_
_
_
_

Vasitos de frutos rojos con nata

Un postre inspirado en una tarta francesa llamada fraisier, con una base de bizcocho, mucha nata y frutos rojos. Lo podemos hacer tan sencillo o complicado como queramos, dependiendo de si el bizcocho es casero o no.

Fresco y delicioso
Fresco y deliciosoMIRIAM GARCÍA
Miriam García

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Llegó el calorete y apetece poco meterse en la cocina, y mucho menos encender fogones y hornos. Por ello un postrecillo fresco, ligero y con poquísimo trabajo como estos vasitos de frutos rojos con nata es perfecto para vencer un poco la galbana. Venga, que vosotros podéis: se trata nada más y nada menos que de colocar en unos vasitos unos bizcochos, unas fresas cortadas u otro fruto rojo, que no solo están ricos, sino que quedan remonísimos, con un poco de nata montada coronada por más frutillos.

La inspiración proviene de una tarta clásica francesa de nombre fraisier, que desmontamos en forma de vasitos. El bizcocho que ponemos en el fondo del vaso y también dentro de la nata lo podemos hacer en casa si somos muy hacendosos o, sencillamente, comprar bizcocho preparado y cortarlo en circulitos que encajen en nuestros vasos. Este bizcocho se moja con un almíbar que se prepara en un momento.

Para montar este postre nos sirve casi cualquier vaso de tamaño agua. Si los vasos/tarros son ligeramente troncocónicos como los míos el círculo intermedio de bizcocho queda embebido en la nata y no se ve por el cristal. Si los vasos/tarros son cilíndricos se verán ambos círculos de bizcocho. Ninguna opción es mejor que la otra, solo os lo aviso para que no me pongáis a caer de un burro al ver un único disco de bizcocho en la foto, que os las pintáis solos para encontrar razones.

Dificultad: La de montar la nata y la de preparar el bizcocho, si preferimos hacerlo casero.

Ingredientes

Para unos 8 vasitos (según tamaño, no prometemos nada)

Para la plancha de bizcocho (por si tienes ganas de liarte)

  • 4 huevos a temperatura ambiente (esponjan más que si están fríos)
  • El mismo peso de los huevos, sin cáscara, en azúcar
  • El mismo peso de los huevos, sin cáscara, en harina

Para el almíbar de calar

  • 120 ml de agua
  • 120 g de azúcar
  • 4 cucharadas de licor al gusto, como kirsch (facultativo)

Para el relleno

  • 500 g de fresas, en temporada, u otro fruto rojo como arándanos, moras, frambuesas, o mezcla de todos ellos
  • 450 g de nata líquida (mínimo 35% de grasa)
  • 3 cucharadas de azúcar
  • Un poco de azúcar glas para espolvorear

Instrucciones

1.
Calentar el horno a 180°. Forrar una bandeja de horno con papel de hornear, al que le doblaremos el borde hacia arriba para contener la masa del bizcocho. Untar el papel con un poco de mantequilla derretida.
2.
Cascar los huevos y pesarlos. Pesar el mismo peso de azúcar y de harina. Pasar la harina por un colador para tamizarla.
3.
Agregar el azúcar a los huevos y montar con batidora o robot con varillas a velocidad media-alta, hasta que aumenten de volumen, esponjen y blanqueen. Añadir la harina y mezclar con una espátula, con movimientos suaves y envolventes hasta obtener una masa homogénea.
4.
Verter la masa en la bandeja de horno forrada de papel y distribuir y alisar con la espátula. Meter en el horno y cocer unos 15 minutos hasta que esté dorado el bizcocho. Dejar enfriar en el papel.
5.
Cortar círculos del bizcocho frío del tamaño de los vasitos o tarros que hayamos elegido, con cortapastas u otro vaso. Reservar.

Almíbar de calar

  1. Mezclar el agua con el azúcar en un cazo y llevar a ebullición. Cocer unos cinco minutos y retirar del fuego. Agregar el licor elegido y dejar templar.

Relleno y montaje

  1. Limpiar los frutos rojos y/o fresas cortándoles el pedúnculo. Cortar las fresas por la mitad; el resto de los frutos se dejan enteros.

  2. Poner la nata en un bol y montarla con batidor o robot con varillas a velocidad media-alta, hasta que esté bastante dura. Agregar el azúcar para que se mezcle bien justo antes de que la nata esté lista. Pasar la nata a una manga pastelera con boquilla (o también puedes dosificar la nata en los tarros con cuchara).

  3. Montar cada vasito de la siguiente manera: colocar un disco de bizcocho casero o comprado en el fondo, pintar el bizcocho con el almíbar de licor al gusto; colocar las mitades de las fresas encima del bizcocho con el corte mirando hacia el cristal y la punta hacia arriba, como se aprecia en la foto; poner una capa de nata montada, otro círculo de bizcocho que también mojamos con el almíbar, y taparlo todo con más nata montada coronada con los frutos rojos frescos.

  4. Meter en la nevera un rato para que la nata coja más firmeza y listo. Justo antes de servir se puede espolvorear por encima un poco de azúcar glas.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

Sobre la firma

Miriam García
Química y traductora de inglés de formación, gastrónoma por pasión desde el 2013. Divulgadora gastronómica y fotógrafa para marcas de alimentación o medios como El Comidista y 'Bon Viveur', profesora de cocina en la Escuela Alambique de Madrid, recetea en su blog 'El invitado de invierno' y en donde le lleve el viento, gastronómicamente hablando.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_