Médicos al asalto de las redes sociales antes de ir a la huelga

Los facultativos de Madrid intentan explicar a los ciudadanos por qué pararán el lunes si Madrid mantiene las oposiciones sin que prevalezcan los méritos adquiridos

Un grupo de médicos hace una performance sobre los fusilamientos del 2 de mayo, en los jardines del Templo de Debod, en una imagen cedida por Rubén López.
Un grupo de médicos hace una performance sobre los fusilamientos del 2 de mayo, en los jardines del Templo de Debod, en una imagen cedida por Rubén López.

La escena en el parque que rodea el Templo de Debod podía parecer algo más que llamativa: algo más de una docena de hombres y mujeres, todos con bata blanca, se lanzaban al suelo a cámara lenta simulando un fusilamiento. ¿Una gamberrada universitaria? No. Eran médicos de verdad, grabando una escena alegórica de los fusilamientos del Dos de Mayo. Un vídeo para las redes sociales: médicos temporales exterminados por la Comunidad de Madrid a consecuencia de unas oposiciones donde no se van a anteponer sus méritos de tantos años de oficio y especialización. No les valen las manifestaciones callejeras, les duele hacer una huelga el próximo lunes tal y como está la sanidad madrileña. Así que la solución es explicar su conflicto a través de las redes sociales. Cambio de estrategia. Han decidido pasar de la clásica concentración en la puerta de la Consejería de Sanidad, a ofertarse en la plataforma de segunda mano Wallapop o emular los fusilamientos.

“Somos un colectivo muy poco dado a agruparnos para pelear cosas concretas y no nos gusta tener que hacer una huelga porque pensamos en nuestros pacientes y los retrasos que supondrá y nos sentimos mal”, explica la doctora Álvarez, presente en el chat de médicos dedicado a concentrar las lluvias de ideas y la canalización de la información. De hecho, ya hay dos grupos de Whatsapp: uno con 1.500 facultativos de diferentes hospitales donde comparten noticias publicadas y comentan los siguientes pasos que van a seguir; y otro más reducido en el que discuten qué acciones sacar adelante.

A este último llegó hace una semana la idea de Wallapop gracias a la doctora Sánchez, una especialista del Ramón y Cajal cuyo marido le había dicho en casa que tenían que pensar en grande. N. Martín, publicista, le había convencido de que debían ser más creativos, dejar atrás los métodos tradicionales como las manifestaciones y tocar la conciencia de la gente de una forma más directa. Y pensaron en una estrategia: “Tenía que ser algo que fuera con cero euros, apolítico, porque dentro del colectivo médico hay personas de todas las ideologías, y que llegara a todos los madrileños”, explica Martín. Así que dedicó sus días libres en Semana Santa a pensar en algo que tuviera “un punto divertido” y que fuera fácil de compartir.

La idea gustó. Y se extendió por redes sociales. Así comenzó un trabajo colectivo en el que los médicos implicaron a sus familiares, amigos y conocidos. El marido de otra compañera, por ejemplo, hizo un fotomontaje también con los fusilamientos del 2 de mayo protagonizado por los propios médicos. Y a otro se le ocurrió implicar a los mismos pacientes

Por eso, el lunes se lanzó en redes, a una hora programada, varios vídeos en los que diferentes personas contaban a la cámara cómo debían su vida y su bienestar a los médicos que les habían atendido, todos con contratos temporales. Fue el caso de Ángel Jodrá, actor de series como la de El Pueblo o La que se avecina, que explicaba que llevaba mucho tiempo acudiendo al hospital Doce de Octubre por una pancreatitis. “Estoy en un ensayo clínico”, decía. “Las quieren desubicar de su puesto y llevarles a otro puesto, con lo cual se perdería esa experiencia y esa confianza que tienen con nosotros”, contaba sobre las doctoras que le habían atendido. “Vamos a ver, por nosotros, por vosotros, ¿por qué quieren hacer esto? Si algo funciona, ¿por qué cambiarlo?”, preguntaba el actor.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Mientras los vídeos se compartían con el hashtag #Bastayadetemporalidad o #HuelgaFacultativosMadrid, ya pensaban en varias acciones para esta semana. Y esperan también a que el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, la Directora General de Recursos Humanos, Raquel Sampedro o la propia presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, respondan a las cartas que las plataformas Médicos Unidos por sus Derechos (MUD), Médicos y Facultativos no fijos de Madrid y SomosUrgencias SomosUno han mandado para explicar su situación. Ninguno ha respondido. Aunque Ayuso, eso sí, encendió a los médicos el fin de semana pasado cuando dijo, en referencia al Gobierno de Sánchez, que “quiere regalar el acceso a las instituciones a personas que no han pasado unas oposiciones, dejando atrás el esfuerzo y la calidad de nuestros funcionarios, que son de los mejores”.

Tampoco ha contestado a los médicos el nuevo líder del PP nacional, Alberto Núñez Feijóo, al que mandaron otra misiva, a la que ha tenido acceso EL PAÍS. “Como futuro presidente del Partido Popular, partido que gobierna en mayoría en nuestra Comunidad, le pedimos su ayuda y apelamos a su criterio, igual que ya medió en el año 2001 en un conflicto estatal de características similares”, le explicaban. En aquel entonces el gallego apeló por la estabilización en el empleo de los médicos que acumulaban años de experiencia. 20 años después, con el mismo problema, no ha habido respuesta.

La Consejería de Sanidad ha asegurado que “fijará su posición” este jueves, según un portavoz de la administración, cuando queden cuatro días para que empiece la huelga. Hasta ahora los servicios jurídicos analizan la petición del Colegio de Médicos, que ha presentado su propio informe para defender la ley estatal de finales de 2021 por la que las regiones pueden poner en marcha una convocatoria extraordinaria donde primen los méritos de aquellos que trabajen desde antes del 1 de enero de 2016.

En Madrid, el 52% de los médicos de los hospitales son temporales, es decir, 6.215 de los especialistas son interinos o eventuales. Las oposiciones supondrán una plaza fija para 4.725. El problema, insisten, es lo que supondrá después: la movilidad de la mitad de las plantillas y el desmantelamiento de importantes unidades de referencia.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Berta Ferrero

Especializada en temas sociales en la sección de Madrid, hace especial hincapié en Educación o Medio Ambiente. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Cardenal Herrera CEU (Valencia) y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS