiero. Nos hemos enfrentado, el mundo lo ha visto”, reconoció. “He aprendido a parar de hablar sobre ello públicamente, pero ya sabes, las luchas familiares. Y lo hacemos mejor que la mayoría”.

Sobre la firma

María Porcel
Es corresponsal en Los Ángeles (California), donde vive en y escribe sobre Hollywood y sus rutilantes estrellas. En Madrid ha coordinado la sección de Gente y Estilo de Vida. Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, Máster de Periodismo UAM-EL PAÍS, lleva más de una década vinculada a Prisa, pasando por Cadena Ser, SModa y ElHuffPost.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_