El Gobierno llama al orden a las comunidades para que no decidan por su cuenta sobre la vacunación

La vicepresidenta Calvo avisa de que las decisiones se toman en el Consejo Interterritorial después de que el Ejecutivo madrileño negociara para comprar el medicamento ruso

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ofrece una rueda de prensa tras asistir, este miércoles, a la reunión del Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura en Mérida.
La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ofrece una rueda de prensa tras asistir, este miércoles, a la reunión del Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura en Mérida.Junta Extremadura/Rodian Contado (EFE)

El Gobierno ha lanzado este miércoles un aviso a las comunidades autónomas después de que se conociera que el consejero de Sanidad madrileño, Enrique García Escudero, contactó por su cuenta con proveedores de la vacuna rusa Sputnik y que su homóloga en Castilla y León, Verónica Casado, anunciase que dejarán de suministrar dosis de AstraZeneca. Ambas comunidades están presididas por el PP. La vicepresidenta Carmen Calvo ha sido tajante: “Las decisiones de qué vacunas, con qué criterios sanitarios, qué calendario... corresponden al Consejo Interterritorial y eso está decidido. No le corresponde a ninguna comunidad autónoma a su manera de entender o a su fórmula política de confrontar”. “Esa es la igualdad de todos los españoles: saber que nos vacunamos con las vacunas que nos corresponden por los tramos de edad que nos corresponden y con la mayor rapidez que la realidad nos permita”, ha añadido durante una visita institucional a Extremadura.

La Junta de Castilla y León decidió paralizar cautelarmente la vacunación con AstraZeneca ―la que se suministra a menores de 65 años y colectivos como los docentes o los policías― hasta que la Agencia Europea del Medicamento (EMA en sus siglas en inglés) reevaluase los posibles riesgos de trombos asociados a este suero. La Consejería de Sanidad esgrime el “principio de precaución que ha de regir la gestión de alarmas y riesgos en cualquier medicamento” para suspender un proceso que estaba a punto de comenzar en varios centros de salud y espacios habilitados para las inmunizaciones masivas. La Agencia Europea del Medicamento ha asegurado este miércoles por la tarde que los coágulos de sangre deben ser incorporados como “efectos secundarios muy raros”, pero considera que los beneficios de la vacuna de AstraZeneca siguen siendo “mucho mayores” que los riesgos. El Gobierno de Castilla y León no ha decidido todavía retomar las vacunaciones. La consejera de Sanidad ha asegurado que comunicó “a primera hora de esta mañana” a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, su decisión y que esta le respondió que era su competencia. Los ministros de Sanidad de la Unión Europea se reúnen de forma urgente desde las 18.00 para hablar de esta vacuna.

“¡Parad la vacunación!”

La noticia del parón del suero anglosueco sorprendió al personal encargado de suministrar las vacunas en las instalaciones castellanoleonesas habilitadas para ello, como el Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid, donde una de las enfermeras relata a EL PAÍS que cuando estaban a punto de comenzar con las inyecciones escucharon el grito “¡Parad la vacunación!”. “Estábamos casi en posición y de repente han dicho: ‘Parad, parad, parad”, precisa esta sanitaria, que opina que estas contraórdenes “crean miedo” en la población. “Ya veremos si la gente a la que han echado hoy viene mañana a vacunarse”, añade.

Más información
Sanidad propondrá que la mascarilla no sea obligatoria para estar en la playa pero sí durante los paseos
Castilla y León suspende el uso de AstraZeneca: “¡Parad la vacunación!”

Hasta el momento, Castilla y León es la única comunidad que ha decidido suspender la vacunación con AstraZeneca. Portavoces de las consejerías de Sanidad de Murcia, La Rioja, el País Vasco, Andalucía, Castilla-La Mancha y Ceuta confirmaron a este diario que seguían vacunando con normalidad, a la espera de lo que decidiese el grupo de vacunas de la UE que estaba revisando la posible relación entre la aparición de trombos y el medicamento. Este riesgo se ha considerado, al menos hasta el momento, muy inferior al que supone no vacunarse. El portavoz de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria, Jesús Sierra, explica que por cada millón de dosis puestas se observa uno o dos casos de trombosis, pero que, a cambio, se evitarían 120.000 infecciones, 4.100 ingresos hospitalarios y 800 muertes por covid. La consejera valenciana de Sanidad, Ana Barceló, considera que no se puede actuar al margen del resto. “Hay que tener responsabilidad. Saben que tenemos un consejo [interterritorial] y acciones coordinadas, y las decisiones que se adopten son para todo el territorio y no de una autonomía”, ha subrayado. En estos momentos se están vacunando miles de personas en más de 30 puntos de la Comunidad Valenciana, muchas de ellas con la AstraZeneca.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, no se plantea suspender la vacunación con AstraZeneca: “La Agencia Europea del Medicamento sostiene que es una vacuna segura, y no vemos motivos para tomar una decisión diferente”. Tampoco la Xunta de Galicia. El consejero de Sanidad, Julio García Comesaña, ha dicho que había preguntado al ministerio, y que, al no obtener respuesta, ha deducido “de este silencio que no hay razones para secundar la medida de Castilla y León”. “Si hubiera algún cambio, lo reconsideraremos”, ha dicho.

“Actuaciones excéntricas”

El otro frente abierto es el de los contactos con proveedores rusos de la vacuna Sputnik realizados a espaldas del Ministerio de Sanidad. Calvo ha calificado de “ridículo” que una comunidad negocie “unilateralmente” asuntos relacionados con las vacunas cuando la propia Unión Europea defiende que es mejor que los Estados miembros no lo hagan “por su cuenta”. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha acusado este miércoles a la presidenta madrileña de “hacer actuaciones excéntricas que no iban a cristalizar en nada”. “Creo que es más una pose de Isabel Díaz Ayuso en plena campaña electoral”, ha dicho en RNE. “Imaginen que esto lo hubiera hecho la Generalitat de Cataluña. El PP se hubiera llevado las manos a la cabeza”, ha añadido.

La Junta de Andalucía admite haber recibido ofertas de intermediarios, pero sin concretar, y asegura que, en todo caso, las ha derivado al Ministerio de Sanidad. La inmensa mayoría de las autonomías —incluida la Comunidad Valenciana, que había pedido que la UE agilizase los trámites burocráticos si la EMA avalaba la vacuna rusa— niegan reuniones paralelas y defienden la estrategia centralizada de la UE. El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, reprendió, sin citarlo expresamente, al Gobierno madrileño: “No se pueden comprar vacunas no autorizadas por la Agencia Europea del Medicamento y sin notificárselo al Consejo Interterritorial de Salud”, ha dicho.

Por su lado, el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha vuelto a justificar en la cadena SER la reunión con representantes de Janssen. “Nosotros estamos en línea absolutamente con lo que dice la Unión Europea. No estamos negociando nada”, ha asegurado Puig, quien ha admitido que, tras la reunión no anunció “nada nuevo”, porque los casi dos millones de vacunas de los que habló son los que llegarán al territorio valenciano por el reparto proporcional por habitantes firmado entre la Unión Europea y España.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció el martes que en septiembre el 70% de la población española (33 millones de personas) estará inmunizada, según las previsiones del plan de vacunación.

Con información de: Juan Navarro, Natalia Junquera, Ferran Bono, Manuel Ansede, Jessica Mouzo, Eva Saiz, Juan José Mateo, Emilio de Benito, Sonia Vizoso y Óscar Estaire.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS