¿Por qué ha sido detenido Puigdemont? Claves para entender la situación procesal del ‘expresident’

Italia debe decidir si inicia el proceso de entrega del exmandatario catalán o reconoce su inmunidad

Un hombre sujeta una imagen del expresidente catalán Carles Puigdemont durante una protesta contra su detención frente al consulado italiano en Barcelona, este viernes.
Un hombre sujeta una imagen del expresidente catalán Carles Puigdemont durante una protesta contra su detención frente al consulado italiano en Barcelona, este viernes.Joan Mateu (AP)

La detención de Carles Puigdemont en la isla italiana de Cerdeña abre un escenario que fuentes del Tribunal Supremo consideran “incierto”. El expresidente había perdido su inmunidad como europarlamentario el pasado julio porque la justicia europea así lo había decidido, pero esta argumentó que levantaba el blindaje porque no veía riesgo de que fuera arrestado, al considerar que la orden europea de detención contra él estaba suspendida. La realidad era otra: la euroorden no estaba suspendida y Puigdemont sí ha sido detenido. Estas son algunas claves del futuro inmediato que se abre:

¿Por qué ha sido detenido? Puigdemont ha sido arrestado en virtud de la orden europea de detención y entrega que dictó el instructor del caso del procés, el magistrado Pablo Llarena, el 14 de octubre de 2019, el mismo día que el Tribunal Supremo condenó por sedición a Oriol Junqueras y otros ocho líderes independentistas. Llarena ordenó remitir esa orden a la justicia de Bélgica, país en el que residía el expresidente prófugo, e incorporarla al programa Sirene, al que tienen acceso todos los Estados que forman parte del acuerdo Schengen y que funciona como base de datos de personas buscadas por las autoridades judiciales europeas.

Fuentes del Supremo señalan que, desde ese momento, la orden de detención ha estado siempre vigente, aunque la inmunidad de la que gozó el expresidente catalán como europarlamentario desde enero de 2020 impedía ejecutarla. La justicia europea levantó este blindaje el pasado 30 de julio y el programa informático de la policía italiana saltó el jueves por la tarde, cuando Puigdemont voló desde Bélgica a Cerdeña.

¿Por qué hay dudas sobre la inmunidad del expresidente? Todos los parlamentarios europeos gozan de inmunidad, por lo que no pueden ser detenidos sin permiso de la Eurocámara. El Parlamento Europeo retiró la inmunidad a Puigdemont en marzo de 2021, atendiendo la petición de la justicia española, pero el expresident recurrió esa decisión a la justicia europea, que todavía no ha resuelto. Puigdemont pidió mantener mientras tanto la inmunidad de forma cautelar, pero el Tribunal General de la UE rechazó esta opción el pasado 30 de julio y confirmó que, mientras resolvía, quedaba desprovisto de inmunidad.

Los jueces europeos respondieron a Puigdemont que no existía riesgo de que fuera detenido en aplicación de la euroorden cursada por el Supremo. Fue un pronóstico erróneo basado en que las “autoridades españolas” les manifestaron “expresamente” que el hecho de que el juez Pablo Llarena hubiera hecho una consulta al Tribunal de la UE “conllevaba la suspensión de las órdenes de detención nacionales dictadas contra los demandantes y conllevaba la suspensión de cualquier procedimiento de ejecución de una orden de detención europea que pudiera haberse iniciado”.

Más información

¿Por qué decía España que la euroorden estaba suspendida? Esta es una de las incógnitas pendientes de aclarar. El Tribunal Supremo siempre ha mantenido que la orden europea de busca y captura ha estado activa desde que se dictó, aunque la inmunidad de Puigdemont como eurodiputado hacía inviable su ejecución. Según el tribunal español, esa cuestión planteada por Llarena solo afecta al procedimiento de la euroorden que tramita Bélgica. Los jueces europeos señalaron en su resolución que las autoridades españolas les dijeron también que “ningún Tribunal de la Unión Europea podía ejecutar las órdenes de detención en litigio hasta que el Tribunal de Justicia se pronunciara”. El propio tribunal con sede en Luxemburgo contemplaba la posibilidad de que Puigdemont fuera detenido tras levantarle la inmunidad: “Si, después de dictado el presente auto, resultara con un grado de probabilidad suficiente que el perjuicio alegado pudiera producirse, en particular en caso de detención de los demandantes por una autoridad de ejecución de un Estado miembro o de aplicación de un procedimiento de entrega a las autoridades españolas, estos podrían presentar una nueva demanda de medidas provisionales”. Es decir, invitaba a Puigdemont a pedir la inmunidad si era detenido.

¿Qué puede hacer la justicia italiana? Las autoridades judiciales italianas tienen que decidir si inician un proceso de entrega a España o si consideran que ningún Estado puede ejecutar una euroorden contra Puigdemont hasta que el tribunal europeo responda a la cuestión planteada por el juez Llarena. Si optan por lo primero, el Supremo remitirá la documentación sobre el caso y se abrirá un proceso de colaboración entre la justicia de ambos países en el que Italia debe decidir si acepta entregar al expresidente para que sea juzgado en España por sedición y malversación.

¿Cuánto puede durar el proceso de entrega si Italia decide tramitar la euroorden? La justicia italiana tiene hasta 60 días para decidir si entrega a Puigdemont, pero este plazo es ampliable en otros 30 y puede alargarse con recursos de la defensa o la Fiscalía. La sedición no se encuentra entre los delitos de entrega automática de las euroórdenes, por lo que para que el proceso fructifique haría falta que los hechos de los que se acusa al expresidente catalán se consideren delito también en Italia. Si concluye que la sedición española no encaja en su Código Penal, rechazará la entrega, como ya hizo un tribunal alemán en 2018.

¿Qué puede hacer la defensa de Puigdemont? Tras lograr que el tribunal sardo lo dejara en libertad, el abogado del expresidente, Gonzalo Boye, pedirá a la justicia europea que le devuelva cautelarmente la inmunidad porque las razones en las que se basó para quitársela (que las euroórdenes estaban suspendidas) se han demostrado falsas.

¿Qué va a hacer el Tribunal Supremo? El juez Llarena envió ayer a Italia documentación sobre el caso del procés, del que deriva la acusación contra Puigdemont, y la cuestión prejudicial planteada ante el Tribunal Europeo. El Supremo prevé mandar el próximo 27 de septiembre la traducción al italiano de la Orden de Detención y Entrega, y se pone a disposición de la justicia italiana para enviar “cuanta documentación sea precisa“.

Sobre la firma

Reyes Rincón

Redactora que cubre la información del Tribunal Supremo, el CGPJ y otras áreas de la justicia. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactora de información local en Sevilla, corresponsal en Granada y se ha ocupado de diversas carteras sociales. Es licenciada en Periodismo y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción