_
_
_
_
_

Sopa carbonada


No se ve nada pero juro que en el fondo está todo. /
No se ve nada pero juro que en el fondo está todo. /

A no ser que el cambio climático o algún cataclismo meteorológico lo impida, esta será la última sopa de la temporada. La saco a todo correr porque creo que aún queda algo de frío por venir, y porque es uno de los platos que conocí en Chile que merece la pena compartir. Se trata de un sopicaldo humilde, popular y sin ninguna pretensión, pero quizá por eso mismo resulta más reconfortante que muchos preparados con ínfulas.

La carbonada no sólo se toma en Chile, sino también en Bolivia o Argentina. Al parecer debe su nombre al largo tiempo de cocción que requería: en el pasado se cocinaba hasta que la leña del fogón quedaba carbonizada del todo. Mi versión, inspirada en la del chef chileno Tomás Olivera Silva, es bastante más rápida, no por falta de tiempo, sino por tratar de ajustar los puntos de las verduras y que no se queden reducidas a puré. Además de su fantástico sabor, lo mejor de la carbonada es que es muy completa en términos de nutrición, y por incluir cereales, verduras y carne puede servir como plato único. La receta original lleva maíz, pero yo no se lo he puesto porque me parece que el que venden por aquí no está a la altura del suramericano.

Dificultad: Una sopa, ¡lo más difícil del mundo!

Ingredientes

Para 4 personas

  • 300 g de carne de ternera para guisar
  • 100 g de calabaza
  • 1 patata pequeña
  • 50 g de judías verdes
  • 1 zanahoria grande
  • 1 cebolla pequeña
  • 50 g de arroz
  • 1,5 litros de caldo de carne
  • 1 cucharadita de pasta de ají (opcional y sustituible por carne de pimiento choricero con guindilla picada)
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1 cucharada de perejil picado
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra

Instrucciones

1.
Picar la carne, la cebolla, la zanahoria, la calabaza y las judías en trocitos pequeños.
2.
Rehogar la cebolla y la zanahoria con una pizca de sal y pimienta en una cazuela grande con un chorro de aceite de oliva hasta que se ablanden un poco (unos 10-15 minutos).
3.
Añadir la carne con el orégano y el comino y rehogarla hasta que pierda el color de carne cruda, unos cinco minutos. Sumar el ají (si se quiere un punto picante) y las patatas, y rehogar un par de minutos más.
4.
Mojar con el caldo, subir el fuego y llevar a hervor. Incorporar la calabaza y el arroz, y cocer suave unos 10 minutos a partir de que vuelva a hervir.
5.
Añadir por último las judías verdes y dejar que se hagan unos siete minutos. Corregir de sal, añadir el perejil y tapar. Dejar que repose unos 10 minutos y servir.

Sobre la firma

Mikel López Iturriaga
Director de El Comidista, web gastronómica en la que publica artículos, recetas y vídeos desde 2010. Ha trabajado como periodista en EL PAÍS, Ya.com o ADN y colaborado en programas de radio como 'Hoy por hoy' (Cadena Ser), 'Las tardes de RNE' y 'Gente despierta'. En televisión presentó programas como El Comidista TV (laSexta) o Banana split (La 2).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_