Madrid llenaría el Bernabéu y el WiZink Center con los pacientes que tiene a la espera de una operación

La Comunidad tiene 92.928 pacientes en lista de espera quirúrgica, entre los que lo hacen más de seis meses ha crecido un 2.200% desde 2019, de 456 a 10.370

Isabel Díaz Ayuso junto a Pablo Casado y José Luis Martínez-Almeida en el nuevo Campus de IE Tower el 19 de octubre de 2021, en Madrid.
Isabel Díaz Ayuso junto a Pablo Casado y José Luis Martínez-Almeida en el nuevo Campus de IE Tower el 19 de octubre de 2021, en Madrid.Alberto Ortega (Europa Press)

¿De covid? Mucho mejor. ¿La lista de espera para una operación? “Tremenda”. Lo dice Javier Ortega, cirujano en el Hospital del Tajo, y lo dicen las últimas cifras de la Consejería de Sanidad, de agosto. La Comunidad tiene 92.928 pacientes en esa lista, llenarían el Bernabéu y se quedarían fuera 11.884 que harían lo mismo, casi por completo, con el WiZink Center. ¿La peor parte? “Los que más tienen que esperar”, apunta el cirujano. Entre quienes lo hacen más de seis meses ha crecido un 2.200% desde 2019: de 456 a 10.370. También ha aumentado el retraso para pruebas diagnósticas en primera atención, de 131.147 a 137.887; y en consultas externas, de 416.858 a 440.103. Pero, según esa estadística oficial, es en los enfermos que necesitan pasar por quirófano donde más repercute desde hace año y medio el parón total o parcial de las áreas quirúrgicas por la pandemia.

Cuando Ortega coge el teléfono, la tarde de este pasado lunes, está justo revisando estas cifras. “Aumentan en 4.000, 5.000 cada mes. Si en mi hospital operamos 20 una semana, nos entran 30, y así semana a semana”. Cree que está aflorando lo “oculto”: “Los de las hernias que se aguantaban en casa, esos, estarán saliendo ahora que el miedo a ir al hospital se está disipando”.

No son solo hernias. ”Que son o pueden llegar a ser muy, muy molestas”, dice el especialista, “pero hay cuestiones más graves que se han estado perdiendo”. Pronuncia la palabra “tumor”: “Hago cirugía colorrectal y hay una cantidad de tumores bestial. En parte porque se están volviendo a hacer todas las pruebas que antes no podían hacerse y está apareciendo lo acumulado durante todos estos meses”. Lo urgente, matiza, “nunca se paralizó, eso no”.

Desde la Consejería, por escrito, una portavoz reconoce los retrasos y apunta la misma cuestión: “Las diferentes olas de la pandemia de covid han tenido un impacto negativo en la actividad ordinaria de los hospitales y, por tanto, en las listas de espera, tanto para intervenciones quirúrgicas como para consultas y también pruebas diagnósticas. En cualquier caso, las demoras se producen sólo en procesos no urgentes”.

¿Cómo resolverlo? En el hospital de Ortega, miembro de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores, han empezado a hacer cirugía de tarde: “Una jornada voluntaria para operar lo que no se puede o no da tiempo por la mañana, y pese a eso seguimos aumentando”. En otros centros, con el mismo o mayor volumen de pacientes, han comenzado a hacer lo mismo o lo hicieron hace ya tiempo. “Se están abriendo quirófanos por la tarde de forma escalonada”, confirma la portavoz de Sanidad.

La evolución favorable de la situación epidemiológica y asistencial, añade, ha permitido activar “un programa para incrementar de forma paulatina la actividad ordinaria en los hospitales y centros de especialidades, con el fin de agilizar la atención a los pacientes y reducir las listas de espera”. Cada hospital, detalla, a través de su comisión quirúrgica y con la participación de los profesionales de las diferentes especialidades implicadas, “está trabajando activamente para priorizar la atención a los pacientes en función de su patología y características clínicas” y “priorizando las pruebas y consultas de pacientes que requieren un abordaje preferente”.

Operar “a destajo”

Según los datos que facilita, en septiembre se han hecho “más de 150.600 intervenciones quirúrgicas sin ingreso y más de 85.100 con ingreso”. Y, asegura, “Madrid está entre las comunidades autónomas con menor demora media para ser operado, incluso a pesar de la incidencia de la pandemia. En la región madrileña se situó en agosto en 93,98, cuando la media en España está en 148 días”. Ese dato que aporta la Consejería, 148 días, es relativo a diciembre de 2020, del último informe de Listas de Espera del Sistema Nacional de Salud. Entonces, Madrid tenía una espera media de 80 días.

A esto, facultativos de varias especialidades, que prefieren no dar su nombre (algo habitual y más agudizado a raíz de la pandemia, por “temor” a perder sus trabajos o a empeorar sus condiciones laborales en sus servicios), hacen varios apuntes. “En Madrid no puedes estar en dos listas de espera a la vez, si por ejemplo tienes pendiente unas cataratas y algo de digestivo, tienes que elegir en cuál estar, eso ya resta”, dice una dermatóloga.

Una internista recuerda que “cuando va acabando el verano, ofrecen peonadas, para aligerar esas listas de espera, es decir, que se ponen todos a operar a lo bestia”, y que “luego da igual cuando tengan las revisiones, porque lo importante es quitarse cirugías para los datos de fin de año”. Cree Javier Ortega que “este año no se llega a los objetivos por mucho que se opere a destajo, hay demasiado retrasado”; también cree que existe la posibilidad de que “mucho de eso que está retrasado acabe siendo derivado a la privada”.

Para conocer con qué estadística acaba la Comunidad 2021, como las del resto de autonomías, habrá que esperar al informe de este año del ministerio, que se publicará en el primer trimestre de 2022. Por el momento, de otras comunidades también se han ido conociendo cifras a lo largo del año y, como en Madrid, crecen tanto los días de espera como las personas en esas listas. En Valencia, prácticamente se duplicó la demora media para una operación entre febrero de 2020 y el mismo mes de 2021; y en Cataluña, las personas en lista de espera para una prueba diagnóstica crecieron un 21% en seis meses, entre diciembre del pasado año y junio de este año.

Los datos de las demoras en la sanidad pública madrileña

Los datos de la Consejería de Sanidad del último año sobre las listas de espera para cirugías, pruebas y consultas externas, de agosto, reflejan cómo la pandemia retrasó, y retrasa, toda esa actividad hospitalaria. Los últimos que se conocen, de agosto, evidencian que el aumento de esa demora crece a medida que la situación epidemiológica mejora: la transmisión del virus y la asistencia a estos pacientes se va reduciendo a la vez que empieza a aflorar todo aquello que estaba de alguna forma oculto por la crisis sanitaria. Entre otras razones, apuntan los especialistas, por el “miedo” de la población a acudir a los hospitales o al centro de salud.


Las listas de espera quirúrgicas han pasado de tener 75.485 pacientes en agosto de 2019 a 92.928 este año. Entre aquellos que tienen que hacerlo más de seis meses, esa cifra ha crecido en esa misma horquilla temporal de 456 a 10.370 enfermos. Y la demora media estructural ha aumentado de 59,72 días a 93,98.


En la estadística de espera de pruebas diagnósticas para primera atención, también en esas fechas, ha subido de 131.147 pacientes a 137.887. Y para aquellas esperas de más de tres meses, de 64.132 a 68.673 personas.

Por último, en consultas externas para primera atención, el dato ha ido de los 416.858 enfermos a los 440.103. Y en el listado con demora de más de 90 días, de 158.850 pacientes a 206.984.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Isabel Valdés

Redactora de Sanidad y Salud en Madrid, antes pasó por Especiales y Sociedad, donde se ocupó de Género. Es licenciada en Periodismo por la Complutense y Máster de Periodismo UAM-EL PAÍS, está especializada en feminismo y violencia sexual y coordina el blog Mujeres. Escribió Violadas o muertas, sobre el caso de La Manada y el movimiento feminista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS