Pastina con tomates y pimientos asados

No deberíamos relegar la pasta de tamaño pequeño a la sopa: con el almidón que suelta podemos preparar platos cremosos y de sabor potente

El almidón hace milagros
El almidón hace milagrosClaudia Polo

Un error que poco a poco vamos corrigiendo es haber relegado la pasta pequeña al formato sopa. Además de su tamaño, que la hace perfecta para acompañarla de caldo sabroso y darla a los niños para que conformen palabras o jueguen con cielos estrellados sabor a pollo, las formas de pasta pequeñas tienen una característica que las hace perfectas para preparar platos secos.

Al tener menor tiempo de cocción las estrellitas, bolitas, las pepitas, o los menos conocidos por aquí tubetti o lumachine, pueden cocinarse en una cantidad más reducida de caldo, al que aportarán su almidón espesándolo hasta obtener una salsa sedosa. El orzo lleva ya un tiempo entre nosotros y hemos aprendido a hacerlo como si de un risotto se tratase.

Sin ser el elemento protagonista de nuestro plato, pueden acompañar a una menestra variada, a platos de legumbre o a cremas de verduras. También me parecen una opción mucho más cómoda para preparar ensaladas de pasta, así en lugar de comer lazos de colores por un lado y verduras picadas por el otro, la pasta se mezcla con todos los ingredientes de forma homogénea y es mucho más fácil de gestionar en formato táper.

Me gusta cocer este tipo de pastas en una cantidad reducida de agua o caldo, removiendo de vez en cuando y añadiendo un poco más de líquido caliente si lo necesitan. En cuatro o cinco minutos están al dente, entonces se les pueden añadir unas verduras ya preparadas en la nevera o cocidas al momento –espárragos verdes, guisantes o habitas al vapor, unas verduras escalivadas y parte de su jugo, un poco de pesto y brócoli asado– mantequilla y queso y tener un plato completísimo.

Tiempo: 50 minutos

Dificultad: Aguantar con el horno encendido para hacer las verduras.

Ingredientes

Para 2 personas

  • 3 tomates de pera
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cebolleta
  • 100 g de pasta para sopa
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Queso curado rallado para terminar

Instrucciones

1.

Calentar el horno a 200ºC con calor arriba y abajo. 

2.

Forrar una bandeja con papel de aluminio y colocar el pimiento, los tomates y la cebolleta cortada en cuartos. Embadurnar con aceite y hornear durante 40 minutos, dando la vuelta a los pimientos a mitad de tiempo. 

3.

Sacar del horno y, cuando ya no quemen, pelar el pimiento y los tomates. Cortar el pimiento a tiras, retirar las semillas de los tomates y reservar todo el jugo de la bandeja. 

4.

Colocar en una sartén u olla baja todo el caldo de las verduras y añadir un poco de sal. Llevar a ebullición e incorporar la pasta. Cocinar durante cinco o seis minutos sin parar de remover. Añadir un poco más de agua si se queda sin líquido. 

5.

Añadir los trozos de pimiento, tomate y cebolla y servir al momento con queso rallado y pimienta. 

 

Si tienes dudas o quejas sobre nuestras recetas, escríbenos a elcomidista@gmail.com. También puedes seguir a El Comidista en TikTok, Instagram, Twitter, Facebook o Youtube.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS