Presupuestos Generales Estado

Los Presupuestos del Gobierno de coalición logran un amplio aval del Congreso

El 54% de la Cámara baja respalda las cuentas, las primeras desde 2018, que ahora deben ir al Senado y recibirán la luz verde definitiva dos días antes del final de año

La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra (a la izquierda), y le presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aplauden la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, este jueves.En vídeo, votación de los Presupuestos Generales del Estado.FOTO: ÁNGEL NAVARRETE (POOL) / VÍDEO: ATLAS

El Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos ha superado el principal obstáculo en su propósito de garantizarse una legislatura larga. El Congreso de los Diputados ha dado este jueves un amplio respaldo ―hasta un 54% de los 350 escaños de la Cámara― a las cuentas públicas para 2021, un proyecto que pone fin a la provisionalidad presupuestaria en que vivía España desde 2018. En las votaciones de los distintos capítulos de los Presupuestos ―no hay una sobre el proyecto general, sino varias por secciones― el Gobierno ha logrado hasta 188 votos favorables, la mayoría de la izquierda y los nacionalistas. El proyecto aún debe ir al Senado y, si allí se introduce alguna modificación, por pequeña que sea, recibirá la luz verde definitiva del Congreso dos días antes del final de año. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha asegurado que el Ejecutivo no planteará ninguna modificación, ni siquiera para revertir algunas enmiendas aprobadas durante el trámite en el Congreso, por una inusual confluencia entre la derecha y los independentistas, y que obligan a aumentar partidas para dependencia y educación

Además de los 155 escaños de los dos partidos del Ejecutivo, los Presupuestos contaban con el apoyo de ERC (13 escaños), PNV (6), EH-Bildu (5), PDeCAT (4) y Más País (2), así como los únicos diputados de Compromís, Nueva Canarias, Partido Regionalista de Cantabria (PRC) y Teruel Existe. Enfrente ha tenido a todo el centroderecha, a los independentistas de Junts per Catalunya y la CUP, y al BNG, el único partido que apoyó hace solo 11 meses la investidura de Pedro Sánchez y que se ha desvinculado ahora de la mayoría. Tras sus fallidas negociaciones con el Gobierno, Ciudadanos se ha sumado al frente del rechazo, con duras críticas a los socialistas. “El PSOE ha perdido su alma”, ha acusado, antes de la votación, el portavoz adjunto de Cs, Edmundo Bal. En la mayoría de las votaciones, el resultado ha sido 188 votos a favor y 154 en contra, sin ninguna abstención. El Gobierno ha celebrado su triunfo con una larga ovación en el hemiciclo y ante la ausencia de los líder de la oposición, el popular Pablo Casado, y el del tercer partido de la Cámara, Santiago Abascal, de Vox.

Los pactos de la coalición gubernamental con ERC y EH Bildu han monopolizado los cuatro días de debate en el pleno del Congreso sobre los capítulos de los Presupuestos. PP, Vox y, con un tono más moderado, Cs, han acusado con insistencia al Ejecutivo de entregarse “a los que quieren romper España” con el único objetivo de “mantenerse en el poder”. El Gobierno, por su parte, defiende los importantes aumentos de gasto social y la necesidad urgente de disponer de unas cuentas públicas, tras vivir con las prorrogadas desde el último Gobierno de Mariano Rajoy y a la espera de la llegada de los fondos de la Unión Europea (UE) para facilitar la reconstrucción del país tras la pandemia.

El Ejecutivo muestra el amplio apoyo recibido en la Cámara como una garantía de supervivencia para el resto de legislatura, como ha destacado en su intervención final la portavoz socialista, Adriana Lastra. “Hay Gobierno para muchos años”, ha asegurado. El portavoz de Podemos, Pablo Echenique, ha abundado en esa idea: “Estos Presupuestos inauguran una nueva etapa política en España y una nueva mayoría parlamentaria distinta, la del diálogo y que mira al futuro, con 11 partidos distintos, que representa a más de 12 millones de españoles, y que deja al trío rabioso de la foto de Colón sin pintar nada”. Echenique también ha avisado de que las cuentas solo son “el aperitivo” de las leyes que vendrán a partir de ahora.

Los anteriores Presupuestos aprobados en el Congreso, los de 2018, firmados por el ministro popular Cristóbal Montoro, salieron adelante con una mayoría más exigua: 176 a 171. La investidura de Sánchez fue más apretada aún: 167 a 165.

La principal objeción de la derecha a los Presupuestos han sido las moderadas subidas de impuestos, calificadas por el PP y Vox de “hachazo fiscal”, y el aumento del déficit previsto. Para el Gobierno, incrementar el gasto es la mejor receta para hacer frente a una situación de emergencia. Los grupos más a la izquierda destacan lo que entienden como “el fin de la austeridad neoliberal”.

Una de las claves para la aprobación de los Presupuestos ha sido el apoyo de la mayoría del independentismo catalán, los 13 diputados de ERC y los 4 del PDeCAT, frente a otros 4 de Junts y dos de la CUP. Este respaldo al Gobierno, con el separatismo dividido y luchando por su hegemonía, marcará el debate ante las elecciones catalanas del próximo 14 de febrero. Gabriel Rufián, de ERC, ha defendido su apoyo por la necesidad de mostrarse “útil” en un momento crítico desde el punto de vista sanitario y económico. “Aunque nos llamen traidores, lo haríamos 450 veces”, ha sentenciado. Ferran Bel, del PDeCAT, ha instado al Gobierno a ser “valientes y firmes” y aceptar que “no es normal” que en Cataluña haya “presos políticos y exiliados”.

Las negociaciones para la búsqueda de apoyos a los Presupuestos han provocado en las últimas semanas tensiones dentro del Ejecutivo. Una de las incógnitas a partir de ahora será comprobar cómo seguirá comportándose la coalición una vez que ha logrado superar el examen del que dependía su continuidad.

Más información

Lo más visto en...

Top 50