_
_
_
_

Empanadillas chinas de setas y verduras

Arranca la temporada de setas con estas empanadillas orientales de shitake o, en su defecto, de champiñón. Montarlas tiene un poco de truco, pero seguro que a la tercera ya te salen perfectas.

Crujientes y listas para mojar
Crujientes y listas para mojarSTOMAKO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Nos pirran los dumplings, gyozas, empanadillas asiáticas, o como os dé más rabia llamarlas. Tal vez podríamos referirnos a ellas como “las primas lejanas de nuestras queridas croquetas”, ya que también se puede preparar a cascoporro y congelar para su uso durante un buen par de meses.

La masa de estas empanadillas asiáticas se pueden encontrar sin problema en supermercados orientales en la sección de congelados. Para los menos iniciados -o los que tenéis un acceso complicado a este tipo de ingredientes- os proponemos una sencilla alternativa: las masas de empanadilla tradicionales que podéis encontrar refrigeradas en cualquier supermercado. No son lo mismo, pero si queréis empezar a hacer pinitos en la materia es un buen primer paso.

Sabemos que los dumplings y gyozas se suelen comer hechos al vapor a la plancha (avisamos, por si alguien quiere acusarnos de falta de rigos). Nosotros las freímos por que buscamos un punto más crujiente, similar a las empanadillas de nuestras madres pero con un relleno mas exótico. Si se quieren hacer a la plancha lo ideal es mojar ligeramente las empanadillas en aceite, ponerlas en la sartén antiadherente caliente, cubrir con un poquito de agua, tapar 2 minutos y retirar cuando el agua se haya evaporado y se hayan dorado.

Para tener un relleno sabrosón hay que sofreír bien los shitakes, o champiñones en su defecto; pero también es importante no pasarse con la cocción para mantener las verduras crujientes. El paso más delicado de la receta es armar los dumplings: tiene algo de maña la cosa, pero una vez se hacen unas cuantas empiezan a quedar bonitas. Aquí tenéis un video en el que grabamos a Oscar Cabezas, un pedazo de cocinero que nos enseña al detalle cómo se cierran.

Para mojar las empanadillas proponemos algo bien sencillo: una mezcla de salsa de soja, un poco de de vinagre de vino y una pizca de guindillas secas o en copos. Podéis añadirle sésamo, cebollino o cebolla picada, dejar unos dientes de ajo y un poco de jengibre marinando un rato en la salsa y jugar con las proporciones a vuestro gusto: como os guste, estará bien.

Dificultad: Menos que decir bien cocretas.

Ingredientes

Para 24 empanadillas

  • 24 obleas para dumplings o empanadillas
  • 500 g de shitake frescos
  • 100 g de col china
  • 10 gr de jengibre fresco
  • 1 zanahoria mediana rallada
  • 80 g de puerro picado en brunoise
  • 1 cucharada sopera de maizena
  • Un buen puñado de cilantro fresco (opcional)
  • Aceite de oliva
  • Sal

Instrucciones

1.
Sofreír un par de minutos las setas con un poco de aceite a fuego vivo. Añadir el resto de verduras, el jengibre y el cilantro -si se quiere usar- y saltear un minuto más. Dejar enfriar.
2.
Colocar las verduras en un bol y espolvorear con la maizena. Mezclar bien hasta que quede homogéneo.
3.
Armar los dumplings y freírlos en aceite de girasol a 180º hasta que se doren.
4.
Acompañar de la salsa que sugerimos o simplemente salsa de soja.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_