MEDIOS DE COMUNICACIÓN

El independentismo recrudece la batalla por el control de TV3

Junts y Esquerra escenifican en el Parlament sus diferencias al inicio de una larga precampaña electoral

Reunión de la comisión de control de la CCMA, este viernes.
Reunión de la comisión de control de la CCMA, este viernes. / Europa Press

A más de cuatro meses de las elecciones al Parlament, el independentismo ha reabierto la pugna por el control de los medios públicos de la Generalitat. La comisión de control de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) fu el escenario este viernes de nuevos reproches de varios diputados de Junts per Catalunya contra el director de informativos de TV3 y contra el director Catalunya Ràdio, David Bassa y Saül Gordillo, respectivamente, nombrados a propuesta de Esquerra Republicana, que tiene una estrategia distinta a la de la dialéctica verbal.

“El tema no es que Ayuso y Pedro Sánchez se rodeen de mil banderas. El tema es por qué TV3 considera que esta es la primera noticia de un informativo”, proclamó en la comisión el diputado de Junts Francesc de Dalmases para censurar ese criterio periodístico. “No puede ser lo que hizo ayer [por el jueves pasado] el Polònia, porque no se puede normalizar a la extrema derecha y eso no es humor ni libertad de expresión”, añadió en otro momento para referirse a un gag y, retomando las duras críticas de Junts de hace 15 días contra este programa por otra parodia de Quim Torra declarando ante el juez en pantalón corto y chanclas.

Poco antes, Eduard Pujol, también de Junts, expresó su malestar contra el director de Catalunya Ràdio y le volvió a inquirir sobre lo que “chirriaba” en la emisora tras la marcha el pasado verano de la periodista estrella, Mònica Terribas. Gordillo no respondió hasta que la diputada de ERC Raquel Sans le volvió a preguntar. “La salida de Terribas la hemos superado con nota con el poco tiempo que nos dio, porque solo tuvimos 11 días para buscar una sustitución. Ahora suena diferente y suena bien”, insistió el director de Catalunya Ràdio, que estuvo enfrentado con Terribas hasta que esta se fue. También se felicitó por la elección de Laura Rosel como directora y presentadora del magazine matinal, una manera de reafirmarse frente a la presidenta de la CCMA, Núria Llorach, situada en la órbita de Junts, que hace unos meses intentó sin éxito destituirle.

Más allá de las disputas verbales en el Parlament, los partidos siguen sin ponerse de acuerdo para hacer realidad la ley aprobada por unanimidad hace ya casi un año y que supone un retorno a las mayorías cualificadas y al consenso para elegir al gobierno de la CCMA. Los comités de empresa y comités profesionales de TV3 y Catalunya Ràdio no cesan de emitir comunicados apremiando a la renovación de un órgano que solo tiene cuatro de sus seis integrantes y de esos cuatro, tres están con el mandato caducado.

En medio de este panorama, Esquerra envió el pasado día 28 un mail a los grupos parlamentarios proponiéndoles una reunión para renovar el consejo de gobierno e iniciar después el concurso público para designar nuevos directores de TV3 y Catalunya Radio. El de la televisión, Vicent Sanchis, fue reprobado por el Parlament en abril de 2017 pero continua en el cargo, igual que Llorach, a quien la cámara le reclamó su dimisión en aquella misma fecha.

Nada indica que esa reunión vaya a producirse y más bien parece que el mail de ERC pretende calmar los ánimos de los comités de los trabajadores más que otra cosa. “Os escribo porque todo parece indicar que la legislatura se alargará más de lo que se podía prever en el mes de enero”, asegura ERC en su mensaje para justificar las prisas, ocho meses después.

“Por nuestra parte, adelante, no habrá ningún veto. Estamos encantados en renovar la Corporación y, si quieren, lo llevamos al próximo pleno”, anunció el diputado del PSC David Pérez en la comisión parlamentaria. Ningún diputado de los grupos independentistas recogió el guante, pese a que la diputada de Esquerra urge en su mail a “buscar día y hora, lo más pronto posible”.

Esas prisas aparentes no son compartidas para nada por Junts, que considera poco menos que una maniobra el ofrecimiento de los republicanos y ya están conformes con la situación actual. Esta formación siempre ha visto con buenos ojos que Sanchis y Llorach continúen en el cargo y piensan que es la mejor manera de afrontar para sus intereses políticos los meses que quedan hasta las elecciones.

En otro momento de su comparecencia, Llorach vaticinó que el ejercicio de este año se puede cerrar con un déficit de un millón de euros, aunque la cifra final dependerá de los ingresos finales de la publicidad. La cadena recibió el pasado mes de julio una transferencia de 15,5 millones de euros de la Generalitat procedentes de los fondos entregados por el Estado para luchar contra la covid-19, después de que Sanchis asegurase que la situación presupuestaria era insostenible por la caída de los ingresos publicitarios. La televisión autonómica recibe anualmente un mínimo de 230 millones de aportaciones de los presupuestos públicos, que en algunos ejercicios ha llegado a los 245 millones.

Lo más visto en...

Top 50