_
_
_
_

Los seis consejeros de Junts abocados a abandonar el Gobierno catalán

Violant Cervera se despide en las redes sociales después de conocer los resultados de la consulta realizada a los militantes de su partido

Crisis Govern
De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Jordi Puigneró, Gemma Geis, Victòria Alsina, Jaume Giró, Violant Cervera, Josep Maria Argimon y Lourdes Ciuró.
Àngels Piñol

Las bases de Junts han votado en contra de seguir en el Gobierno catalán. El resultado de la votación supone una enorme decepción para los consejeros de la formación de Carles Puigdemont. La mayoría de ellos había revelado que eran partidarios de seguir en el Ejecutivo. Cuatro de ellos habían explicado abiertamente que querían seguir en el Govern (Jaume Giró, Victòria Alsina, Violant Cervera y Lourdes Ciuró); una insinuó que estaba en contra (Gemma Geis) y otro no se pronunció (Josep Maria Argimon). De hecho, Cervera al poco de conocer el resultado de la consulta se despidió en las redes sociales. El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha realizado esta tarde de viernes una declaración donde se formaliza la salida de Junts del Govern.

Jaume Giró, consejero de Economía y Finanzas

Procedente del mundo de las altas finanzas —fue director general de la Fundación Bancaria La Caixa—, Giró fue una de las grandes sorpresas del nuevo Govern. Llegó como independiente, pero acabó militando en Junts. Su tarjeta de presentación en 2021 fue pilotar la negociación y aprobación de los presupuestos de la Generalitat antes de finalizar el curso. Por primera vez en una década, el Parlament dio luz verde a las cuentas con el apoyo —por segunda vez— de los comunes en el calendario establecido por ley. Este año Giró había abierto la puerta a negociar con los socialistas. Aragonès agradeció su “seriedad” y “rigor” y le atribuyó la mejora de la salud financiera de la Generalitat, que le ha permitido pedir la autorización al Estado para emitir deuda el año que viene. Miembro de la ejecutiva de Junts, el consejero reveló este jueves que había votado sí en la consulta, recordó que todos los partidos tienen que tragarse “sapos” y que es imposible alcanzar la independencia fuera del Govern. Suena como posible presidenciable del partido en unas elecciones autonómicas.

Victòria Alsina, consejera de Exteriores

La consejera Alsina dio un paso al frente y, en medio de la galopante crisis, decidió darse de alta como militante de Junts para defender la permanencia en el Ejecutivo. Como Giró, hizo campaña por el y se reunió con alcaldes de Girona en defensa de la permanencia. El día 29, desde Ginebra, mientras la cúpula de Junts celebraba una reunión maratoniana, Alsina lamentó el “espectáculo” que estaban dando los dos socios, al tiempo que afirmó que el espíritu del 1-O era el que se había de seguir. Además del protagonismo que adquirió antes de la consulta, Alsina acaparó este mes el protagonismo al recibir un alud de críticas de la oposición por decir durante un viaje a Israel que ni el Ejecutivo ni los ciudadanos catalanes compartían una resolución aprobada por el Parlament que equiparaba la política que ejerce Israel en los territorios ocupados al “apartheid”. Este miércoles defendió su posición en el pleno. Doctora en Ciencias Políticas y Sociales, fue delegada del Govern en Estados Unidos. Durante este año y medio, ha reforzado la red de delegaciones de Cataluña por todo el mundo, pasando de 44 a 63 y poniendo en marcha sedes en Andorra, Brasil, Corea del Sur, Japón, Senegal y Sudáfrica. Aragonès aplaudió en el debate de política general la voluntad de reforzar esa presencia de Cataluña en el mundo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Gemma Geis, consejera de Investigación y Universidades

Miembro de la ejecutiva de Junts y muy próxima a Carles Puigdemont —participó como independiente en la lista del president en 2017—, Gemma Geis, doctora en Derecho, fue portavoz de Junts el último mandato y asumió ponerse al frente de un departamento de nueva creación. Aragonès le encargó que asumiera la cartera provisional de Territorio que dejó vacante el destituido Puigneró. Durante la sesión de control al Govern, Geis insinuó su posición al negarse a responder a una pregunta del PSC sobre el transporte público en Igualada (Barcelona) al esgrimir que no le correspondía a ella contestar porque el vicepresidente no estaba y que así se había decidido. Pareció un malentendido de la Mesa, pero poco después, a preguntas de su partido, afirmó que no se veía con ánimo de ser consejera si no existía unidad estratégica del independentismo en el Congreso para defender la ley y el modelo universitario catalán. Suena como alcaldable de Junts por Girona. Durante su mandato, se ha mantenido la rebaja del 33% de las tasas universitarias, pactadas con los comunes, y la bonificación para las rentas más bajas. Geis pilota el proyecto de la Ley de Ciencia, y se ha fijado extender el uso del catalán en el ámbito universitario.

Josep Maria Argimon, consejero de Salud

Fue una de las caras más visibles de la sanidad catalana durante la pandemia y acabó dando el salto al Govern cuando Junts se quedó el área de salud. Es el departamento que siempre está en el punto de mira. La oposición le reclama con insistencia que aumente hasta el 25% de su presupuesto a la asistencia primaria y que revierta la externalización de varios servicios, como las ambulancias y el teléfono de emergencias. En su primer año ha apostado por la introducción de nuevos perfiles sanitarios en la cartera de servicios públicos: psicólogos, fisioterapeutas y nutricionistas. Aragonès destacó en el debate las altas cifras de vacunación de la covid en Cataluña, y que se hayan mantenido los profesionales contratados durante la pandemia a diferencia de otras comunidades. También destacó la inversión de 80 millones de euros en salud mental. Fue una de las prioridades de los comunes en la negociación de los presupuestos. Su nombre ha sonado como candidato de Junts por Barcelona en las próximas elecciones municipales. Ha sido de los primeros en renunciar al cargo.

Violant Cervera, consejera de Derechos Sociales

Exdiputada de CiU y ex directora general de Bienestar Social en el Gobierno de Artur Mas, Violant Cervera encarna uno de los perfiles más discretos de Junts y del Govern. Aragonès elogió su labor al frente del departamento al invertir 56 millones para reducir las listas de espera en residencias, la reserva del 25% de pisos de nuevo alquiler social para jóvenes o el impulso de la ley de ampliación de medidas urgentes para hacer frente a la emergencia habitacional para driblar el veto del Tribunal Constitucional. Miembro de la ejecutiva de Junts, Cervera defendió el para poder implementar el programa de Junts y para no “defraudar” la ilusión de muchos independentistas. “Tenemos que mantener la mayoría del 52% y ampliarlo”, afirmaba en una entrevista en El Punt Avui. Y avisa de que si Junts deja el gabinete otros se ofrecerán a crear otras mayorías. “Si Junts no está en el Govern, no será tan independentista”.

Tras conocerse el resultado de la votación Cervera ha manifestado: “Ha sido un auténtico honor y una gran responsabilidad ejercer durante este año y cuatro meses” de consellera. En un hilo de tuit ha asegurado que “servir al país y a su gente siempre ha sido, es y será un honor y un deber” para ella. Ha agradecido la confianza depositada en todo el equipo de su departamento para “trabajar en medidas con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas, y haciendo crecer y consolidando los derechos sociales”. Y ha recordado que han impulsado proyectos como el abordaje del problemas de la gente sin hogar, la eliminación del periodo suspensivo para el cuidador no profesional, la expansión del Barnahus, el incremento de plazas para personas con discapacidad, el Contrato Programa, o hacer frente a la emergencia habitacional. “Desde donde sea continuaré trabajando para avanzar hacia la independencia, consciente de que para alcanzarla hace falta también dar soluciones a los ciudadanos y hacer frente a la crisis económica y social que se acerca”, ha zanjado.

Lourdes Ciuró, consejera de Justicia

Con el objetivo de continuar actualizando el Código Civil y de impulsar las políticas de memoria histórica y reparación de las víctimas, Lourdes Ciuró ha mantenido un perfil discreto fuera de la pugna pública. En marzo, la consejera se mostró partidaria de no renunciar a pactos con los socialistas, pero luego se desdijo. Fue diputada por Convergència. La titular de Justicia ha impulsado la constitución del pacto nacional de justicia y ha avanzado en el despliegue de planes para evitar la adicción en las prisiones. Ahora estaba centrada en modificar el Código Civil para incorporar los derechos de los animales, en el anteproyecto de la memoria democrática o en el de arrendamientos urbanos. En una entrevista al Diari de Sabadell. Ciuró anunció que votaría sí: “No podemos inhibirnos de los problemas. ¿Qué mensaje daríamos como partido si nos vamos ahora, si al primer conflicto hacemos una pataleta? La solución no puede ser claudicar ante la primera dificultad. Huir del Govern es huir de los problemas y yo quiero un partido que los encare”.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_