Macba

Despido fulminante de la conservadora y el jefe de programas del Macba

El museo barcelonés despide a través de un burofax a los dos fichajes estrella de Ferran Barenblit, dos días antes de presentar a la nueva directora

Colas en la entrada del Museu d'Art Contemporani de Barcelona (Macba) en la Nit dels Museus.
Colas en la entrada del Museu d'Art Contemporani de Barcelona (Macba) en la Nit dels Museus.Albert Garcia / EL PAÍS

El Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba) ha vuelto a incendiar, anoche, las redes sociales con la noticia del cese de Tanya Barson, conservadora jefa, y Pablo Martínez, director de programas, ambos fichados por el director saliente, Ferran Barenblit. Con una larga carta publicada en Facebook y otras redes, los dos denuncian haber sido despedidos después de cinco años a través de un burofax y en fin de semana. Además, aseguran que la restructuración del organigrama, causante del despido, no solo no resulta necesaria ni efectiva, sino que ha sido diseñada para quitar poder a la dirección y reunirlo en las manos del gerente, Josep Maria Carreté.

Más información

Como ya pasó con el nombramiento de la nueva directora, Elvira Dyangani, tras el boca a boca llegaba el comunicado del Macba desmintiendo las acusaciones de los cesados y asegurando que se les comunicó el cese por burofax “frente a la imposibilidad de reunirse de estas personas”.

El museo afirma que el proyecto de reestructuración está en marcha desde octubre de 2020 y se ha trabajado con todas las administraciones que forman parte del Consorcio (Ayuntamiento de Barcelona, Generalitat de Cataluña, Ministerio de Cultura y Deportes y Fundación Macba) y de acuerdo con los equipos del museo. Según el comunicado oficial, “el resultado ha sido un nuevo organigrama en el que se potencia una Dirección de Conservación e Investigación, que incluye departamentos de Programas, Exposiciones, Colección, Publicaciones, Centro de Documentación, y se crea una nueva Dirección de Educación y Mediación con los departamentos de Educación, Mediación, Responsabilidad Social y Accesibilidad, y Gestión de Públicos. Ambas áreas dependen del director/a”. Según el museo, este cambio ha sido imprescindible “para adaptar la organización al escenario poscovid e iniciar así una nueva etapa de nueva dirección, nuevos contenidos y, sobre todo, un museo más cercano a la ciudadanía”.

La noticia del cese inmediato tan solo unos días antes de la presentación en Barcelona de la nueva directora empaña el clima de alegría y celebración unánime causado por el nombramiento de Dyangani y vuelve a poner el museo y sus órganos de gestión en el foco de las críticas del sector.

No es la primera vez que el museo utiliza el despido de esta forma, poco consonante con las buenas prácticas que se piden desde la comunidad artística. Ya ocurrió tras el célebre episodio de censura de 2015, cuando fueron cesados fulminantemente Valentín Roma, actual director de la Virreina Centro de la Imagen, y el comisario Paul B. Preciado. Ambos recurrieron a la justicia y ganaron, recibiendo en 2017 una indemnización de más de 50.000 euros cada uno.

Pese a las formas poco apropiadas que tanto rechazo han provocado en la comunidad artística la labor de Tanya Barson fue duramente criticada por muchas voces durante los cinco años en los que trabajó en el Macba. “Nos obligaba a mantener las reuniones en inglés, nunca aprendió ni español ni catalán”, explicaba una compañera de Barson hace unos meses durante la presentación de la muestra de Félix González Torres. En aquella ocasión, Barson, como comisaria de la muestra, propuso una visión de la relación entre el artista y Barcelona que no convenció a los expertos.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50