Las discrepancias entre PP y PSOE enturbian el homenaje a Miguel Ángel Blanco

Aznar no asistirá el domingo a los actos del 25º aniversario del secuestro y asesinato del concejal del PP en Ermua

Fachada del Ayuntamiento de Ermua con las fotografías de Miguel Ángel Blanco, asesinado por ETA en 1997, y de Sotero Mazo, asesinado en 1980.
Fachada del Ayuntamiento de Ermua con las fotografías de Miguel Ángel Blanco, asesinado por ETA en 1997, y de Sotero Mazo, asesinado en 1980.Javier Zorrilla (EFE)

La unidad política y social que concitó lo que se dio en llamar como Espíritu de Ermua, el movimiento cívico que surgió de forma espontánea en la sociedad española en respuesta al secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco, será muy difícil de repetir en el 25º aniversario de la muerte del concejal del PP. Las discrepancias entre los principales partidos por los pactos del Gobierno con EH Bildu en el Congreso amenazan con enturbiar y deslucir el homenaje a Blanco, a quien ETA mató el 12 de julio de 1997, a los 29 años, con dos disparos en la cabeza. El asesinato se produjo solo 10 días después de la liberación por la Guardia Civil del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara tras 532 días de cautiverio.

“Tiene que ser un acto de unidad. Usarlo para confrontar, usarlo para dividir, sería el peor ejemplo que podríamos trasladar a la ciudadanía de nuestro país. Esperamos y estamos convencidos de que la política y los políticos estaremos a la altura de una ciudadanía que dijo basta ya”, ha señalado en un mensaje para la concordia el exlehendakari Patxi López, actual secretario de Memoria Democrática y Laicidad de la dirección del PSOE.

El expresidente del Gobierno José María Aznar se ausentará el domingo del homenaje con el que el Ayuntamiento de Ermua recordará al edil del PP asesinado en 1997, y a otro vecino de esa localidad, Sotero Mazo, asesinado en 1980. Aznar toma la decisión de no acudir a ese homenaje tras la polémica por el pacto del Ejecutivo de Pedro Sánchez con EH Bildu para aprobar la nueva Ley de Memoria Democrática, donde se plantea una comisión para la investigación de violaciones de derechos humanos en España hasta diciembre de 1983. La intención inicial del alcalde de Ermua, Juan Carlos Abascal (PSOE), de vetar la intervención de Mari Mar Blanco, la hermana de Miguel Ángel, también ha influido en la decisión de Aznar y ha emborronado los preparativos de la celebración del acto. La dirigente del PP—actualmente diputada en la Asamblea de Madrid— finalmente sí podrá hablar en recuerdo de su hermano. Fuentes gubernamentales subrayan que apoyan “totalmente” la participación de Marimar Blanco y que así se lo transmitieron desde el gabinete de Pedro Sánchez en cuanto tuvieron constancia de la decisión del regidor socialista de impedir su intervención. Mari Mar Blanco, presidenta de la Fundación Miguel Ángel Blanco, había remitido una carta al regidor pidiéndole reconsiderar su decisión de no dejarla hablar, con copia al presidente del Gobierno y al lehendakari, Iñigo Urkullu.

La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) y Dignidad y Justicia (DyJ) tampoco acudirán al acto por su rechazo a la política penitenciaria del Gobierno y sus acuerdos con la izquierda abertzale. El homenaje del domingo en el polideportivo de Ermua —que lleva el nombre de Miguel Ángel Blanco— estará presidido por Felipe VI. Además del Rey, también intervendrán Sánchez y Urkullu. El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha confirmado su asistencia, así como la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas; el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska; el delegado del Gobierno en el País Vasco, Denis Itxaso; y Patxi López.

“No vamos a acudir porque va a estar el presidente del Gobierno. No se puede estar por un lado acercando al asesino de Miguel Ángel Blanco [a las cárceles de País Vasco] y por otro lado presidiendo un acto en homenaje a las víctimas del terrorismo. No voy a que me humillen ni a que se rían de mí”, ha justificado Maite Araluce, presidenta de la AVT. La posición del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) es muy diferente. “Aquella macabra cuenta atrás que recayó sobre la vida de Miguel Ángel Blanco [ETA dio 48 horas de plazo para que el Gobierno acabara con la política de dispersión de presos etarras] movilizó a millones de ciudadanos contra ETA y supuso un punto de inflexión en la respuesta ciudadana al terrorismo. Aquellos días inolvidables son parte de nuestra memoria colectiva como país y es muy necesario recordarlos y honrarlos en un acto de Estado”, considera Consuelo Ordóñez, presidenta de Covite. El representante de la asociación para el homenaje del domingo será José María Lobato, herido en un atentado de ETA en 1997 y miembro de la junta directiva.

Aznar sí acudirá este sábado al acto que el PP ha organizado en Ermua en memoria del concejal víctima del terrorismo. El expresidente intervendrá junto a Feijóo. Marimar Blanco clausurará el homenaje. “Los presidentes ceden ese protagonismo a la misma Marimar a la que el alcalde socialista de Ermua, primero, le negó poder pronunciar unas palabras en memoria de su hermano y, después, le pidió ver su discurso con anterioridad. La censura previa no tiene cabida en una sociedad que ya ha clamado demasiadas veces por una libertad que se les negaba sistemáticamente a los ciudadanos en el País Vasco”, afirman fuentes del PP. Una silla vacía presidirá el homenaje al político asesinado, “que acabó siendo un símbolo de un país que se revolvió contra las barbaries de ETA”, señalan las mismas fuentes. Feijóo cerrará este día en Ermua la Escuela de Verano Miguel Ángel Blanco que organiza el PP, y a la que están invitados los expresidentes Aznar y Mariano Rajoy.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Concentración ante el Congreso

Unas 200 personas, entre ellas cargos del PP, Vox y Ciudadanos, se han concentrado este viernes ante el Congreso en recuerdo de Miguel Ángel Blanco y para mostrar su oposición a la Ley de Memoria Democrática. Ortega Lara, que ha leído junto a la expresidenta del PP vasco, María San Gil, ha afirmado: “Los asesinos gobiernan España de una manera cada vez menos disimulada y se preparan para el asalto al Gobierno del País Vasco a plena luz del día”. La plataforma NEOS, impulsada por Jaime Mayor Oreja, exministro del Interior del PP, ha organizado la convocatoria, a la que se ha acercado el líder de Vox, Santiago Abascal.

Un Congreso casi vacío homenajeó a finales de junio a las víctimas del terrorismo. La dirección del PP se ausentó y Vox salió a la puerta de las Cortes para protestar ante la presencia en el acto de EH Bildu, que lleva participando en este tipo de homenajes desde 2019.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

José Marcos

Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS