Gobierno de España

Sánchez sopesa llevar a Darias a Sanidad y hacer a Iceta ministro

El líder del PSC, que se ocuparía de Política Territorial, fue uno de los pocos barones que se ha mantenido siempre fiel al ahora presidente

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, este lunes en una rueda de prensa.
La ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, este lunes en una rueda de prensa.EUROPA PRESS/R.Rubio.POOL / Europa Press

La jugada de colocar a Salvador Illa como candidato a las elecciones catalanas provocará un movimiento importante en el Gobierno. Fuentes del Ejecutivo apuntan la posibilidad de que sea Carolina Darias, la ministra de Política Territorial, quien releve a Illa al frente de Sanidad. La jugada se completaría con la entrada en el Gobierno de Miquel Iceta, líder del PSC, que ha quedado descolocado con este giro, y ocuparía el ministerio de Darias.

De hecho, el Ministerio de Política Territorial estuvo siempre destinado al PSC y a Illa. Ese puesto ya lo había ocupado antes una ministra catalana, Meritxell Batet, que lo abandonó para ocupar la presidencia del Congreso. Pero en el último momento, Sánchez cambió de idea por equilibrios internos y le ofreció a Illa el Ministerio de Sanidad. Entonces, antes de la pandemia, se pensaba que era un departamento muy tranquilo ―Unidas Podemos lo había rechazado en la negociación porque tiene muy pocas competencias― donde Illa podría seguir dedicando mucho tiempo a sus tareas de partido como secretario de Organización y número dos del PSC.

Pero la pandemia lo cambió todo e Illa se convirtió en un referente absoluto del Gobierno, con una enorme presencia pública. Pasó de ser un desconocido fuera de Cataluña a ser uno de los ministros más reconocibles. Pese a los malos datos, sobre todo en la primera fase de la pandemia ―España fue el país más afectado del mundo―, Illa logró conservar y mejorar su imagen política durante la crisis. Y ha sido ese valor el que ha hecho que Sánchez decidiera sacarlo de Sanidad aún en plena pandemia para llevarlo de candidato a la Generalitat.

En el mundo socialista se daba por hecho que Illa sería candidato en algún momento, de hecho la decisión de hacerlo ministro consolidó la idea de que era el sucesor natural de Iceta. Sin embargo, estaba instalada la previsión de que Illa sería el cabeza de lista en las siguientes elecciones catalanas, mientras en estas le tocaba al veterano Iceta. La posibilidad de que el PSC logre un gran resultado con Illa ha terminado de decidir a Sánchez, que asume así el coste de las críticas por cambiar el Ministerio de Sanidad por motivos electorales cuando aún la pandemia está lejos de estar controlada. El PP criticó ya en varias ocasiones a Illa por utilizar el puesto de ministro de Sanidad en plena pandemia para preparar su candidatura en Cataluña, pero el Gobierno siempre negaba que esto estuviera ni siquiera encima de la mesa. El propio Illa negó tajantemente el martes en TVE esta posibilidad y aseguró que el candidato sería Iceta. Sánchez también descartó cambios en el Gobierno el martes, en la rueda de prensa de balance del año.

Ila no ha dejado de lado en ningún momento su faceta como hombre clave de la política catalana, como secretario de Organización del PSC. Ni siquiera en el peor momento de la pandemia, que le ha retenido durante meses en Madrid. El ministro ha mantenido siempre la vista puesta en Cataluña. Illa siguió participando en las reuniones del grupo de seis dirigentes ―tres por cada partido― del PSOE y ERC para avanzar en la agenda de solución del conflicto político catalán. Ese grupo, con Adriana Lastra y Gabriel Rufián a la cabeza, negoció la investidura de Pedro Sánchez y la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat y sigue preparando el terreno para el futuro después de las elecciones catalanas. Esas citas del grupo de los seis se mantuvieron de forma telemática incluso en el corazón de la pandemia.

La otra gran novedad sería la llegada de Iceta al Ejecutivo, en el que tiene que haber un representante del PSC. El presidente del Gobierno ha tenido en la agenda varias veces la posibilidad de incorporar a Iceta a la política nacional. El líder del PSC fue uno de los pocos barones que se mantuvieron fieles a Sánchez en todo momento en la crisis que vivió el PSOE en 2016. Sánchez intentó que Iceta fuera presidente del Senado, pero el veto de ERC en el Parlamento catalán lo impidió. ERC mantiene una gran distancia con Iceta, al que acusa de defender posiciones muy duras en la crisis de 2017, pero no así con Illa. El escenario posterior a las catalanas es clave para garantizar la estabilidad de la mayoría que respalda al Gobierno. Sánchez quiere consolidar el acuerdo con ERC y confía en que se haga con la hegemonía del independentismo desplazando al grupo de Carles Puigdemont, con quien están prácticamente rotos los puentes.

Por su parte, Darias es una ministra de bajo perfil público, pero con buena valoración dentro del Gobierno y que se ha venido preparando para esta posibilidad de pasar a Sanidad en las últimas semanas, en las que ha acompañado a Illa en casi todas las reuniones importantes con los consejeros autonómicos. Estuvo en todas las interterritoriales y también en la crisis con Madrid, y su presencia en las comparecencias con Illa es habitual. Fuentes del Ejecutivo señalan que el cambio de Illa por Darias será una sucesión natural que ya se venía preparando de forma discreta y además llega en un momento en el que la crisis del coronavirus está centrada en la vacunación. Sin embargo, la polémica ya se ha desatado y las críticas de la oposición arrecian por lo que entienden como una utilización política del Ministerio de Sanidad en plena pandemia como trampolín electoral para Illa.

Más información

Lo más visto en...

Top 50